La venta de test de antígenos se multiplica hasta por veinte en las farmacias de Alicante

La demanda de pruebas de covid se dispara en la provincia desde mitad de junio en un pico de la enfermedad que roza máximos anuales

Venta de test de covid en una farmacia de Alicante este martes

Venta de test de covid en una farmacia de Alicante este martes / Pilar Cortés

J. Hernández

J. Hernández

La venta de test de covid se ha disparado desde mitad de junio en las farmacias de la provincia de Alicante, con boticas en las que la demanda de estas pruebas se ha multiplicado hasta por veinte, coincidiendo con un pico de la enfermedad que roza máximos anuales. En la última actualización de datos de la Conselleria de Sanidad, publicada este miércoles, realidad es que la tasa de coronavirus se ha duplicado a las puertas del verano en la Comunidad Valenciana y sigue su escalada hasta alcanzar los 223 casos por cada 100.000 habitantes. A mitad de junio estaba en 95,5 casos; en la comprendida entre los días 17 y 23 de junio subió a 206 casos; y en el arranque de julio ya estaba en 221.

Este nivel es similar al de las primeras semanas de enero, cuando la mascarilla era obligatoria en los centros de salud; pues la tasa en la primera semana de enero estaba en 226. La diferencia es que, entonces, la tasa de gripe común era de 536,7 frente al 5,4 actual. Desde la dirección general de Salud Pública aseguraron que este repunte de la incidencia no se traslada en un aumento preocupante de los ingresos por problemas respiratorios derivados del covid, porque la mayoría serían casos leves, pero sí está teniendo impacto en las Urgencias.

Hogueras

Este aumento de casos se traduce en primer lugar en la demanda de test de antígenos. "Desde una semana antes de Hogueras empezó a crecer. De cinco que vendíamos por semana hemos pasado a casi 100", multiplicándose por veinte en farmacias como la que regenta Daniel Lloret en Alicante, lo que les ha llevado a pedir suministro a los proveedores para reponer estos artículos en varias ocasiones. El boticario apunta que la semana pasada fue bastante intensa con un pico importante de venta de test pues "muchos venían de la anterior para ver si ya no daban positivo".

En la misma línea, Luis Felipe Gimeno de Castro, que regenta una farmacia en la calle Sierra de Mariola, corrobora que "la demanda de pruebas de covid ha subido significativamente en junio y julio. Es algo estacional pues se ha quedado a vivir entre nosotros. Hemos estado varios meses en un perfil bajo de ventas y ha habido al principio del verano un repunte importante". Así, el boticario señala que el pico anterior tuvo lugar después de Navidad y que este nuevo "tirón" llegó a mitad de junio, coincidiendo con el final de curso, el inicio de las vacaciones escolares y de las fiestas grandes en poblaciones como Alicante.

Perfil múltiple

En esta farmacia de barrio venden ahora seis veces más pruebas que durante la mayor parte del año y el perfil del demandante es múltiple, con personas de todas las edades, que se llevan el test múltiple de SARS-CoV-2, gripe A y gripe B, que cuesta lo mismo que el sencillo de covid, que además es el que circula entre los mayoristas. "En general los pacientes viven la situación con mucha más calma y tranquilidad que antes", indica este profesional.

También el farmacéutico Iñaki Malluguiza ha experimentado una mayor petición y venta de este tipo de pruebas en las últimas semanas. En su botica, señala, se quintuplicó en junio la venta habitual de test de antígenos y en la primera semana de julio han salido ya tantos como en el total de junio.

Síntomas

En cuanto a los síntomas del actual brote más vistos por los médicos de familia, la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) indica que son sobre todo más cuadros febriles, sensación de quebranto en el cuerpo y malestar general. Así como pérdida de olfato y gusto, que en algunos casos se manifiesta de forma transitoria y en otros se recupera poco a poco con el paso de las semanas.