Sanidad cerrará en los hospitales de la provincia de Alicante casi 200 camas más por las vacaciones del personal

Los hospitales de Elche y Orihuela serán los grandes "damnificados" este verano al aumentar significativamente las camas clausuradas respecto a 2023 y en el de Alicante serán las mismas

Ambiente en el Hospital General de Alicante en un verano anterior.

Jose Navarro

J. Hernández

J. Hernández

Los hospitales de la provincia de Alicante perderán 285 camas en julio, 296 en agosto y 285 en septiembre, que se suprimen para el uso de los pacientes, es decir, 866 en todo el verano  frente a las 679 del 2023. Es una medida que se toma cada año y que siempre es polémica puesto que se cierran plantas enteras. La adoptada este año por la Conselleria de Sanidadsupone un recorte del 21 % de las 4.100 unidades de estancia para agudos existentes en la provincia. En toda la Comunidad afecta al 23 % de camas hospitalarias: se cerrarán 2.713, de ellas 1.010 en agosto, frente a las 2.088 de la pasada temporada estival.  

Se trata del primer plan de vacaciones elaborado por el departamento que dirige Marciano Gómez (PP), pues el de 2023 lo dejó hecho el Botànic y fue el primero con normalidad tras la pandemia: el de 2022 estuvo condicionado por un repunte de covid que obligó a mantener abiertas camas durante la primera quincena de agosto, frente al habitual cierre de plantas enteras.

Este verano serán casi 200 camas más las que se cerrarán a lo largo del verano (187 exactamente).

Más población, menos camas

En la provincia de Alicante la población se multiplica y fácilmente sobrepasa los 3 millones de habitantes, pero los servicios sanitarios decrecen por las vacaciones del personal.

Los grandes damnificados este verano son los hospitales de Elche y Orihuela. En el primero se cerrarán 50 camas cada mes de verano frente a las 24 del año pasado mientras el de la Vega Baja perderá 31 cada mes. La pasada campaña este las tuvo todas disponibles.

El Hospital de Alicante seguirá igual, con 88 camas cerradas cada mes; el de La Vila cerrará seis más cada mes de verano este año (34 frente a 28); y el de Elda cerrará 40 en julio (cinco más); 51 en agosto (19 menos) y 40 en septiembre frente a 31. El único centro en el que se cerrarán menos camas es el Universitario de Sant Joan, que perderá 35 tanto en julio como en agosto y septiembre frente a las 41 que cerró cada mes estival de 2023, siempre según los datos que figuran en el plan de cierre de camas de la Conselleria de Sanidad para 2024.

En La Pedrera de Dénia, dedicado a los crónicos de larga estancia, se prescinde de siete plazas. En cambio el Hospital de la Marina Alta, tras la reversión a la Sanidad pública, no se toca. Tampoco se suprimen plazas en el Hospital de Torrevieja, zona muy turística, ni en los de Alcoy y larga estancia de San Vicente.

Los sanitarios critican que en verano el sistema no se sostiene por el aumento de población, pues entre el 40 y el 50 por ciento de médicos enfermeros no se sustituye, de media y en función de las zonas.

Plan de vacaciones

Este reagrupamiento de camas obedece, según los sindicatos, a que el plan de sustitución de personal de vacaciones es insuficiente para cubrir a todos los sanitarios de descanso vacacional, lo que merma las plantillas. Para paliar el hecho de que siguen faltando médicos, Sanidad prevé, siempre condicionado a la disponibilidad de personal, más de 8.600 contrataciones, en torno a un millar más que el año pasado, un incremento que se atribuye principalmente a la incorporación de los departamentos de Dénia y Manises a la gestión directa. Esta previsión de la planificación para cubrir la asistencia sanitaria durante los meses de verano tiene un presupuesto de 79,5 millones de euros, un incremento de 7,2 millones con respecto al año pasado.

Estos fondos se dirigen tanto a contratos de sustitución para cubrir al personal sanitario que se encuentra de vacaciones como a las contrataciones adicionales para reforzar los centros de Atención Primaria y consultorios de las zonas de mayor afluencia turística.

Pese a este aumento en los recursos, los profesionales prevén problemas asistenciales en plena temporada alta en una provincia que entre julio y septiembre se dispara en población por su alta ocupación turística. Asimismo, los sindicatos creen que las agendas volverán a ser abultadas. Calculan que la falta de sustitutos puede cargar a la plantilla que no está de vacaciones con entre 50 y 70 personas a las que atender cada día, entre citas y urgencias.

Deterioro

Asimismo, consideran que este plan de vacaciones "puede deteriorar seriamente la calidad asistencial que se prestará a la ciudadanía este verano", al tiempo que supone un "menoscabo" en las condiciones laborales.

"Cambian el plan de vacaciones a cambio de nada", ha criticado Eva Plana, responsable del sector Salud en UGT, que ha añadido que el documento "supone un recorte adicional del 23 por ciento de camas hospitalarias respecto a otros años" y cierre de cuatro centros auxiliares en la Comunidad, con lo que asegura que el verano se presenta "con determinados centros sanitarios saturados y con una sobrecarga de trabajo para el personal que ya está sometido a mucha presión".

Centros de salud y auxiliares

Respecto a si los centros de salud cerrarán por las tardes, fuentes de la Conselleria de Sanidad señalaron que la solicitud la hacen los departamentos y estará condicionada por los periodos vacacionales de los profesionales. 

"Durante el periodo del 1 de julio al 30 de septiembre el horario de los centros de Atención Primaria con ubicación metropolitana, urbana e interior que dispongan de punto de atención continuada (PAC} en cuanto a la atención programada será de 8 a 15 horas. A partir de las 15 horas entrará en funcionamiento el punto de atención continuada del centro". De esto se deduce que no dispongan por tanto de Urgencias no hospitalarias tendrían que abrir por las tardes.

Lo que sí está claro es que el plan, presentado este martes a los sindicatos en la mesa sectorial de Sanidad, se pone en marcha el sábado y supone también el cierre de cuatro centros auxiliares, dos de ellos en la provincia de Alicante: Muchavista y Santa Pola Platja.