A finales de agosto, en respuesta al rechazo ciudadano, el bipartito de Alicante decidió paralizar el proyecto impulsado para implantar un carril bus en la avenida Aguilera, que suponía ampliar de cuatro a seis los carriles de circulación, dejando las aceras estrechas y sin incluir carril bici. El anuncio corrió a cargo del portavoz adjunto del ejecutivo municipal y concejal de Transportes, Manuel Villar, quien en esa rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno concretó que el nuevo diseño estaría listo "en unos días". Previamente, en esa intervención, había reconocido que “visto con frialdad” el proyecto “es mejorable” y, a su vez, “no es realizable”, subrayando también, a modo de disculpa, que el gobierno “no es infalible”. 

Más de tres meses han pasado desde aquellas palabras y nada se sabe todavía del nuevo diseño de la avenida de Aguilera, que según avanzó el bipartito finalmente tendrá cinco carriles de circulación, frente a los seis proyectados en un primer momento en el proyecto impulsado por la Concejalía de Transportes para habilitar un carril bus. Tal y como confirmó el propio alcalde, Luis Barcala, la avenida tendrá dos carriles de salida, frente a un carril de entrada, además del carril bus en ambos sentidos. "Se modifica el proyecto, con reducción de carriles y ampliación de aceras. Y lo que era prioritario, incluir el carril bus. No va a haber inconveniente en lo contractual. Va a ser un proyecto muy satisfactorio. El calmado del trafico llegará en una fase posterior, porque hay que hacerlo junto a Catedrático Soler", manifestó Barcala en una comparecencia pública a principios de septiembre. 

Este miércoles, más de tres meses después, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno de esta semana, Villar ha vuelto a asegurar que todavía "no hay novedades" sobre el nuevo diseño, cuyo presupuesto no puede superar en un 20% al precio de adjudicación. La obra quedó en manos de Pavasal por 483.866 euros y un plazo de ejecución de cuatro meses. Respecto a contactos con el tejido asociativo que en su día rechazó el primer diseño, el concejal ha asegurado que todavía no ha habido contactos, pero que se buscará "generar consenso". Eso sí, ha vuelto a subrayar que no habrá carril bici, recordando su ya famosa a la par que controvertida expresión de "no cabe".

Con el nuevo diseño se prevé ampliar las aceras, que era una de las principales reivindicaciones de los vecinos y comerciantes del barrio de BenalúaSe espera que la acera del mercado sea más ancha que la de enfrente, aunque nunca se llegaron a conocer los detallesLa eliminación de un carril en el sentido de entrada a Alicante responde a la demanda diaria, ya que las cifras oficiales indican que salen por la avenida unos 3.000 vehículos diarios de media más de los que entran, y también intenta ir en dirección de lo que marca el Plan de Movilidad Sostenible de Alicante, que apuesta por convertir Aguilera en un avenida de salida de la ciudad y que Catedrático Soler sea la alternativa para entrar al centro de Alicante.