El bipartito de Alicante quiere dar voz a los padres de los alumnos de Siete Enanitos, la escuela infantil desalojada al confirmarse problemas estructurales, a la hora de decidir la dependencia municipal que acogerá a los niños. Entre las opciones que se bajaran están la Finca Benisaudet, el Aula de Cultura de Juan XXIII y un centro escolar, entre otras. Así lo ha confirmado el alcalde, Luis Barcala (PP), tras un acto celebrado este jueves en Alicante.

"Las alternativas se las vamos a ofrecer a los padres, que es a quienes tenemos que darles la solución. Vamos a seguir en primer lugar los criterios técnicos. Si los técnicos nos dicen que hay instalaciones adecuadas, queremos darle las alternativas a los padres, aunque solo sea porque tienen que desplazarse a llevar a los niños y recogerlos. Queremos que sea la que mejor se adecúe y genere el menor trastorno posible. Se va a explicar a los padres las alternativas que hay, y es más que conveniente que se pronuncien todos los padres", ha explicado Barcala a preguntas de los medios de comunicación un día después de que la Junta del Patronato de Escuelas Infantiles avalara la propuesta del gobierno municipal de derruir las actuales instalaciones para construir unas nuevas, en lugar de la alternativa de la rehabilitación del edificio.

Barcala, por otro lado, afirmó que el Ayuntamiento está buscando alternativas para el realojo, al margen de la solución provisional de los tres barracones que ya ha contratado, por un periodo máximo de dos años y un coste de 79.000 euros. "El problema es que todas las instalaciones alternativas que estamos barajando, y hay varias, necesariamente tenemos que adaptar la zona de los aseos. También estamos viendo la opción de recurrir a un prefabricado estrictamente de aseos para niños, que lo estamos buscando en el mercado. Si lo encontramos, creo que habríamos solventado el problema", ha añadido el regidor popular.

Respecto a los tiempos, Barcala ha preferido no pronunciarse, limitándose a señalar que se trabajar para buscar una solución con la mayor celeridad posible. "Estamos volando porque no es fácil encontrar en el mercado el producto específico que estamos buscando. Queremos que sea lo antes posible. No queremos estar en una situación de provisionalidad o de incertidumbre para los padres, y sobre todo pensando en los mismos niños", ha añadido.

Las palabras del alcalde llegan justo un día después de que el Patronato municipal de Escuelas Infantiles aprobase con el único voto en contra del PSOE y la abstención de Unidas Podemos la demolición de la instalación que hasta ahora ha acogido a la escuela infantil. Según se comentó en la reunión, el proyecto puede alcanzar un coste de unos dos millones de euros. En esa Junta, se dio cuenta de la adquisición de tres barracones para alojar a los alumnos de Siete Enanitos, la escuela infantil desalojada por la vía de urgencia ante los problemas estructurales detectados en un informe técnico. A través de un procedimiento de emergencia, el bipartito se ha hecho con tres aulas modulares de 42,3 metros cuadrados, dotadas de dos equipos de aire acondicionado cada una y de dos aseos.

El contrato para la compra de los barracones, que tiene una duración máxima de dos años y un presupuesto de 79.025 euros, se ha adjudicado a la mercantil Attor Market "por tratarse de la oferta más económica de las empresas consultadas y con capacidad de suministro a corto plazo". Las aulas prefabricadas, que se prevén instalar en las dependencias de la otra escuela municipal, Els Xiquets, deben estar listas en un plazo de veinte días, según recoge en el decreto. El Patronato municipal podrá rescindir el contrato," debiendo comunicar su decisión a la empresa adjudicataria, con al menos un mes de antelación".

La decisión de urgencia de los barracones sigue sin gustar a los padres y madres de los alumnos de las escuelas infantiles municipales. Y así lo hicieron saber este miércoles, tras la reunión de Patronato municipal. "Queremos reiterar nuestra postura de que nos negamos a los barracones y que nunca hemos estado interesados en desviar a nuestros hijos a escuelas infantiles privadas, ni es algo que hayamos propuesto", arrancaba un comunicado.