Así lo anunciaron y lo van a poner en práctica desde el Rectorado de la Universidad de Alicante.

Ofrecieron 100.000 euros del total de las cuentas que se aprueben para el año 2023, a ejecutar entre este próximo año y el siguiente, a partir de las iniciativas más votadas por los estudiantes que por primera vez han podido aportar su valoración a la hora de emplear los fondos de la UA, y las cuatro propuestas que han obtenido más apoyo, todas ellas valoradas en 25.000 euros cada una, serán las que se lleven a cabo.

La opción estrella para los universitarios consiste en “electrificar” las aulas. La propuesta de María Francisca Céspedes es una de las que se ha llevado el gato al agua y la que mayor respaldo ha recibido de los alumnos, con un total de 1.335 votos sobre los 11.816 emitidos en su conjunto para las distintas iniciativas presentadas.

Tecnologías

Céspedes, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, tal y como contemplaba la oferta del Rectorado a los alumnos, valora como “imprescindible” dotar de un “soporte técnico adecuado” a la totalidad de las aulas del campus alicantino.

La opción que propone obliga a dotar digital y tecnológicamente a las aulas de la UA con una incorporación masiva de tecnologías de la información, especialmente a las de la Escuela Superior Politécnica por ser la que concentra el mayor número de titulaciones “cuya enseñanza hace necesario un cambio en las infraestructuras de las aulas”, como resume la memoria de la propuesta de esta profesora.

Aula de la UA Jose Navarro

Según explica Céspedes, todavía hay instalaciones “muy rudimentarias” que no favorecen el uso de ordenadores y dispositivos electrónicos personales por parte del alumnado. “Desde luego no son adecuadas para una universidad moderna”, valora.

Además propone que generalizar la adecuada instalación tecnológica en las aulas permitirá que, por otra parte, se liberen los laboratorios de simulación, que son mucho más caros de mantener y no pueden cubrir las necesidades de la totalidad del alumnado por falta de capacidad.

Biblioteca

De la misma forma se ha votado por dotar de enchufes a la Biblioteca General para evitar la peligrosa proliferación de alargaderas y la actual sobrecarga de las clavijas.

“Se trataría de ampliar el numero de enchufes disponibles en una de las instalaciones más demandadas de la comunidad universitaria, la Bilbioteca General”, expone José Pablo Gallo.

Biblioteca General de la UA hector fuentes

Con 873 votos a favor se erige en la tercera de las iniciativas más votadas y asimismo valorada con 25.000 euros. Incluso llega a calcular que harían falta más de 200 enchufes distribuidos en alrededor de 70 bases triples, con el correspondiente cableado hasta los cuadros eléctricos.

En la misma línea que la anterior propuesta, se señala que los usuarios requieren de esta reforma para el uso de sus dispositivos, o incluso de los que presta la propia biblioteca.

Agua

La segunda de las necesidades detectadas en la Universidad, refrendada por una mayoría de los usuarios que han votado por unos presupuestos participativos, con hasta 1.273 apoyos, apunta a la dotación de fuentes de agua potable en todos los edificios del campus.

Lara Gómez ha logrado un respaldo muy importante, casi al nivel de la mayoritaria referida a la digitalización de las aulas, con su apuesta por “instalar al menos una fuente de agua potable en cada uno de los edificios de la Universidad”.

Y explica que de esta forma “se conseguiría que se reduzca el consumo de botellas de plástico”, con el consiguiente beneficio para el medio ambiente y la potenciación, por contra, de botellas reciclables que se podrían llenar en las fuentes.

Alumnas bebiendo agua ISABEL RAMON

De igual forma el Rectorado asume esta medida que al igual que las anteriores se dota con 25.000 euro y llevará a cabo el vicerrectorado de Infraestructuras y Sostenibilidad.

Gimnasio

La última de las iniciativas que se ejecutará, con un apoyo de 620 votos consiste en dotar al gimnasio de maquinaria más adecuada y actual, así como de mayor espacio para las mujeres.

María López expone que apenas cuentan con dos cintas para correr porque la central no funciona, que solo quedan tres elípticas, que hay bicicletas estropeadas y que toda la zona de cardio “necesita un repaso”.

Y concluye en la memoria de su propuesta que desde una perspectiva de género “supondría un desagravio para las mujeres, que tienden a usar la zona de cardio en mayor proporción mientras la zona de musculación, mayoritariamente masculina, “dispone de más espacio”. Pide, y se le dará por compromiso del Rectorado, “un gimnasio igualitario y que favorezca el ejercicio físico de todas y todos”.