María Dolores Peretó Cots, referente social en el Casco Antiguo de Alicante, ha fallecido este jueves a los 65 años de edad tras una larga enfermedad. "Boti", como así le llamaban sus amigos por la farmacia que regentaba en la plaza de San Cristóbal, ha tenido una larga trayectoria ligada al tejido asociativo, siendo presidenta de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo y también presidenta de las fiestas de San Roque. El pasado año, fue galardonada con el premio "Festers", en categoría individual, por su vinculación con las fiestas tradicionales de Alicante, que compartió con Enrique García y Laura Cuenca López.

La capilla ardiente está instalada en el tanatorio de la Siempreviva de Alicante, donde este viernes, a las 13:30 horas, será el último adiós a una mujer muy querida tanto por vecinos, clientes, comerciantes como representantes del mundo de la política. En Pego, se oficiará una misa el sábado, a las 12 hora y la posterior inhumación en el cementerio del municipio.

De hecho, el alcalde de Alicante, Luis Barcala, ha sido una de las personas que se han sumado al pésame: "Una pérdida irreparable, de una mujer que nos deja una profunda huella. Descansa ya en paz. Todo mi apoyo y mi ánimo en estos duros momentos". También ha mandado un mensaje la exalcaldesa Sonia Castedo: "Mi preciosa Doloretas. Valiente y luchadora hasta el final".

La referente social del Casco Antiguo, durante un acto

La referente social del Casco Antiguo, durante un acto informacion.es

Su estrecha relación con el barrio más histórico de Alicante ha llevado al exgerente del Patronato de la Vivienda a sumarse al pésame público en un foro creado para la despedida: "El Casco Antiguo siempre en su cabeza y los vecinos que la necesitaban siempre en su corazón. Para mi, como responsable tantos años en el Patronato de la Vivienda, su ayuda y su consejo han sido siempre impagables. Una mujer única que merece un enorme reconocimiento público. Y además y por encima de todo una amiga a la que lloro con mucha pena".

María Dolores, según sus conocidos, era una persona "muy implicada" en el barrio, también con los más desfavorecidos. "Atendía a todo el mundo. Su farmacia era un punto de encuentro", señalan desde su entorno, donde subrayan que "siempre estaba disponible, tuviera en ese momento un cargo representativo o no lo tuviera". También luchó durante muchos años para poner en valor al Casco Antiguo de Alicante.