Decepción en la provincia. Ni Alicante acogerá la Agencia de Supervisión de la Inteligencia Artificial ni Elche la Agencia Espacial Española. Había muchas expectativas de que la provincia acogiera una de las dos (porque ambas era imposible) primeras sedes que el Gobierno central descentralizaba, ya que, como anunció Pedro Sánchez, no se ubicarían en Madrid.

Pero, a pesar de que ambas contaban con unos proyectos sólidos, bien preparados, que cumplían con todos los requisitos que había puesto el ejecutivo de Sánchez y con importantes apoyos y referencias, el Consejo de Ministros, adelantado a este lunes por ser el martes festivo, decidía ubicar la sede de la Inteligencia Artificial en A Coruña, a la que optaba Alicante entre otras 13 ciudades, y la Agencia Espacial Española en Sevilla, a lo que se había presentado Elche con otras 20 localidades del país.  

La provincia, de nuevo, se queda compuesta y sin una importante inversión estatal. Si bien la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, trataba de justificar, tras anunciar la decisión del ejecutivo de Sánchez, que «los dictámenes han sido aprobados por unanimidad, con absoluta transparencia en la concurrencia y en los criterios» por parte de los órganos designados por el Gobierno (en los que estaban los propios ministerios), lo cierto es que la decisión también tenía mucho de política.

La última palabra, al fin y al cabo, era del propio ejecutivo central. Ambas ciudades elegidas por el Consejo de Ministros para las dos agencias «descentralizadas» tienen muchas similitudes: son capitales de provincia (en el caso de Sevilla también de Andalucía), gobernadas por alcaldes socialistas y de una comunidad donde el PP tiene mayoría absoluta. Y todo, con unas candidaturas, las de Alicante y Elche, muy serias y que habían conseguido la siempre difícil unión desde todos los ámbitos político, social, económico y cultural de toda la Comunidad Valenciana. 

Mazón, Bueno, Puig y Barcala, junto a Nuria Oliver y Amparo Navarro, en la presentación de Alicante a la candidatura de sede de la Inteligencia Artificial. HECTOR FUENTES

Alicante tenía como bazas el compromiso de la Generalitat de crear la Oficina de Cooperación Interregional, una nueva institución que capitalizará los avances de la Agencia de Supervisión de la Inteligencia Artificial al resto de autonomías, que el jefe del Consell, Ximo Puig, anunció el pasado 22 de noviembre durante la presentación de las candidaturas en pleno centro de Madrid. Además, la provincia tiene 228 empresas relacionadas con la IA y que los procesos asociados a ella ya se aplican en más del 8 % de las firmas valencianas.

También en materia de investigación, Alicante cuenta con una posición puntera diferencial, por ser sede la Fundación Ellis, única en España, además del potencial científico de las universidades de la provincia. Sin embargo, el Gobierno ha optado por A Coruña, que ha recibido el respaldo de 92 entidades, poniendo en valor el ecosistema empresarial que ha apoyado el proyecto, así como la red universitaria y su logística y comunicaciones, justificó la ministra portavoz.

Presentación en Elche de la candidatura a la Agencia Espacial, con el alcalde Carlos González, el jefe del Consell, Ximo Puig, y la consellera Josefina Bueno, entre otros. Matías Segarra

Por su parte, Elche contaba con dos grandes bazas como eran un edificio de nueva construcción de 3.000 metros cuadrados, vanguardista y sostenible energéticamente, a 10 minutos del aeropuerto internacional, con conexiones a los destinos que eran requisito, y tener un ecosistema emergente de industrias aeroespaciales, con la única empresa española que fabrica cohetes espaciales reutilizables para satélites de pequeño tamaño, la firma ilicitana PLD Space, responsable del diseño y construcción del primer cohete español, el Miura 1. Además, cuenta con un ecosistema científico universitario de primera categoría.

No obstante, el Consejo de Ministros se ha decantado por Sevilla, destacando que ha puesto a disposición un edificio «singular» que ya está construido, equipado y dispuesto para ser ocupado y comenzar a «desplegar» el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) Aeroespacial, una iniciativa con la que quiere movilizar unos 4.500 millones de euros hasta 2025. La ministra Isabel Rodríguez también detalló que el ejecutivo ha valorado, además, las conexiones nacionales e internacionales y el entorno de investigación y empresarial de la capital hispalense, así como su «gran tradición» en el sector aeroespacial y su intensa actividad en el ámbito educativo.

Otro mazazo para la provincia que tenía expectativas de que al menos una de las primeras sedes de organismos públicos que salen de Madrid se asentara aquí, tras el ninguneo, por segundo año consecutivo, en los Presupuestos Generales del Estado, en los que está a la cola en inversiones.

Ximo Puig , que lleva por bandera la reivindicación de la descentralización de organismos, tenía la baza de presionar al Gobierno del también socialista Pedro Sánchez en plena batalla por la infrafinanciación que sufre la provincia de Alicante. Acoger una de las dos agencias en la provincia ha sido la gran apuesta del jefe del Consell en las últimos meses.

Era la oportunidad de Puig de marcarse un tanto ante una oposición que lo acusa de tener poco peso en Madrid y, de paso, hubiera servido para calmar los ánimos de la sociedad alicantina cansada de que la provincia esté ya dos años consecutivos a la cola de las inversiones estatales. Sin embargo, la provincia se queda, de nuevo, de vacío. 

Reacciones

Las reacciones a la no designación ni de Alicante ni de Elche a las agencias de inteligencia artificial y espacial no se hicieron esperar y no depararon grandes sorpresas. Mientras que desde el PP elevaron severas críticas por el «desprecio» del Gobierno a Alicante, desde el Consell trataban de sofocar el incendio generado como podían asegurando que la Generalitat «sigue apostando» por la provincia como referente en innovación. Los empresarios también se unieron a las críticas lamentando que el ejecutivo central se haya «olvidado» de la provincia para las agencias estatales. 

Así, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, mostró «respeto» por la decisión del Gobierno e indicó que la Comunidad Valenciana presentaba dos propuestas «absolutamente competitivas» con Alicante y Elche. Puig aseguró que los objetivos fundamentales de la estrategia de Inteligencia Artificial y su contribución a la industria aeroespacial «van más allá» de la sede. Admitió que «evidentemente no es el mejor resultado» pero puso en valor la «cooperación muy grande entre todas las instituciones», algo que «fortalece la Comunitat».

Por su parte, la consellera de Innovación, Josefina Bueno, mostró su «respeto absoluto» a las comisiones que han designado las sedes, pero se ratificó en que las dos candidaturas de Alicante y Elche, defendieron proyectos ilusionantes y que «reunían las mejores condiciones para albergar las agencias». Y señaló que el trabajo realizado no es en «balde» porque «vamos a seguir trabajando para potenciar a Elche y Alicante como polos de innovación en sectores tan trascendentales como el Espacial o la Inteligencia Artificial».

Sin embargo, el presidente de la Diputación, Carlos Mazón, lamenta que «vuelva a pasar de largo el tren de las inversiones para esta provincia». «Cuándo nos va a tocar, porque yo no sé qué más podemos hacer para reivindicar y para tener lo que de verdad nos merecemos en la provincia de Alicante y en la Comunidad»», se pregunta Mazón. «Sigue sin tocarnos nada, y vuelve a pasar de largo el tren de las inversiones en la provincia de Alicante y en la Comunidad», lamentó.

En la misma línea, el alcalde de Alicante, el popular Luis Barcala, denunció el «desprecio» del Gobierno a Alicante y provincia y destacó que «está claro que para que Alicante reciba un trato justo deben salir Sánchez y Puig» de sus respectivos puestos al frente de la nación y de la autonomía respectivamente. Y acusó al PSOE de castigar a la provincia. «Yo no sé qué hemos hecho para ser sistemáticamente castigados por el PSOE de Pedro Sánchez», lamentó Barcala.

Por su parte, el alcalde de Elche, el socialista Carlos González, felicitó a Sevilla y considera que «no nos consideramos derrotados». González asegura que la candidatura ha dado «visibilidad a la ciudad y a nuestro sector aeroespacial», que avanzó, «seguiremos potenciando en el marco de nuestra apuesta por la innovación y la diversificación industrial». Además, alabó el procedimiento de descentralización puesto en marcha por el Gobierno como «una magnífica herramienta para potenciar las ciudades medias españolas».

Sin embargo, evitó hacer críticas al ejecutivo de Pedro Sánchez a pesar de que en la presentación de la candidatura en Madrid pidió al Gobierno que la ciudad elegida no fuera una capital de provincia o comunidad para hablar de «una verdadera descentralización» y «no debe apostar por las segundas centralidades». No obstante, así lo ha hecho el ejecutivo central. 

El director de campaña del PPCV, Miguel Barrachina, ha señalado que "los fracasos de Puig son continuos" tras conocerse que ni la sede de la Agencia Espacial Española ni la de Inteligencia Artificial se ubicarán en la Comunitat Valenciana y ha considerado que esto demuestra su "nula influencia y peso" en Madrid.

El senador del PP, el ilicitano Pablo Ruz, señaló que es "una mala decisión, que echa al traste las esperanzas y los anhelos de los ilicitanos para transforman nuestra ciudad". Y ha añadido que "las decisiones adoptadas por el Partido Socialista y Pedro Sánchez, para con Elche, son nefastas para el futuro de esta ciudad y nosotros hoy lo queremos dejar en evidencia".

Ciudadanos, por su parte, ha lamentado la oportunidad perdida de instalar en Elche la sede de la Agencia Espacial Española y en Alicante la de la Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial y ve este hecho como "una bofetada más de Pedro Sánchez al presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig". "Creo que Alicante tenía todo a su favor desde un punto de vista técnico para poder ser sede de cualquiera de estas dos agencias estales, incluso de ambas, dado que albergamos empresas aeroespaciales punteras como PLD Space, además de instituciones en inteligencia artificial", ha manifestado en un comunicado el coordinador de Cs en Alicante y diputado en el Congreso de los Diputados, Juan Ignacio López-Bas.

Más allá de las críticas políticas, los sectores económicos y sociales también se han mostrado decepcionados con la decisión gubernamental. El presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) en Alicante, Joaquín Pérez, ha lamentado que el Gobierno se haya olvidado de la provincia a la hora de elegir la sede para las agencias estatales de la inteligencia artificial y la investigación aeroespacial. El representante de la patronal ha felicitado a las ciudades ganadoras, Sevilla y A Coruña, aunque ha criticado que, "una vez más", el Consejo de Ministros no haya tenido en cuenta al territorio alicantino.

Según sus palabras, "esta provincia es atractiva para la inversión, somos muy innovadores y punteros en inteligencia artificial, y seguimos creyendo que reuníamos todas las condiciones para albergar cualquiera de las dos agencias". "Bastante nos castiga con unos presupuestos injustos los mires por donde los mires", subraya, en referencia a que la provincia quedase relegada a la última posición en inversión por habitante en el borrador presupuestario para 2023.

Y el presidente la Cámara de Comercio de Alicante, Carlos Baño, ha lamentado también que el Gobierno haya descartado finalmente a Alicante y Elche. "Teníamos muchas ilusiones puestas en la llegada de estas dos agencias a la provincia de Alicante y por ello desde el primer momento la Cámara se sumó al apoyo a ambas candidaturas, porque entendíamos que representaba una gran oportunidad y un espaldarazo al tejido empresarial de la provincia, caracterizado por su capacidad innovadora, y a la comunidad investigadora representada por las universidades", ha indicado Baño.

Además, ha añadido el presidente de Cámara Alicante que esta decisión es un "nuevo varapalo de un Gobierno de España que no tiene a la provincia de Alicante en su agenda y que, pese a la deuda que tiene en materia de inversión con esta provincia, nos vuelve a dejar fuera de un proyecto estratégico para España".

Y con cierta desilusión y decepción lo ha tomado la rectora de la Universidad de Alicante (UA), Amparo Navarro. "Supongo que, como todos los alicantinos, he recibido la noticia con cierta desilusión y decepción, pero quiero felicitar tanto a la comunidad autónoma de Galicia como a la de Andalucía por tener ahí las sedes". Navarro destaca que, en cualquier caso, la descentralización supone "una buena noticia" amén de que las candidaturas que lo han logrado también son “fuertes”.

La rectora de la Universidad de Alicante también destaca sobre todas las cosas que estas candidaturas “han servido para unir a muchas instituciones, administraciones públicas, a las dos universidades y a los parques científicos” y mira ya hacia el futuro próximo al respecto.

La ingeniera Nuria Oliver, que ha estado muy encima de la candidatura como directora de la Unidad Ellis también muestra su pesar. "Hay una trayectoria de muchos años desarrollando iniciativas relevantes tanto en IA a nivel general como específico, sobre ética y responsabilidad, como las que desarrolla la Unidad Ellis de Alicante" ha señalado la investigadora que dirige en el parque científico de la Universidad de Alicante.

Y más reivindicativo, el ex rector de la Universidad de Alicante, Andrés Pedreño, reclama una compensación de parte del Consell por este "injusto agravio". Pedreño sopesa que la decisión es "difícil de comprender tanto por razones objetivas como desde el punto de vista político, aunque desde esta última perspectiva se suma a los graves agravios a Alicante ya existentes".

Y abunda su esperanza de que el Gobierno autonómico compense a Alicante "con un Plan específico de desarrollo de la Inteligencia Artificial, que ayude a poner de relieve el valor de nuestro tejido empresarial e investigador y compense este injusto agravio permanente a una provincia como la nuestra".

La ministra de Defensa, Margarita Robles, quiso "consolar", de alguna manera, la decepción que se ha llevado Elche tras no haber sido elegida por su ejecutivo como sede de la Agencia Espacial Española, que estará en Sevilla. "Era una candidatura excepcional, muy buena, muy bien preparada", ha afirmado la titular de Defensa, quien ha añadido que "junto a Sevilla, eran las dos mejores candidaturas".

También hubo críticas de la agrupación de electores de Teruel Existe, desde la ciudad que también se postulaba a la Agencia Espacial Española, que dijo que «no es casual» que el Gobierno haya decidido situar la sede de la Agencia Espacial en Sevilla y la de la Inteligencia Artificial en A Coruña en dos ciudades con intereses políticos para la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. «Parecen decisiones más propias de otros tiempos», lamenta Teruel Existe en un comunicado tras conocerse la decisión del Gobierno, preguntándose «dónde está el modelo de desarrollo en equilibrio que dice defender el Gobierno y contempla el artículo 138 de la Constitución». «Los ministros se las llevan para su casa», concluyen.