A las puertas de un agosto tórrido y con noches tropicales en la provincia de Alicante

Las predicciones de Aemet para la primera quincena del mes apuntan a temperaturas nocturnas altas, que excederán los registros de referencia por encima las máximas diurnas

Playas a plena ocupación durante el fin de semana en la provincia de Alicante.

Playas a plena ocupación durante el fin de semana en la provincia de Alicante. / Alex Domínguez

Pérez Gil

Pérez Gil

Llega el mes de agosto y vuelve a intensificarse el ambiente tórrido en la provincia de Alicante. Con los parámetros actualmente disponibles, la primera quincena del octavo mes será más cálida de lo normal en todo el país y, al igual que lo fue julio, también transcurrirá con muy pocas lluvias.

No se espera un bochorno extremo, como el que se ha registrado durante el último mes con el encadenamiento de olas de calor y temperaturas de récord, pero sí va a ser persistente, con valores térmicos por encima de la media tanto en las zonas de litoral como en el interior. Y nuevamente destacarán las temperaturas nocturnas, que excederán más el límite de la climatología de referencia que las temperaturas máximas diurnas. De hecho, la previsión anticipa algunos días con los termómetros rondando los 40 grados y una sucesión de noches tropicales -por encima de los 20 grados- y de noches ecuatoriales -por encima de los 25 grados- tan continuadas como asfixiantes.

Así es la predicción para las dos primeras semanas de agosto en las comarcas alicantinas por parte de José Ángel Núñez Mora, jefe de la Sección de Climatología de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en la Comunidad Valenciana.

Un pronóstico coincidente con el del director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, el catedrático Jorge Olcina, que avanza que en la primera quincena de agosto podría escaparse alguna tormenta, "de forma puntual y de poca importancia", pero el "horno" de la provincia de Alicante continuará a pleno rendimiento como viene haciéndolo desde finales de junio. A pesar de ello desde Meteored se avanza la posibilidad de un agosto más húmedo de lo normal la Comunidad Valenciana aunque los mapas no muestran que este fenómeno vaya a ser generalizado ni duradero.

Sin olas de calor

Al menos la probabilidad de nuevas olas de calor, según el modelo de referencia empleaod por Meteored, se sitúa en porcentajes muy reducidos en estas latitudes. Únicamente en el oeste de Andalucía Extremadura se producirán anomalías positivas esta semana, con temperaturas entre uno y tres grados por encima del promedio.

Orihuela, riesgo sanitario alto

Sanidad ha decretado para este lunes 31 de julio el riesgo alto por temperaturas en la ciudad de Orihuela; el riesgo bajo y medio para la mayoría de los municipios de las comarcas del interior de Alicante y la ausencia de riesgo sanitario por el calor para casi todas las localides costeras.

La noche del domingo al lunes ha vuelto a ser agobiante con sensaciones térmicas de 43 grados centígrados en Xàbia; 41 en Benidorm y Dénia; 40 en Santa Pola, Ondara y El Verger; 39 en Alicante, Elche, Torrevieja, Pego, La Vila Joiosa, l'Atzubia, Orba y Gata de Gorgos; 38 en Altea, Callosa d'En Sarrià y Beniarrés; 37 en Polop y l'Orxa; 36 en Aspe y Benissa; 35 en Finestrat y Orxeta; 34 en Orihuela y Villena; 33 en Alcoy; 32 en Agres y Benilloba y 31 grados centígrados en Elda y Sax.

Tal y como este diario publicaba este domingo, los termómetros dejarán marcas superiores a los 37 grados en zonas del interior norte de Alicante, sobre todo en municipios del Alto Vinalopó y El Comtat. Las localidades más afectadas según los datos de Aemet serán Villena y Cocentaina, donde se alcanzarán máximas de 39 grados durante las horas de más incidencia de calor el miércoles 2 de agosto. Además, la Conselleria de Sanidad advierte sobre una posible alerta roja en estos municipios al comienzo de semana por las altas temperaturas.

Precisamente durante la tarde del lunes 31 de julio de 2023 se repitieron las sensaciones térmicas asfixiantes de las últimas semanas. Según las mediaciones realizadas por la red de estaciones meteorológicas de Avamet, los municipios de Beniarrés y Agres registraron la máxima a las 17.30 horas con 49 grados centígrados de sensación térmica. Le siguieron los 48 grados en l'Atzúbia; 47 en Gaianes; 46 en Xàbia, Pego, Orihuela y l'Orxa; 45 en Cocentaina, Callosa d'En Sarriá y Crevillent; 44 en Elche, Villena, Altea y La Vila Joiosa; 43 en Alicante, El Campello, Salinas, Biar, Aspe y San Vicent del Raspeig; 42 en Benidorm Alcoy, Novelda y Monóvar; 41 en Torrevieja Elda, Ibi y Sax y 40 grados centígrados en Banyeres, Xixona y Benissa.

Máximas para el miércoles

El ascenso será progresivo y encontrará sus cifras máximas durante la jornada del miércoles, algo generalizado en toda la provincia pero que afectará en mayor medida a los municipios del interior. Localidades como Alcoy, Camp de Mirra, Pinoso o Salinas también rondarán máximas elevadas que pueden llegar a los 37 grados centígrados según los datos de Aemet.

Los municipios costeros, por su parte, vivirán en la madrugada del miércoles al jueves una noche tropical en la provincia de Alicante con temperaturas que superarán los 26 grados centígrados en Santa Pola, Guardamar del Segura, Torrevieja o Alicante. Cerca de esos registros también se encuentran localidades del norte costero como Dénia, Xàbia, CalpBenidorm o La Vila; donde las mínimas rondarán los 25 grados centígrados.

No obstante, una vez pasado el miércoles con índices de calor por encima de lo normal, la provincia entrará en una moderación de las temperaturas que dejará registros máximos por debajo de los 30 grados en toda la provincia. Las únicas excepciones se pueden encontrar en municipios de la Vega Baja, que seguirán registrando máximas que llegarán a los 31º en municipios como Orihuela, Algorfa, San Isidro, Cox, Dolores o Guardamar del Segura.

Esa es la predicción actual que maneja la Asociación Estatal de Meteorología para esta semana que da inicio al mes de agosto. En resumen, habrá un leve incremento de las temperaturas que se frenará a mediados de semana, dando paso a máximas más estabilizadas que dejarán de lado el calor asfixiante vivido en el mes de julio.