La construcción de la estación central del TRAM costará 102 millones

Las actuaciones las llevará a cabo la mercantil Rover Infraestructuras - Rover Rail - Germania de Instalaciones y Servicios, y podrían comenzar a partir del mes de septiembre

Próxima parada: "Estación Central"

Imágenes la visita de Mazón al TRAM de Alicante. / INFORMACIÓNTV

Lydia Ferrándiz

Lydia Ferrándiz

Las obras de la nueva estación central del TRAM ya tienen empresa y presupuesto de adjudicación. Finalmente, la construcción de la nueva estación central del TRAM en Alicante costará 102 millones de euros, de los que 98 millones corresponden al proyecto de ejecución de la obra y 4 millones a la dirección de obra. Unas actuaciones que llevará a cabo la UTE valenciana formada por Rover Infraestructuras - Rover Rail - Germania de Instalaciones y Servicios. Se trata de la licitadora que presentó la oferta económica más ventajosa para la Administración y que logró el segundo puesto en la valoración técnica de entre las diez ofertas presentadas para la ejecución de unas obras clave.

El presidente de la Generalitat, Carlos Mazón, ha sido el encargado de anunciar esta adjudicación de las obras de la estación central del TRAM, tras presidir en Alicante el consejo de administración de Ferrocarrils de la Generalitat (FGV) celebrado en la estación de la Marina, que ha contado con la participación de la consellera de Medio Ambiente, Agua, Infraestructuras y Territorio, Salomé Pradas. Mazón ha subrayado que "con la adjudicación de las obras hemos dado un paso decisivo para que Alicante cuente con esta infraestructura y con la estación intermodal tras ocho años de parálisis".

Estos 98 millones de euros, un importe que incluye el IVA, supone una reducción significativa respecto al presupuesto inicial de licitación, que se situaba en 132 millones de euros. El precio final de la adjudicación de las obras ha sido posible gracias a la oferta a la baja presentada por las diferentes empresas que participaron en el procedimiento abierto para la ejecución del proyecto cuyas obras podrían comenzar durante el último trimestre del año, a partir del mes de septiembre, y que tienen un plazo inicial de cinco años, tal y como ha anunciado el presidente de la Generalitat, Carlos Mazón. 

Mazón explicó que esta infraestructura es "una de las inversiones más importantes" que ha recibido la ciudad de Alicante, "marcando una nueva etapa en la conectividad de la ciudad con una Estación Central a la altura de sus necesidades y del anhelo de alicantinos y alicantina". "No solo mejorará la conexión del TRAM hacia Mutxamel y Sant Joan, sino que también fortalecerá el enlace con el TRAM proveniente de Dénia, abriendo la posibilidad de futuras expansiones hacia el oeste y el sur de la provincia de Alicante", señaló Mazón. 

“Tras ocho años de parálisis debido a la falta de disponibilidad presupuestaria, de los terrenos necesarios y de las autorizaciones pertinentes, la Consellera Salomé Pradas ha recibido finalmente el mandato para proceder con la puesta en marcha de la estación central del TRAM de Alicante, así lo ha indicado Mazon. El presidente de la Generalitat también ha incidido en la coordinación entre la Conselleria de Medio Ambiente, Agua, Infraestructuras y Territorio, y el Ayuntamiento para el desarrollo de esta infraestructura y ha agradecido la labor de negociación con Adif para el desbloqueo de los terrenos.

Además, el jefe del Consell destacó que la eliminación del "muro" que actualmente separa a la ciudad de la estación de RENFE permitirá “una integración más fluida del transporte público”. El presidente ha mostrado su satisfacción por la puesta en marcha de esta infraestructura, que el Botànic fue incapaz de impulsar, y ha puesto en valor el esfuerzo de este Consell logrando la cesión gratuita y permanente de los terrenos y dando luz verde a las obras de la nueva estación central del TRAM prolongando la red desde la Estación de Luceros. 

El proyecto, cuya ejecución se prevé en un plazo inicial de cinco años, tendrá un impacto significativo en la movilidad urbana y regional. Mazón subrayó que se hará “todo lo posible por reducir este periodo”, aunque reconoció que las obras de esta envergadura suelen enfrentar imprevistos que pueden afectar los tiempos de entrega. "Sabemos que en un plan de trabajo de cinco años, al final del túnel habrá muchas partes avanzadas, pero hablamos de un horizonte a cinco años", afirmó.

El proyecto permitirá crear un gran nodo intermodal donde converjan los flujos de largo recorrido, el sistema TRAM y los servicios en autobús urbanos, metropolitanos e interurbanos. Además, cabe recordar que el objetivo es conectar con el aeropuerto a través de la variante de Torrellano y a poca distancia de la terminal de cruceros del puerto de Alicante

Características

La futura estación central del TRAM de Alicante tendrá una superficie de 12.000 metros cuadrados de planta general y se ubicará junto al flanco sur de la Estación de Adif, paralela a dicho edificio, pero subterránea. La adjudicación del proyecto contempla cuatro vías y dos andenes para poder atender debidamente tanto los servicios metropolitanos del TRAM con destino Campello, San Vicente-Universidad y Cabo de Huertas, como las conexiones de Tren-Tram con Benidorm y Dénia.

El diseño de su capacidad ferroviaria permitirá un importante incremento de las actuales circulaciones, así como atender a las futuras extensiones del sistema. Además, el extremo oeste de la Estación se ha diseñado para permitir la futura prolongación del TRAM para atender los barrios de esa zona de la ciudad. Igualmente, cabe destacar que se está trabajando junto con el Ayuntamiento de Alicante en diversas soluciones de esta prolongación de cara a poder dotar de este servicio de transporte al mayor número posible de ciudadanos.

La actuación comenzará en el último trimestre con la ejecución de un estacionamiento provisional situado junto a las vías de Adif, detrás del actual edificio de control de tráfico ferroviario. A partir entonces, se acometerá, por una parte, la ejecución de la Estación propiamente dicha y, por otra, su conexión subterránea con el extremo de la línea existente.