Desahucio en Alicante: "No entiendo cómo echan a una familia vulnerable a la calle"

Una mujer de 77 años de Alicante con dos nietos menores desahuciada del piso en el que vivían de alquiler asegura que "se ha movido por todos los sitios" buscando alternativa sin éxito

Desahucio de una mujer de 77 años del piso de alquiler en el que llevaba siete años viviendo junto a su hijo y dos nietos

Héctor Fuentes

J. Hernández

J. Hernández

"A ver qué hacemos, si no tenemos opción de nada. No entiendo que echen a una familia vulnerable a la calle, es inaudito". La situación en que quedan Josefa Díaz Herrero, de 77 años, su hijo de 50 y sus nietos de 13 y 17 años es delicada pues se ven en la calle tras ser desahuciados del piso en el que vivían de alquiler desde hace siete años en el barrio de San Blas de Alicante sin poder sacar sus enseres ni pertenencias. En este caso, el piso pertenece a unos propietarios que quieren recuperar su vivienda.

La comisión judicial ha ejecutado este lunes por la mañana la orden de lanzamiento tras conseguir la familia, que tiene varios informes de vulnerabilidad, que una orden de desalojo anterior fuera aplazada. Esto ocurrió hace un año tras tres escritos presentados por la representación legal que le fue concedida de oficio a la señora.

Dos años de trámites

Josefa Díaz señala que lleva casi dos años de trámites para evitar la situación a la que se han visto abocados y que la Generalitat les concedió una vivienda social en Orihuela Costa pero que aún no está en condiciones de habitabilidad sino en obras de reforma. Asimismo, explica que ha solicitado en numerosas ocasiones amparo a los servicios sociales municipales. Hasta hace poco sobrevivían cuatro personas con la pensión de viudedad y otra de incapacidad de la abuela, poco más de 800 euros, pues el hijo acaba de encontrar empleo.

Según ha explicado, pagaba 360 euros de alquiler más los gastos de suministro hasta hace un año. Ella misma reconoce que dejó de abonarlo "porque nos lo subieron a 600 euros y no podíamos". El hijo ha apuntado que lleva semanas buscando un alquiler y le ha resultado imposible encontrar nada asumible.

"Llevo rodando un año y pico, casi dos. Hace tiempo que estuve en la Concejalía de Servicios Sociales", dice. Asimismo, se queja de que no se les ha ofrecido alternativa habitacional provisional como un hostal o una pensión para evitar la calle tras el desalojo. Afirma que pidió por primera vez una vivienda social en mayo de 2022.

"Hace tiempo que estuve en la Concejalía de Servicios Sociales y llevo rodando un año y pico, casi dos"

Josefa Díaz Herrero

— Mujer de 77 años desalojada

"Me han dicho que tenía que desalojar la vivienda, he pedido que esperasen a que viniera mi hijo (lleva un mes trabajando como repartidor) para sacar algunas cosas y que aunque fuera las dejábamos en la calle, pero me han indicado que no. Se ha quedado en la nevera hasta la comida de los niños. Es injusto, no tengo palabras, estoy deshecha", dice Josefa.

No tienen otros familiares en la provincia así que el padre ha enviado a los menores a Madrid con parientes para evitarles el mal trago. A las 20 horas de este lunes aún no sabían dónde pernoctar la abuela y su hijo.

La mujer en el rellano esperando poder acceder a por enseres, lo que no ha sido posible

La mujer en el rellano esperando poder acceder a por enseres, lo que no ha sido posible / Héctor Fuentes

Orihuela costa

Sobre el piso social en Orihuela Costa, apunta que "estamos en el aire. Fui al juzgado con el escrito que me dieron de dónde estaba ubicada la vivienda y me dijeron que me mandarían una carta certificada pero aún no he recibido nada. No me han llamado. Me hicieron sacar un justificante de que tengo una discapacidad. Me he movido por todos los sitios. Donde me han dicho que tenía que ir he ido, no es por dejadez, es por burocracia".

Así, considera que "esta gente va a lo suyo, sin preocuparse de los problemas que tenemos las personas mayores y con cargas familiares. A ellos no les importa, solo les importan los votos y las tonterías. Prometen y a la hora de la verdad no hacen nada. Así no se puede vivir. Para qué nos sirve la democracia".

Vivienda digna

"No te dejan sacar ni tus cosas personales. Dicen que todas las personas tenemos derecho a una vivienda digna, serán cuatro privilegiados porque la mayoría no tenemos derecho a nada", se lamentaba pues solo se ha podido llevar las medicinas. Es decir, han salido con lo puesto.

"Dicen que todas las personas tenemos derecho a una vivienda digna, serán cuatro privilegiados porque la mayoría no tenemos derecho a nada"

Josefa Díaz Herrero

— Mujer de 77 años desalojada

Consultada la Generalitat Valenciana, han explicado que el registro de demandantes de vivienda social de la provincia de Alicante "sigue una clasificación que depende de muchos factores entre ellos la situación de vulnerabilidad, emergencia habitacional y volumen de ingresos. No se puede generalizar con este listado, cada caso recibe una baremación". Ahora mismo la lista de espera asciende a casi 12.000 personas.

Instituciones

"Concretamente sobre la señora comentada, Servicios Sociales del Ayuntamiento de Alicante está en contacto continuo con ella para solucionar el problema y por otra parte, desde la Conselleria nos hemos interesado en este caso y también estamos intentado solucionar la necesidad habitacional en la que se encuentra", han afirmado fuentes del departamento autonómico.

Por parte del Ayuntamiento de Alicante, han señalado que los servicios sociales trabajan con esta familia desde hace dos años y han emitido varios informes de vulnerabilidad que han permitido aplazar dos años el desahucio. "También han emitido un informe de emergencia habitacional para que el EVha (la entidad de vivienda de la Generalitat) les asigne una vivienda social. En estos momentos se barajan varias opciones y el Ayuntamiento trabaja para encontrarles una solución temporal de emergencia".

Junto a la comisión judicial ha acudido la Policía Nacional y también ha estado presente una representante de Stop Desahucios así como integrantes del PSOE, que han tenido conocimiento del caso.