Desahucian a una mujer de 77 años con dos nietos de 13 y 17 años en Alicante

La familia está a la espera de una vivienda social del Consell pero se quedan en la calle con lo puesto

La mujer afirma que Servicios Sociales municipales conoce su situación desde hace más de un año

El drama del desahucio en Alicante: en la calle con lo puesto una mujer de 77 años con dos nietos de 13 y 17 años

Héctor Fuentes

J. Hernández

J. Hernández

La comisión judicial ha ejecutado este lunes el desahucio de una mujer de 77 años del piso de alquiler en el que llevaba siete años viviendo en el barrio de San Blas de Alicante junto a sus nietos, que ahora tienen 13 y 17 años, y un hijo de 50. La mujer se ha visto sola durante el lanzamiento pues su hijo lleva un mes trabajando como repartidor con lo que se encontraba en horario laboral. Los nietos no estaban.

El cerrajero ha cambiado la cerradura del piso cuyos dueños lo han querido recuperar. La desesperación de la mujer es que se ven en la calle sin nada pues no han podido sacar ropa ni comida. Ella ha esperado varias horas en el portal a que su hijo llegase y apenas han podido sacar las medicinas de la señora.

La familia, según explica la abuela, tiene un piso social de la Generalitat concedido en Orihuela Costa, pese a estar empadronados en Alicante. Esta vivienda aún en obras de reforma puesto que no se encontraba en condiciones de habitalidad y no pueden ocuparlo todavía.

La afectada, Josefa Díaz, explica que Concejalía de Servicios Sociales conoce su situación desde hace más de un año y medio pero, señala, no se le da ofrecido alternativa habitacional provisional como un hostal o una pensión para evitar la calle. Asimismo, explica que pidió por primera vez una vivienda social en mayo de 2022.

Desahucian a una mujer de 77 años con dos nietos de 13 y 17 años en Alicante.

Desahucian a una mujer de 77 años con dos nietos de 13 y 17 años en Alicante. / Héctor Fuentes

La mujer asegura que cuenta con un informe de vulnerabilidad de esta familia con dos menores a cargo. Según los datos que ha dado ella misma, el alquiler le costaba 360 euros y pagaba los gastos de suministro hasta hace un año en que, indica, los propietarios le querían subir el alquiler a 600 euros. Algo que sostiene que no podían asumir porque con unos ingresos de 826 euros entre su pensión y una incapacidad tenían que mantenerse cuatro personas y pagarlo todo ya que no entraba sueldo en casa. Justo hace unas semanas su hijo ha encontrado trabajo pues hasta ahora solo ha tenido alguno esporádico y en precario.

Josefa afirma que está desesperada. Durante horas ha esperado que llegase su hijo a ver al menos si pueden recuperar algo de ropa pero de momento no ha sido así y están a expensas de un acuerdo entre los abogados de las partes. Junto a la comisión judicial ha acudido la Policía Nacional y también ha estado presente una representante de Stop Desahucios así como del PSOE, que han tenido conocimiento del caso.

Escritos

Este diario está intentando recabar información sobre este caso desde las instituciones. La familia logró que se aplazase una anterior orden de desahucio tras varios escritos que presentó su representante legal pero finalmente el juzgado no ha podido paralizar más el proceso.

El caso es que cuatro personas, entre ellas dos menores, se ven en la calle. La mujer solo pide diez días para poder sacar sus cosas y buscar alternativa habitacional si no le entregan aun el piso de Orihuela.