50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bolardos en el Casco Antiguo de Alicante para frenar el desmadre de los camiones de reparto

El bipartito coloca postes para impedir que los vehículos paren frente a la concatedral de San Nicolás ante las quejas de locales y turistas

Nuevos bolardos colocados para impedir a los camiones entrar a la plaza del Abad Penalva HECTOR FUENTES

Coto a los vehículos de reparto en el Casco Antiguo de Alicante. El Ayuntamiento ha instalado bolardos en la calle Miguel Soler, a la altura de la Plaza del Abad Penalva, para intentar frenar el desmadre producido por vehículos de reparto, que incluso aparcaban en la puerta de la Concatedral de San Nicolás. Además, el bipartito, a través de la Concejalía de Movilidad, trabaja en una nueva ordenanza de carga y descarga, para hacer frente a los nuevos problemas, sobre todo con la vista puesta en las peatonalizaciones. "Queremos llegar a un consenso, por lo que hablaremos también con la asociación de transportistas", asegura el concejal del área, José Ramón González, quien añade que actualmente existen zonas de carga y descarga donde pueden aparcar las furgonetas, sin tener que hacerlo en zonas no permitidas, como sucedía con la entrada a la concatedral.

Y es que, ante las quejas repetidas de turistas, sobre todo a través de los guías, y de locales de la zona, el bipartito ha decidido colocar postes para impedir que los vehículos irrumpan en una de las plazas más visitas de Alicante, aparcando como hasta ahora en espacios no habilitados para la carga y descarga. Una imagen muy habitual con la que se intenta acabar. "Pasamos todos los días y es un auténtico descontrol. No es que paren y descarguen en zonas que no está permitido, es que hay furgonetas que permanecen largos ratos con el conductor dentro. Es habitual ver camiones frente a Santa María, San Nicolás", aseguraba hace unos meses uno de los guías habituales de la zona, quien aseguraba que está situación no se produce en otros lugares turísticos: "Yo he trabajado en otros países, y es imposible imaginarte escenas así".

Esa imagen, contra la que el Ayuntamiento intenta ahora luchar, no ha pasado inadvertida durante este tiempo para los turistas que paseaban por el Casco Antiguo. "Nos lo comentan. Les llama la atención la cantidad de furgonetas que hay y sobre todo que aparquen frente a monumentos históricos", añadía el guía. La situación, por ahora, parece haber mejorado, al instalarse unos bolardos que impiden que los vehículos de reparto que circulan por la calle Miguel Soler, procedentes de la Rambla, acaben aparcando en la puerta principal de la Concatedral.

Furgonetas aparcando en la plaza, antes de colocarse los bolardos informacion.es

Las quejas recientes también llegaban del sector hotelero. Desde la Asociación Provincial de Hoteles y Alojamientos Turísticos de Alicante, su presidenta Victoria Puche reclamaba también al bipartito un mayor control para evitar que durante todo el día estén transitando furgonetas por las calles. "Deberían tener limitado el horario, como sucede en otros puntos de la ciudad. Deberían poder acceder solo hasta el mediodía, poniendo bolardos o lo que sea", sugería la dirigente hotelera a principios de septiembre, quien recordaba que los problemas que surgieron por la carga y descarga con un hotel del Casco Antiguo sí se solucionaron. 

Y es que, recientemente, el gobierno municipal también tuvo que actuar ante el descontrol que se producía a las puertas de un cercano hotel, donde los camiones prácticamente impedían a los clientes acceder al edificio.

Desde el grupo municipal de Compromís llevaban también meses instalando al Ayuntamiento de Alicante a "llevar más control, dentro de los medios a su alcance, de la actividad de carga y descarga que se efectúa fuera de las zonas habilitadas ni señaladas para la citada actividad en el Casco Histórico, especialmente peatonales, lo que incrementa el riesgo hacia los viandantes".

Compartir el artículo

stats