El Consell vuelve a salir al rescate del Gobierno y ampliará el TRAM de Alicante hasta Gandia

El fallido proyecto del Tren de la Costa entre Alicante y Valencia obliga a FGV a mover ficha prolongando la línea 9 desde Dénia

Una unidad del TRAM circulando entre Benidorm y Dénia por Benissa

Una unidad del TRAM circulando entre Benidorm y Dénia por Benissa / David Revenga

F. J. Benito

F. J. Benito

Ximo Puig sale de nuevo al rescate de Pedro Sánchez. El Consell ha terminado por asumir la conexión entre Dénia y Gandía ampliando la red del TRAM ante el proyecto fallido del Tren de la Costa del Gobierno. La iniciativa se incluye en la ampliación de la línea 9 del tranvía entre Benidorm y Dénia, el principal proyecto de infraestructuras que desarrolla la Generalitat en la provincia de Alicante, dotado con 150 millones de euros. Aunque oficialmente el proyecto del Tren de la Costa no está enterrado y, por ejemplo, en las cuentas públicas del Ministerio de Transportes para 2023 aparece una partida, testimonial, de 142.000 euros para conectar los 29 kilómetros entre Gandia y Dénia, la Generalitat ha movido ficha. A medio año de las elecciones autonómicas, opta por prolongar el TRAM para que una vez en Gandía los viajeros puedan suban al tren de Cercanías hasta Valencia. Un parche para el fracasado tren costero, que se completará con la prolongación del tranvía desde la estación de Luceros hasta la del AVE en Alicante.

El proyecto para conectar Alicante y Valencia con el denominado "tren de la costa", la unión de Gandía con Alicante a través de una estación en Benissa y pasando por Benidorm, tiene un coste aproximado de 1.500 millones de euros pero nunca se ha tomado en serio. Ahora, se debe realizar una nueva declaración de impacto ambiental en el único tramo que se tiene más o menos claro, el Cullera-Gandia.

El portavoz de Compromís en el Senado, Carles Mulet, ha denunciado el nulo interés del Ejecutivo en la esperada obra del Tren de la Costa, al no estar avanzando ninguno de los hitos previstos: ni fondos, ni estudios, ni contratos, ni proyectos previstos. ADIF suspendió hace un par de meses el contrato para la duplicación del tramo de Cullera a Gandia, que contaba con un presupuesto de 139 millones, incluido en el proyecto de Tren de la Costa y Plan de Cercanías 2017-2025 alegando que se necesita una nueva declaración de impacto ambiental.

El Consell tiene previsto invertir, por su parte, 316 millones de euros en Alicante para impulsar la movilidad sostenible, que permitirá "mejorar la cohesión social y territorial", según sostiene Ximo Puig, como parte de la apuesta del Consell por impulsar el transporte público "de calidad, descarbonizado, y capaz de ofrecer el mejor servicio posible", porque ello contribuye a "mejorar la calidad de vida de la ciudadanía". La consellera Rebeca Torró certificó la decisión durante la jornada sobre movilidad y zonas sensibles celebrada el jueves en Alicante.

La Universidad de Alicante y la Cámara de Comercio llegaron a presentar en 2019 un proyecto alternativo al oficial del tren de la costa del Ministerio de Fomento para conectar Alicante con Dénia con un trazado paralelo a la AP-7. Corredor que convertiría la actual estación de cercanías del Campus de San Vicente en el eje vertebrador ferroviario para distribuir el tráfico de trenes AVE , conectándola, además, con el aeropuerto de Alicante-Elche y, por supuesto, Benidorm.

La iniciativa ahorraba, según el ingeniero Armando Ortuño, coordinador del proyecto, en cien millones de euros el plan original del Tren de la Costa (1.500 millones), y permitiría programar trenes directos entre Benidorm y Madrid en ancho de alta velocidad, «que prácticamente permitiría duplicar la actual frecuencia de trenes gracias a que en los mismos coincidirían las demandas tanto de Alicante como de las Marinas».

La denominada Estación Alicante Norte sería pasante y permitiría, además, conectar el Parque Científico con la red del AVE, convirtiendo el complejo de la UA en el primero en España con estación AVE. Para ello, habría que construir un ramal de un kilómetro en la actual línea del AVE y otro ramal de otro kilómetro para enlazar las Cercanías de la línea Alicante-Murcia con la estación de Alicante Norte.

En el acceso desde el sur a la estación Alicante Norte confluirían las líneas de Madrid, Murcia-Alicante incluyendo aeropuerto, Benidorm y las comarcas del Vinalopó, además de posibles servicios entre la actual estación-término de Alicante y Alicante Norte.

La actual estación central del TRAM de Luceros cederá su protagonismo a la intermodal del AVE

La actual estación central del TRAM de Luceros cederá su protagonismo a la intermodal del AVE / Áxel Álvarez

Línea 6

Ferrocarriles de la Generalitat ha incluido también en el plan de ampliación de la red del TRAM de Alicante la creación de una nueva línea, la L-6, que unirá la estación del AVE con el Hospital de San Vicente con un trazado de nueva trama que discurrirá por el sur de la Gran Vía, a través del Polígono de San Blas, Los Ángeles, San Agustín, Tómbola y Divina Pastora, hasta conectar con el trazado actual del TRAM cerca de la parada de Ciudad Jardín, hasta la que llega la L-2 que parte de Luceros y es la más utilizada por los pasajeros del tranvía tras atravesar el barro de Garbinet. No obstante, habrá que esperar al menos hasta 2024, año el que está previsto que el tranvía conecte con la estación intermodal por debajo de la avenida de la Estación.

Otra de las actuaciones previstas permitirá prolongar la actual Línea 2, que parte desde Luceros a Sant Vicent del Raspeig, hasta el hospital de esta localidad, dando servicio, a su vez, a los vecinos y vecinas de todo el municipio. Asimismo, desde la nueva estación de Alacant Intermodal, una vez finalizada la obra, está previsto conectar por el suroeste de la ciudad de Alicante con los barrios de La Florida, Ciudad de Asís y San Fernando-Princesa Mercedes.

Otra de las actuaciones es la creación de una nueva conexión de la actual red del TRAM con Sant Joan y la continuación hasta Mutxamel, desde las actuales Líneas 1 y 3, que enlazan Luceros con Benidorm y El Campello, respectivamente. Se pretende dar servicio también a los alrededor de 10.000 vecinos que vivirán en el Pau V de la Playa de San Juan cuando finalicen todas las obras de construcción de las nuevas urbanizaciones de la zona.

Por último, también se ha avanzado desde el Consell la intención de Ferrocarriles de la Generalitat de llevar el TRAM al aeropuerto pero, de momento, es meramente una declaración de intenciones.