La provincia de Alicante registra temperaturas extremas al pasar de 2 a 26 grados en solo ocho horas

Poblaciones del interior como Villena y Alcoy viven un fenómeno propio del clima desértico debido al anticiclón y a la evaporación rápida del calor por la ausencia de nubosidad 

Los termómetros caen para el fin de semana

Jóvenes en manga corta por las calles de Elche este miércoles de diciembre.

Jóvenes en manga corta por las calles de Elche este miércoles de diciembre. / ANTONIO AMORÓS

J. A. Martínez

J. A. Martínez

De tener un clima propio de heladas a primera hora de la mañana a llegar a calores más propios del verano a las pocas horas. Éste es el panorama que ha dejado la inestabilidad climática que ha tenido la provincia de Alicante durante los últimos días, aunque desde este miércoles el frío vuelve y los termómetros parecen estar volviendo a registros más propios a esta época del año. El pasado martes dejó en Villena y otras poblaciones del interior de la provincia han vivido episodios climáticos propios de las zonas desérticas, como intenso calor en las horas de sol y frío durante la noche. En dicho municipio, los termómetros amanecieron el martes con 2,6 grados y por la tarde se elevaron hasta los 26,5. Fue el caso más extremo, pero no el único. En Xàbia se pasaron de 10,5 a 24,5; en Alcoy de 16,1 a 26,5; o en Rojales de 10,7 a 27,3.

El director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, Jorge Olcina, explicó a preguntas de este diario, que la diferencia de temperatura tan elevada entre la noche y el día en las comarcas del interior se debían a la presencia del anticiclón que ha estado afectado estos días a la provincia. "Por la mañana, además como teníamos aire sahariano los registros han subido casi hasta los 30ºC. Pero por la noche debido a la presencia del anticiclón se pierde rápidamente el calor diurno, al no haber cobertura de nubes", un fenómeno propio de los anticiclones de invierno: "durante el día temperaturas que llegan a ser agradables o incluso algo calurosas; pero por la noche frío".

Según Olcina, son oscilaciones de temperatura muy notables, pero que no tienen efecto ninguno. "Incluso ese frío viene bien para el reposo de la vegetación y algunos cultivos de frutales y vides que necesitan horas de frío en invierno", dijo.

Efectos en la salud

En cuanto a los efectos sanitarios, el vocal de la Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria (SoVaMFic) y médico de Atención Primaria en Alicante Javier Blanquer señaló a este diario que el cambio climático está causando problemas de salud que no son habituales en esta época del año. "Se están dando ahora más procesos catarrales, del mismo modo que el mes pasado teníamos más casos de diarreas infantiles, que eran más propias del mes de septiembre". Sin embargo, señaló que eran trastornos de salud poco importantes y que el verdadero problema estaba en las consecuencias del cambio climático, por lo que había que concienciarse y tomar medidas para tratar de revertir sus efectos.

Las temperaturas se desplomaron este miércoles casi diez grados, después de haber rozado los treinta grados el martes. No obstante, cuatro municipios alicantinos estaban entre los cinco que habían logrado temperaturas más altas en la Comunidad Valenciana. En cabeza se encontraba Orihuela con 20,9 grados de máxima, seguido de Pego (20,6), el municipio valenciano de Miramar (20,5), Benidorm (20,2) y Xàbia (20.1). En la ciudad de Alicante, las máximas no llegaron a los 20 grados y se quedaron en 19,3; mientras que en Novelda, que esta semana había batido los récords de temperaturas más altas con más de 29 grados, los termómetros bajaron hasta los 19,3 grados. Los termómetros seguirán en descenso hasta el domingo, hasta alcanzar valores propios de un mes de diciembre. En Elche, la máxima ha sido de 20,1 grados tras haber alcanzado el martes los 27,4.

El segundo noviembre más cálido

La Agencia Española de Meteorología (Aemet) ha hecho balance del pasado noviembre, destacando que es ha sido el segundo mes más cálido de la historia y con lluvias muy desigualmente repartidas en el territorio nacional. Las temperaturas han estado muy por encima de los valores normales entre el 11 y el 20 de noviembre, siendo Baleares y Canarias las que mayores temperaturas habían alcanzado en España. En el caso de la Comunidad Valenciana, las temperaturas estuvieron hasta dos grados por encima de lo que suele ser habitual en un mes de noviembre. Asimismo, las lluvias han sido escasas con un promedio de 50 litros por metro cuadrado, una cifra muy baja.