Los trabajadores del autobús interurbano de Alicante mantienen la huelga pese al acuerdo con el Consell

El comité estima que el conflicto está "resuelto al 80%" tras conseguir la reducción de los horarios y la instalación de aseos en las cabeceras | El miércoles hay una nueva reunión para poner fin a los paros

Un autobús lleno de pasajeros a causa de la huelga, este lunes.

Un autobús lleno de pasajeros a causa de la huelga, este lunes. / HÉCTOR FUENTES

Alberto Losa

Alberto Losa

La Conselleria de Movilidad ha aceptado el plan de la empresa concesionaria del autobús interurbano, en el que se incluyen las dos principales demandas de los conductores para poner fin a la huelga indefinida que comenzó este lunes: la reducción de la jornada laboral y la instalación de aseos en las cabeceras. Sin embargo, el sindicato principal, CGT, no considera el conflicto resuelto y mantiene la huelga indefinida al menos hasta este miércoles.

El "80% del conflicto" —en palabras de los trabajadores— está resuelto, a falta de cerrar el acuerdo entre la empresa y el comité de huelga. Este lunes tuvieron una reunión en la que no cerraron el acuerdo de ese otro 20% de sus demandas, en palabras del comité. Tanto la empresa como los trabajadores se han emplazado a una nueva reunión este miércoles, pero mientras tanto seguirá habiendo una huelga que afecta a las conexiones de Alicante con los municipios de la comarca y el aeropuerto.

El pasado viernes, lo que mantenían los trabajadores es que entre la empresa y el comité se podía llegar a "acuerdos rápidos", y que lo que enquistaba el conflicto era que la conselleria no diera el visto bueno al plan presentado por la empresa.

Afectados

Las protestas se extienden ya más de un año, en las que se han visto afectadas las líneas nocturnas 21N, 23N y 24N, que no prestan servicio desde entonces. A lo largo de este año, además, los conductores han llevado a cabo diversos parones esporádicos, que han dejado con servicios mínimos a las principales líneas de los autobuses azules, incluida la que conecta la ciudad y el aeropuerto. Además, este lunes se inició una huelga indefinida. Unas reivindicaciones que afectan a la práctica totalidad de las líneas metropolitanas, que ven reducido su tiempo de paso al tener los trayectos servicios mínimos.

Las protestas afectan a los autobuses interurbanos que conectan Alicante con los municipios de El Campello, Sant Joan, Mutxamel y San Vicente del Raspeig y, en especial, a sus líneas nocturnas, las principales afectadas. También a los diurnas, tanto en las líneas 21, 23 y 24 como en otras interurbanas y en la C-6 que conecta Alicante y el aeropuerto.

Las líneas 23 (Alicante-Mutxamel) y 24 (Alicante-San Vicente del Raspeig) tienen una frecuencia de un autobús cada hora, según ha indicado la empresa en sus servicios mínimos. También el itinerario C-6 que conecta con el aeropuerto ve reducido su número de vehículos al tener solo una salida cada hora. La línea 21 (Alicante-Playa de San Juan-El Campello) es otra de las grandes afectadas, con un autobús cada dos horas en el itinerario.

Estos cuatro trayectos son los principales perjudicados, pero no los únicos. Los autobuses de la línea 26 (Villafranqueza-Tángel) solo tendrán cuatro salidas a lo largo de la jornada, mientras que la línea 30 (San Vicente-Alcoraya) sólo tendrá tres. La línea 35 (Tángel-Hospital) sólo contará con un autobús por la mañana y otro por la tarde. Por último, la línea 36 (San Gabriel-Universidad) tendrá cuatro salidas desde San Gabriel y dos desde la Universidad.