Solo la mitad de los jóvenes utiliza el preservativo para evitar contagios de infecciones de transmisión sexual, entre ellas el sida; y más del 70% no se ha hecho nunca una prueba para conocer si ha adquirido el VIH, según el X barómetro "Los jóvenes y el sexo", lo que significa que existe una falta de prevención en materia de salud sexual y una relajación en las precauciones para no contraer este tipo de enfermedades. De hecho, los contagios de VIH han aumentado en un 343% en los últimos cinco años.

Todavía 1 de cada 5 jóvenes sigue pensando que el VIH es una enfermedad mortal. Los múltiples avances médicos que han tenido lugar en los últimos años hacen posible que en la actualidad sea una patología con la que se puede vivir con un temprano diagnóstico y un correcto tratamiento.

En el Día Mundial de la Lucha Contra el Sida, que se celebra hoy, Control España, marca especialista en bienestar sexual, lanza la campaña "Como tú’", que pone de manifiesto la necesidad de concienciar a los jóvenes en torno a la salud sexual tomando como referencia los datos de Cegedim Health Data España, empresa de servicios, tecnología y Real World Data que alertan sobre una disminución en las precauciones que se toman. 

La aceptación de la enfermedad sigue siendo complicada. “Contar con el apoyo de allegados y por supuesto de profesionales, ayudará positivamente a obtener una información adecuada y de calidad que ayude a eliminar los miedos e inseguridades acerca de la enfermedad. Partiendo de la base de una buena comunicación, aceptar la convivencia con el virus contribuye a su normalización y, por lo tanto, a una mayor comprensión por parte de la persona no portadora, reforzando positivamente a la que lo padece”, afirma Marta Recio, sexóloga y ginecóloga.

El miedo condiciona las relaciones sexuales de las personas con VIH. “Cuando la enfermedad entra en la vida de una persona, el miedo tiende a apoderarse de ella. Miedo que puede llevarlas a no querer mantener relaciones sexuales a pesar de tomar medidas de protección. Muchas personas deciden esperar a poder tener una relación más estable, y con un vínculo, que comprenda, acepte y, sobre todo, sea capaz de ver más allá de la enfermedad. En los peores casos, otras tienden a sostener relaciones que no desean o son tóxicas para ellas, por miedo a no encontrar otra persona que les acepte teniendo esta enfermedad”, apostilla Ana Blázquez, sexóloga y terapeuta de pareja.

“Cuando la enfermedad entra en la vida de una persona, el miedo tiende a apoderarse de ella. Miedo que puede llevarlas a no querer mantener relaciones sexuales a pesar de tomar medidas de protección"

Ana Blázquez - Sexóloga

Falta de prevención

Otro dato que revela la falta de prevención es que más del 23% de los jóvenes no se preocupa por el estado de salud sexual de la persona con la que mantiene relaciones sexuales. “Estamos viviendo una época de completa despreocupación por la salud sexual, empezando por la propia”, comenta Recio. “Son muchas las jóvenes que acuden a mi consulta ginecológica cuando han pasado más de 2, 3 o incluso más de 5 años manteniendo relaciones sexuales de riesgo, y sin preocuparse ni realizarse estudios por ello, ya que el tema del embarazo es lo único que realmente les preocupa y con la píldora del día después les vale. Al explicarles el riesgo de contagiarse de una infección de transmisión sexual, es típico escuchar frases como a mí no me va a pasar, eso ya no existe o ellos me dicen que están sanos”, afirma Recio.

Estos datos ponen de manifiesto la necesidad de concienciar sobre la importancia de la educación sexual especialmente en edades tempranas.

“Cuando surge en los 80 el boom de la enfermedad, hay toda una generación que se conciencia del sida y de las infecciones de transmisión sexual. Pero de un tiempo a esta parte, nos encontramos con un colectivo, sobre todo el heterosexual, que siente que el sida y las infecciones de transmisión sexual no van tanto con ellos, relajándose notablemente en el uso del preservativo. Comienza a preocuparme notablemente el aumento, principalmente de mujeres heterosexuales que, por múltiples factores (presión social, de la pareja), han mantenido relaciones sexuales sin preservativo, poniendo en claro riesgo su salud física y emocional”.

Cáncer

Por otro lado, un estudio nacional, elaborado para conocer las principales causas de mortalidad de las personas con VIH y en el que se incluyó a más de 17.000 personas, ha puesto de manifiesto que los cánceres no vinculados al sida representan un 20 por ciento del total de muertes de las personas que viven con el virus en España.

De entre los tumores, el de pulmón es el más frecuente. Este trabajo de investigación también ha constatado que las personas con VIH tienen un mayor riesgo de muerte relacionada con el cáncer en comparación con la población general, principalmente a edades más jóvenes.

Según señalan los investigadores, factores como el estilo de vida, el tabaquismo o la infección por hepatitis, así como la inmunosupresión, se asocian con un mayor riesgo de mortalidad por este tipo de tumores.

Te puede interesar:

Para la elaboración de este estudio se seleccionaron a individuos seropositivos de la cohorte de la Red Española de Investigación del Sida (CoRIS) durante el periodo 2004- 2020. Se incluyeron personas sin tratamiento previo con antirretrovirales con 20 años o más de edad en el momento del reclutamiento.

En este estudio han participado expertos del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III y del CIBERINFEC; de la Universidad Miguel Hernández de Elche; del Hospital Ramón y Cajal de Madrid; del Hospital Universitario Infanta Sofía de Madrid; del Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo; del Centro Sanitario Sandoval; del Hospital Universitario de Canarias; del Hospital de la Marina Baixa de Alicante; y del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia.