Ocho de cada diez casos de melanoma se pueden curar con un diagnóstico precoz

La teledermatología permite a los especialistas sanitarios de Alicante detectar en 24 horas si se padece un tumor

Aumentan un 10% anual los casos de cáncer de piel

Europa Press

J. Hernández

J. Hernández

Los casos de cáncer en la piel han aumentado un 40 % en los últimos cuatro años y suponen ya un 8% del total de tumores diagnosticados, según la Asociación contra el Cáncer. La Academia Española de Dermatología estima que para 2040 el melanoma, el más agresivo y con peor pronóstico de los cánceres de piel, se convertirá en el segundo tumor en incidencia global y el primero en varones, por delante de colon y pulmón.

En la Comunidad, la tasa es de 12,5 casos por cada 100.000 habitantes, con una edad media de 65 años en hombres y 64 en mujeres, aunque el Colegio de Enfermería apunta que a partir de los 40 años la población debe tener especial atención al diagnóstico ya que posiblemente ya se hayan hecho daño en la piel; han de estar atentos a los signos de enfermedad precoz.

El melanoma se origina en los melanocitos, células que producen el pigmento melanina responsable del color de la piel. Aunque es menos común que otros tipos de cáncer de piel, es mucho más peligroso debido a su capacidad de propagarse a otras partes del cuerpo, es decir, de producir metástasis aunque, como indican los médicos, más del 80% de este tipo de cánceres es curable siempre que se detecte a tiempo.

Pese a la gravedad del melanoma, todavía el tipo más común de tumor de piel es el carcinoma de células basales, que representa el 80 % de los casos. Se desarrolla en las células situadas en la capa más profunda de la epidermis. Suele aparecer como una pequeña protuberancia brillante en la piel, a menudo en áreas expuestas al sol como la cara, el cuello y las manos. También puede presentarse como una llaga que no cicatriza, un parche rojo o una cicatriz.

Metástasis

Este carcinoma no tiene capacidad metastásica al no diseminar sus células a órganos vitales como el cerebro, hígado o riñón, lo que significa que la supervivencia es prácticamente del 100 % cuando se controla y se extirpa la piel suficiente tal y como explica el dermatólogo Carlos Guillem, quien recomienda una revisión dermatológica anual para detectar el tumor en fase temprana.

Podemos encontrar hasta más de 100 tipos de cáncer de piel. “El carcinoma basocelular, el espinocelular y el melanoma son los más frecuentes, en este orden”, explica la doctora Lisset Sardá, jefa del Servicio de Dermatología de Quirónsalud Alicante.

Ahora, gracias a la teledermatología, los especialistas sanitarios ya ofrecen un diagnóstico temprano tanto en la sanidad privada como en la pública, lo que permite detectar en un intervalo de 24 a 48 horas cáncer de piel. La Conselleria de Sanidad está potenciando esta técnica y los dermatólogos de los hospitales alicantinos tienen huecos en sus agendas para atender los casos sospechosos de melanoma y la intervención quirúrgica para extirpar las lesiones tiene prioridad absoluta.

Consultas virtuales

Hospitales y centros de salud de la provincia están implantando progresivamente estas consultas virtuales de telemedicina que permiten enviar al especialista en dos minutos imágenes de la piel para que las valore. Así, en el caso de que los médicos detecten una lesión sospechosa de ser un melanoma deriva inmediatamente al paciente al hospital.

"Nadie debería morirse por un melanoma" pues es "fácilmente visible, no hace falta ninguna prueba extraordinaria, simplemente que alguien lo vea con ciertos ojos críticos para ver cuándo ese lunar podría ser malo y extirparlo en pocos minutos"

Carlos Guillem

— Dermatólogo

Dentro de los principales síntomas del melanoma encontramos los cambios en el tamaño, la forma o color de un lunar, la aparición de un nuevo crecimiento en la piel, la sensación de picazón, dolor o el sangrado de un lunar, señales que deben ponerse en conocimiento cuanto antes de los especialistas.

El doctor Guillem aconseja la "autoexploración" en casa para poder detectar los primeros síntomas porque, afirma, "nadie debería morirse por un melanoma" pues es "fácilmente visible, no hace falta ninguna prueba extraordinaria, simplemente que alguien lo vea con ciertos ojos críticos para ver cuándo ese lunar podría ser malo y extirparlo en pocos minutos".

Factores de riesgo

En relación con las conductas que aumentan la probabilidad de desarrollar melanoma, los dermatólogos señalan que las quemaduras solares durante la infancia y la adolescencia son las más vinculadas al melanoma. Además, las personas que utilizan cabinas de bronceado ultravioleta tienen un riesgo 20 veces mayor de desarrollar este tipo de cáncer a lo largo de su vida.

También es importante reconocer el fototipo cutáneo para evitar quemaduras solares."Cuanto más claro es el color de la piel, el pelo y los ojos de los pacientes, menos capacidad tienen de defenderse de la radiación ultravioleta y desarrollan melanoma con más facilidad, siendo los individuos pelirrojos los que más riesgo presentan. Por otro lado, los que ya han sufrido un melanoma son más sensibles a sufrir un segundo (entre un 2 % y un 10 %), así como sus familiares directos, que deben seguir un control estricto”, destaca la doctora Sardá.  

"Los pacientes que ya presenten un melanoma son más sensibles a padecer un segundo, así como los familiares directos de dichos pacientes, que deben seguir un control estricto"

Doctora Lisset Sardá

— Jefa del Servicio de Dermatología de Quirónsalud Alicante

Segundo melanoma

No solo eso. Entre el 30% y el 50% de aquellos que han enfrentado un cáncer de piel no melanoma tienen probabilidades de desarrollar otro en un lapso de 5 años. Estas estadísticas subrayan, según los dermatólogos, la importancia de un seguimiento dermatológico adecuado para aquellos que han superado el cáncer de piel.

Para detectarlo, los especialistas aconsejan seguir las reglas del ABCDE, siglas que hacen referencia a la asimetría de este tipo de lesiones, bordes irregulares, color heterogéneo y diámetro superior a seis milímetros, si bien la más importante es la E, su evolución: cualquier cambio en un lunar debe ser valorado por un dermatólogo.

Diagnóstico precoz

Al igual que ocurre en la pública, en la sanidad privada transcurre un corto espacio de tiempo entre la consulta y el diagnóstico del especialista, lo que permite abordar cuanto antes un caso ante la sospecha de malignidad y tratarlo para garantizar una mayor tasa de curación. El especialista realizará la toma de imágenes mediante tecnología dermatoscópica y las enviará al dermatólogo, que emitirá su diagnóstico en menos de 48 horas. 

En el caso de Quirónsalud tanto de Alicante como de Torrevieja, el paciente es atendido en una primera consulta inicial con personal sanitario formado en técnicas dermatoscópicas en la que se incluye un informe acerca de las lesiones cutáneas y su evolución, además de datos importantes como antecedentes, factores de riesgo, etc.

En caso de duda o sospecha de malignidad, el paciente será contactado de manera prioritaria y se le ofrecerá una cita presencial en menos de dos días, en la que el especialista le explicará su caso y el procedimiento a seguir.

Colegio de Enfermería

Ante estos datos, el Colegio de Enfermería de Alicante destaca el papel crucial de la prevención en la lucha contra el cáncer y reconoce la labor de los profesionales que tratan a quienes enfrentan esta enfermedad. Para prevenirla, los enfermeros recomiendan limitar las radiaciones solares y no tomar el sol entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, aplicar protector solar indicado para cada tipo de piel, y ponerse gafas de sol, sombrero y ropa adecuada. La entidad también recomienda realizar autoexámenes mensuales de la piel para detectar cambios en lunares, manchas o posibles lesiones, y consultar regularmente con un profesional de Enfermería.