Las obras del centro de Alicante hacen aguas

Las fuertes lluvias convierten el entorno del Teatro Principal en una piscina improvisada y obligan a achicar las precipitaciones al eje Constitución-Bailén, sin un solo desagüe en sus casi 20.000 metros cuadrados

La lluvia anega las obras del centro de Alicante

INFORMACIÓN

Alejandro J. Fuentes

Alejandro J. Fuentes

Un estanque urbano. Es lo que parecen los alrededores del Teatro Principal (actualmente en obras) después de las precipitaciones registradas en Alicante este martes, que han descargado entre 30 y 50 litros por metro cuadrado.

Un entorno que carece de desagües después de que fueran eliminados en las obras de peatonalización que todavía se siguen llevando a cabo en la zona. En el momento en que se abrió al tráfico peatonal el vial, cuando INFORMACIÓN publicó que el eje conformado por la avenida de la Constitución y la calle Bailén contaba con cerca de 20.000 metros cuadrados sin un solo punto de alivio, el bipartito argumentó que la retirada de las bocas de alcantarillado estaba prevista en el proyecto y que "el caudal de lluvia circula principalmente por la calle Castaños".

Ahora, tras el primer episodio de lluvias desde la apertura de la nueva configuración del tramo, se ha constatado que el agua no discurre de manera natural por la zona peatonalizada, sino que se estanca a la altura de Médico Pascual Pérez, justo a las espaldas del Teatro Principal, donde todavía no han concluido los trabajos de personalización.

Para solventarlo, la empresa responsable de las obras ha enviado una cuadrilla de operarios que, con ayuda de un cubo y varias escobas, ha tratado de achicar el agua estancada hacia la avenida Constitución (sin puntos de alivio) en vez de hacerlo hacia Castaños, donde sí existe caída hacia el alcantarillado.

Tierra y sedimentos acumulados en la avenida de la Constitución.

Tierra y sedimentos acumulados en la avenida de la Constitución. / A.J.FUENTES

Al margen de la acumulación de lluvia en Pascual Pérez, el problema de la falta de puntos de alivio para la evacuación de la escorrentía de aguas también ha ocasionado que el material de obra y la suciedad arrastrada a lo largo de la avenida se acumulase a ambos lados de la calle.

Además, la única boca de alcantarilla del espacio (ubicada frente a la fachada principal del Teatro) se ha llenado por completo en el momento de mayores precipitaciones de la jornada, presentando una imagen desbordada.

El único punto de alivio de la avenida, a rebosar de agua.

El único punto de alivio de la avenida, a rebosar de agua. / A.J.FUENTES

A primera hora de la tarde, el vial ya presentaba un aspecto normal tras los trabajos de la empresa, y ha permitido que el personal de una de las actuaciones programadas en el principal trabajase con cierta normalidad, dadas las circunstancias climáticas.

Obras cuestionadas

La decisión de eliminar los desagües fue muy señalada por expertos como el catedrático de Urbanística José Ramón Navarro Vera, quien se mostró ampliamente sorprendido por el diseño del vial Navarro y destacó que este tipo de problemas técnicos para la evacuación del agua deberían ser "lo primero que se plantee en cualquier proyecto".

Tras las obras de peatonalización -que según sigue remarcando el bipartito no han concluido oficialmente pese a estar abiertas al paso- el único punto de alivio hacia el alcantarillado se sitúa en la calle del teatro, con una trampilla de apenas 80 centímetros de ancho.