Una avería en la catenaria deja más de dos horas y media parados en el túnel de Chamartín a los viajeros de un AVE Alicante-Madrid

Al menos otros seis servicios con origen o destino en la provincia se han visto afectados por la incidencia, que Adif da por solucionada desde primera hora de la tarde aunque el restablecimiento del servicio está siendo lento

Entrada a la estación madrileña de Chamartín, en una imagen de archivo.

Entrada a la estación madrileña de Chamartín, en una imagen de archivo. / Rafa Arjones

Una avería en la catenaria en el entorno de la estación de Chamartín, en Madrid, ha provocado que los pasajeros de un AVE procedente de Alicante hayan estado este jueves más de dos horas y media parados en el túnel que llega hasta esta terminal desde la de Atocha, a apenas unos cientos de metros de su final de trayecto pero sin poder bajar del convoy. El tren había salido de Alicante a las 8.35 y debía haber llegado a las 11.08 horas. Sin embargo, ha acumulado un retraso de en torno a 160 minutos, según han indicado a este periódico fuentes de Renfe. Es decir, los pasajeros han estado alrededor de 2 horas y 40 minutos en el túnel.

La misma operadora ha precisado que los viajeros procedentes de Alicante eran alrededor de 120, aunque el tren en conjunto llevaba más de 200 pasajeros. La incidencia ha afectado también a otros cuatro servicios de Renfe entre la provincia y Madrid, con retrasos de entre 40 y 55 minutos, aunque en el caso del Alvia Alicante-Santander que emprendió viaje a las 10.26 ha sido bastante más. Debía haber llegado a Chamartín a las 13.23 y lo ha hecho a las 15.04, es decir, más de una hora y media después de lo previsto, según la información que ofrece el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) en el panel de salidas y llegadas de esta estación en su página web.

Además, se han visto afectados al menos un Ouigo Madrid-Alicante y un Iryo Alicante-Madrid. El primero, según la información ofrecida por el gestor ferrovario, debía haber salido a las 14.15 horas y una hora después aún no lo había hecho, mientras que el segundo, al parecer, ha tenido más suerte y ha llegado a destino con un retraso de 17 minutos, nada si se compara con las más de dos horas y media de encierro en medio de un túnel que han sufrido los pasajeros del AVE que salió de Alicante a las 8.35. Numerosos usuarios han expresado su indignación en redes sociales a lo largo de la mañana.

Adif aseguró poco antes de las 15.00 horas, a través de sus canales de información oficiales, que la incidencia en la catenaria estaba "solucionada", y que se estaba recuperando "de forma gradual" la circulación de los trenes de alta velocidad con origen o destino Madrid-Chamartín. Sin embargo, en las redes eran muchos los usuarios que lo negaban, y que aseguraban que la situación en la estación madrileña era caótica. Según sus testimonios, apoyados con vídeos grabados por ellos mismos, la terminal estaba colapsada de viajeros, apenas salen trenes y, en el caso de los pocos que lo hacen, los pasajeros son llamados literalmente a voces por el personal de Adif.

No obstante, la situación se ha ido relajando a lo largo de la tarde y el servicio ferroviario ha ido poco a poco recuperando la normalidad. Con todo, aún son algunos los trenes que sufren alguna incidencia derivada de esta avería. Por ejemplo, según la información que ofrece Adif, un Avlo que debería haber partido a las 17.00 horas desde Madrid hacia Alicante lo ha hecho una hora más tarde. Cabe esperar que el panorama continúe mejorando en las próximas horas, hasta que los trenes vuelvan a circular a sus horarios habituales.

800.000 euros en indemnizaciones por retrasos

Renfe tendrá que abonar unos 800.000 euros por el compromiso de puntualidad que tiene en sus recorridos de alta velocidad y larga distancia, como consecuencia de la avería registrada este jueves, según ha informado Efe. Fuentes de la operadora han señalado que se han visto afectados en total unos 50 trenes, con 20.000 viajeros. Asimismo, la compañía lamenta que algunas personas que iban en el AVE Alicante-Madrid que se ha quedado parado más de dos horas y media hayan bajado a las vías para tratar de llegar a pie hasta la estación.

Las mismas fuentes de Renfe citadas por Efe señalan que esta acción de intentar alcanzar a pie los andenes de Chamartín ha sido secundada por apenas media docena de personas, a las que previamente se había instado a que permanecieran dentro del tren. Han provoocado, según la compañía, que el retraso se alargue aún más, ya que una vez que los técnicos de Adif han resuelto la incidencia y se ha recuperado la tensión, el tren no ha podido reiniciar inmediatamente la marcha por la presencia de personas en las vías. Renfe advierte de que accionar aparatos de alarma y de apertura de puertas esá totalmente prohibido si no existen motivos justificados, además de suponer un riesgo adicional para la seguridad de los viajeros e implicar el corte de la circulación de trenes, en perjuicio del sistema y de los propios usuarios.