Aparecen las primeras pintadas en la nueva Vía Verde de la Albufereta solo tres días después de su apertura en Alicante

La instalación, que aun no ha sido inaugurada oficialmente, fue adecentada para su apertura el pasado viernes eliminando las firmas que aparecieron mientras estuvo cerrada al público

Aparecen las primeras pintadas en la nueva Vía Verde de la Albufereta solo tres días después de su apertura en Alicante.

Aparecen las primeras pintadas en la nueva Vía Verde de la Albufereta solo tres días después de su apertura en Alicante. / HÉCTOR FUENTES

Lydia Ferrándiz

Lydia Ferrándiz

Sin tiempo que perder para estrenar la nueva Vía Verde de la Albufereta. También para los grafiteros. Las primeras pintadas ya han hecho su aparición en este nuevo sendero ciclopeatonal tan solo tres días después de su apertura al público y antes de su inauguración oficial, todavía sin fecha. Este primer fin de semana, el espacio se ha llenado de visitantes llegados de todos los puntos de la ciudad que han acudido a disfrutar de esta nueva zona al aire libre, aunque no todos han acudido solo a disfrutar del paseo.

El túnel principal de la Vía Verde, y el más largo, que conecta el sendero con la parada del TRAM, ha aparecido tras este fin de semana con grafitis recientes y signos de falta de limpieza, generando preocupación entre los vecinos de la zona. Algunas pintadas, las más recientes, tienen color negro, aunque también hay algunas de colores más atrevidos como morados, rosas o verdes. No son las únicas, pese a que para la apertura de la vía desde la conselleria se intentó adecentar el espacio, lo cierto es que los vecinos ya denunciaron que, mientras permaneció cerrada la zona, también fueron varios los grafiteros que acudieron al espacio a dejar su firma. Unas pintadas que se limpiaron, pero de las que todavía se puede intuir su huella.

Aparecen las primeras pintadas en la nueva Vía Verde de la Albufereta solo tres días después de su apertura en Alicante.

Aparecen las primeras pintadas en la nueva Vía Verde de la Albufereta solo tres días después de su apertura en Alicante. / HÉCTOR FUENTES

Rafael Pinilla, miembro de la asociación de vecinos SOS Albufereta, expresó su frustración con respecto a los primeros grafitis que han aparecido en este entorno. "Bueno, sabíamos que habían hecho una limpieza antes de la inauguración, pero hemos visto que han vuelto a aparecer. Es una pena porque es algo que es para todos, para el disfrute, y así lo tenemos ya. Era de esperar que ocurriera esto porque nos conocemos lo que hay. Creo que estas cosas se pueden combatir, pero es caro. Por ejemplo, en la Universidad de Alicante no hay grafitis porque tienen un buen sistema de limpieza en el que cuando aparece uno se limpia al instante, pero en Alicante es que se ha desistido de intentarlo", asegura Rafael Pinilla.

"Hay muchos sitios en la ciudad y este, siendo un túnel, es muy fácil para los grafiteros", apunta Pinilla, quien también lamenta la falta de limpieza en la vía. "Es una obra de la Generalitat cedida al Ayuntamiento, y el mantenimiento ya es un tema. Ya denunciamos que no hay papeleras en el recorrido; la gente deja los excrementos de sus mascotas y sería más fácil si hubiera papeleras. Es más de un kilómetro y solo hay una papelera en un banco".

Pese a este inicio, miembro de la asociación de vecinos SOS Albufereta confían en que la situación se estabilice. "En cualquier caso, la Vía Verde es un beneficio para el barrio y para Alicante, resulta cómodo y durante el fin de semana ha venido mucha gente a verlo, tanto ciclistas como peatones", afirma Rafael Pinilla.

Con la apertura al público el pasado viernes de la Vía Verde de la Albufereta, la ciudad pasa a contar con una ruta que transforma el antiguo trazado de los túneles del Trenet en un corredor peatonal que destaca por su valor histórico. Esta vía, que discurre a lo largo de 1,2 kilómetros junto a la costa, conecta el litoral norte de la ciudad con el centro, ofreciendo un recorrido accesible y por el que no transcurrirán vehículos a motor.

La Vía Verde es el resultado de la reconversión del antiguo trazado ferroviario del Trenet, que iba paralelo a la avenida de Villajoyosa. Este tramo quedó en desuso tras el cierre de la Línea 1 del TRAM entre Sangueta e Isleta, cuando se puso en marcha la variante ferroviaria del túnel de la Serra Grossa en 2018. Para su desarrollo, la Generalitat ha invertido 1,9 millones de euros y, una vez finalizada abierta al público, el Ayuntamiento de Alicante se encargará de su conservación.