No habrá más negociación con los funcionarios en Alicante: acuerdo o protestas en Hogueras

Barcala insiste en que las Hogueras «están garantizadas» y que no habrá problemas de falta de policías ni bomberos

Dos bomberos de Alicante participan en la Cremá del pasado año.

Dos bomberos de Alicante participan en la Cremá del pasado año. / Alex Domínguez

Alejandro J. Fuentes

Alejandro J. Fuentes

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, cierra la puerta definitivamente a los funcionarios del Ayuntamiento: las retribuciones extraordinarias por trabajar en Hogueras se quedan como están. En la última Mesa Negociadora, el concejal de Seguridad y Recursos Humanos, Julio Calero, ofreció un incremento del 14% (unos 15€ en el turno básico de mañana o tarde) que rechazaron tanto la oposición como los sindicatos. Sin embargo, el PP siguió adelante con la medida: «Ya está publicado el Decreto», dijo el alcalde pocas horas más tarde. 

Este miércoles, tras varios días de pulso entre ambas partes, Vox ha añadido más madera al enfrentamiento. Los socios habituales del ejecutivo popular han instado al alcalde y al responsable de RR HH a «reconsiderar su postura con respecto a las gratificaciones extraordinarias de los funcionarios y trabajadores del consistorio alicantino», de cara a la celebración de las Hogueras de este 2024. La portavoz de Vox, Carmen Robledillo, recuerda que estas fiestas «son quizá el momento más importante del año para Alicante», ya que la ciudad «recibe a más de un millón de visitantes y tiene un impacto económico en la ciudad de en torno a 300 millones de euros». Sin embargo, prosigue la edil de ultraderecha, «parece que esa importancia no ha sido suficiente para el Partido Popular, que se niega a sentarse con los representantes de los trabajadores» para solucionar el «descontento generalizado» que tienen ante «el ninguneo que padecen».

Una presión de sus «aliados» preferentes, a la que Barcala respondía pocas horas más tarde: «El único tema que había quedado en el aire es el de las brigadas de zonas verdes, que lo vamos a resolver de forma inmediata», aunque no aclaró si se abonarán las horas extra que reclaman los trabajadores desde el pasado 2023. Sobre la posibilidad de que falten efectivos voluntarios en las fiestas, el dirigente popular insiste en que «no va a haber ningún problema para cubrir todas las necesidades previstas en la ciudad» y considera que el servicio está garantizado: «No tenemos el más mínimo indicio de que con los agentes voluntarios no se vaya n a cubrir todas las necesidades», ha adelantado el regidor alicantino.

La izquierda pide renegociar

Explicaciones que no bastan a la bancada de la izquierda. Compromís, de hecho, ha intentado sacar el conflicto de las paredes del ayuntamiento. Los valencianistas, a través de su portavoz, Rafa Mas, han enviado una carta al Subdelegado del Gobierno en Alicante, Juan Antonio Nieves (PSOE), para emplazarle a convocar de manera urgente un encuentro de coordinación «para garantizar la seguridad de las distintas fuerzas y cuerpos durante los días de las fiestas oficiales de Alicante». Nieves, por su parte, ha recordado que la Subdelegación del Gobierno «ya convocó el 28 de mayo, con la previsión suficiente la reunión de coordinación de Seguridad de Hogueras, donde se puso de manifiesto que casi 1.800 efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado velarán por unas Hogueras seguras».

Por otro lado, el PSOE y EU han unido fuerzas para exigir igualmente al alcalde que reabra las negociaciones con los representantes de los trabajadores. La portavoz socialista, Ana Barceló, afirma que Barcala «ha vuelto a demostrar que no escucha y llega tarde para tratar de garantizar que las fiestas se desarrollen sin problemas». La concejala cree que el alcalde «no puede dar un golpe sobre la mesa y romper la negociación imponiendo su criterio».

En la misma línea, el líder de EU, Manolo Copé, ha considerado «justo y necesario» que la plantilla municipal siga adelante con el pulso a Barcala. «Lo que no nos parece de recibo es acusar a policías y bomberos de ser culpables de que la fiesta no salga adelante, es muy mezquino. Simplemente, hay que dotar de asignaciones dignas a los trabajadores públicos que garantizan los servicios necesarios para la realización de las fiestas de hogueras en Alicante», sostiene.

Suscríbete para seguir leyendo