La Autoridad Portuaria de Alicante ha iniciado esta semana las obras de la segunda terminal contenedores del puerto de Alicante. Ubicada en el muelle 11, las obras de adecuación de este espacio las ejecuta la empresa Hub Portuario de Alicante, concesionaria de la dársena. La rehabilitación del muelle de una superficie aproximada de 70.000 metros cuadrados consiste en su adecuación como nueva terminal marítima e incluye además una conexión con ferrocarril.

El objetivo de esta puesta a punto es convertir el espacio en un nuevo nodo logístico peninsular a través del cual se pueda canalizar el transporte de mercancías de la línea Alicante-Canarias, entre otros puertos nacionales, y que pueda además convertirse en un núcleo intermodal conectado con otros recintos portuarios comunitarios.

La inversión inicial prevista para que esta nueva terminal esté operativa es de cerca de 11 millones de euros y las obras ya se encuentran al 10%. En este sentido, JSV estima que sus instalaciones gestionen a partir de 2023 el transporte de 1.600 contenedores semanales entre los puertos de Canarias, Marsella, Malta y Turquía.

Asimismo, la nueva conexión ferroviaria permitirá el desplazamiento de trenes lanzadera desde la terminal ferroviaria de contenedores que JSV gestiona en Miranda de Ebro (Burgos), así como con la terminal de Can Tunis, ubicada en el Puerto de Barcelona. Con esta conexión, el Puerto de Alicante quedaría vertebrado con el norte de España y, por tanto, con el norte de Europa.

CHM centra su actividad en el desarrollo de obras viarias (carreteras, ferrocarriles, aeroportuarias y de urbanización), la conservación de infraestructuras, la edificación, los servicios urbanos y las obras hidráulicas. Integrada en el Grupo Vallalba, la compañía emplea de forma directa a alrededor de 450 personas y dispone de una red de 18 delegaciones nacionales y una internacional. Fundada en 1948, en la actualidad CHM da servicio tanto al sector público como al privado y desarrolla ocho proyectos de I+D+i, siete de ellos en colaboración con distintas universidades y centros tecnológicos.

 El aumento del movimiento de contenedores en el Puerto de Alicante -173.000 en 2021, la segunda mejor cifra de la historia- y el crecimiento de los ingresos por las concesiones otorgadas a las empresas relacionadas con la actividad portuaria han posibilitado que la Autoridad Portuaria haya cerrado en 2021 uno de los mejores ejercicios de su historia, al obtener unos beneficios de 2,8 millones de euros, la cifra más alta desde al crisis de 2008. Y todo, en un año en el que cayó el tráfico de granel, desviado a otros puertos por las obras de la terminal cerrada cuya construcción se ultima en el muelle 17.

Los buenos datos del tráfico de contenedores sustentado en las conexiones con Canarias, Italia y el norte de África llevaron al consejo de administración a aprobar la construcción de una segunda terminal, que ocupará una extensión de 70.000 metros cuadrados en el muelle 11 El volumen total de mercancía general movido en 2021 alcanzó los 2,6 millones de toneladas, lo que representa un descenso del 2,97% respecto al año anterior, producido principalmente por el descenso del tráfico de granel sólido, causado por la construcción de la nueva terminal de graneles. Sin embargo, el tráfico de mercancía general, en contenedor, tuvo un incremento del 9,5 % en el número de TEUS (contenedores de 20 pies), cerrando el ejercicio superando los 173.000 TEUS, la segunda mejor cifra de la historia del puerto.