Expertos exigen a Sanidad que acelere la vacunación de crónicos menores de 60 años

Médicos preventivistas e inmunólogos consideran que hay que dar prioridad a la cuarta dosis en los grupos de riesgo, que está aún en una media del 50%, antes que extender la inmunización a otras edades

Vacunación de covid y gripe a personas mayores en Alicante

Vacunación de covid y gripe a personas mayores en Alicante / David Revenga

J. Hernández

J. Hernández

Expertos en Medicina Preventiva e inmunólogos exigen a Sanidad que acelere la vacunación de los crónicos menores de 60 años, que algunos hospitales y centros de salud están empezando a citar para la dosis de recuerdo contra el covid-19 pero en otros aún no han iniciado, y en general son partidarios de que se dé prioridad a la inyección de recuerdo en los grupos de riesgo, que está en una media del 50%, antes que extender la nueva inmunización a todas las edades.

La segunda dosis de recuerdo del covid-19, cuarta en total, está indicada, según las recomendaciones de vacunación del Ministerio de Sanidad, a la población adulta de 60 y más años, a las personas con condiciones de riesgo, a los internos en residencias de mayores o de personas con discapacidad funcional y al personal sanitario y sociosanitario que trabaja en atención primaria, centros hospitalarios, residencias de mayores o de atención a la discapacidad. Las dosis que se administran son vacunas ARNm bivalentes, que generan protección frente a las subvariantes de ómicron del virus, incluidas BA.4 y BA.5, así como frente a otras variantes que circularon con anterioridad. 

El presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Rafael Ortí, considera que actualmente la pandemia atraviesa por una situación de estabilidad tras un repunte de casos después de verano que atribuye a la vuelta al cole y a la movilidad geográfica de las vacaciones de verano "pero fue muy suave, sin demasiada incidencia de casos e ingresos hospitalarios" puesto que los que ven son de personas mayores y de algunos grupos de riesgo.

"Estábamos a la expectativa de la variante BQ11 ya que esperábamos otra ola y ante la que la vacuna va a hacer poco, pero quizá por el buen tiempo no acaba de destacar"

Rafael Ortí

— Presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva

Por este motivo, cree que con poner la dosis de recuerdo a mayores de 60 años, grupos de riesgo, profesionales sanitarios o trabajadores de residencias es por ahora suficiente. Opina que extender la vacunación a menores de 60 no es prioritario a corto plazo. "Estábamos a la expectativa de la variante BQ11 ya que esperábamos otra ola y ante la que la vacuna va a hacer poco, pero quizá por el buen tiempo no acaba de destacar. Otra cosa es acabar de vacunar a los grupos de riesgo y mayores, que están en una media del 50%. Tenemos que hacer un mayor esfuerzo para focalizarnos en ellos. También en personas vulnerables independientemente de la edad, que ya estamos citando. Mientras haya gente por vacunar de estos grupos hay que incidir ahí, que son los que realmente lo necesitan".

"Mientras haya gente por vacunar de estos grupos hay que incidir ahí, que son los que realmente lo necesitan"

Rafael Ortí

— Presidente de la Sociedad Valenciana de Medicina Preventiva

En la misma línea, Juan Francisco Navarro, presidente de la Sociedad Valenciana de Medicina Preventiva, también cree que más que poner la dosis de recuerdo en otras franjas de población, se debe inocular a las personas a las que les puede afectar la infección de forma más grave y que generan menos anticuerpos, que son los mayores y los crónicos, que deben ser prioritarios a la vacunación de personas de 40, 50 años o a los niños.

"El problema es que hemos perdido impulso con la vacunación. Se ha dejado solos, a su suerte, a los centros de salud para que vayan haciendo una vacunación que de ningún modo puede ser rápida antes de que llegue el frío. También se nos ha dejado solos a los servicios de Medicina Preventiva, que aprovechamos para poner la vacuna en un momento determinado a un paciente que viene, pero es una vacunación oportunista, que de ninguna manera consigue en pocas semanas llegar a todos los crónicos que hay en un departamento de salud". En este sentido, entiende que se ha planteado una vacunación doble, de covid y gripe, sin poner los recursos para ello.

"Hemos perdido impulso con la vacunación. Se ha dejado solos, a su suerte, a los centros de salud para que vayan haciendo una vacunación que de ningún modo puede ser rápida antes de que llegue el frío"

Juan Francisco Navarro

— Presidente Sociedad Valenciana de Medicina Preventiva

Ante esta situación, Navarro no ve nada claro que se prevea la vacunación de menores de 60 años sin factores de riesgo, una decisión que en cualquier caso ha de tomar el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

La vacunación se desarrolla en los centros de salud

La vacunación se desarrolla en los centros de salud / David Revenga

"El ritmo de vacunación de gente muy mayor, de mayores de 80, va muy lento en los centros de salud, y los servicios de Medicina Preventiva no tenemos recursos para hacer grandes vacunaciones en masa llamando a los crónicos, que pueden suponer el 10 ó el 15% de toda la población. Estamos aprovechando el momento en que vienen determinados pacientes crónicos para vacunarles de covid y gripe, pero no hay ninguna vacunación sistemática ni se va a hacer en masa. No vamos a llegar en muchos meses a vacunar a los menores de 60 sin factores de riesgo y tardaremos muchas semanas en tener vacunados a los menores de 60 crónicos".

Anticuerpos

El inmunólogo José Miguel Sempere cuestiona también la ampliación de la dosis de refuerzo contra el covid a otros grupos de edad, que sí considera justificada para mayores de 80 años, personas en residencias, inmunodeprimidas o que estén en tratamiento con inmunosupresores. En este caso, porque la respuesta de estos pacientes es menor ante el virus y en el de los ancianos porque su inmunidad suele decaer más rápido. 

Sempere también considera que antes que vacunar en bloque a la población de entre 60 y 79 años, muchos de ellos sin patologías de riesgo que puedan complicar su salud, habría que discriminar quiénes son más susceptibles de recibir la cuarta dosis (o segunda de refuerzo) porque puede ser que no les haga falta, bien porque se han contagiado recientemente de covid-19 y están vacunadas, lo que genera lo que se denomina inmunidad híbrida, que protegería más que solo la vacuna; o bien porque aunque los anticuerpos les puedan haber bajado, sigan teniendo sin embargo una buena inmunidad celular y de memoria frente al virus.

El inmunólogo afirma que de momento se mantiene la capacidad de responder al virus sin necesidad de ingreso hospitalario ni en UCI, y que en cualquier caso, ante la duda, existen pruebas sencillas para comprobar el grado de inmunidad total de una persona a la que quizá no le hace falta vacunarse en este momento. "Hay que vacunar cuando realmente es necesario y de momento considero que es aún pronto para aplicar esa segunda dosis de refuerzo a toda la población".

"Hay que vacunar cuando realmente es necesario y de momento considero que es aún pronto para aplicar esa segunda dosis de refuerzo a toda la población"

José Miguel Sempere

— Inmunólogo

Otra cosa, dijo, es que la situación cambie y se produzca una caída brusca y generalizada de anticuerpos neutralizantes en la población frente a alguna de las nuevas variantes que vayan surgiendo. Pero de momento no parece ser el caso.