Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuentos

En la mejor tradición del relato corto

Saljo Bellver entrega 14 cuentos transparentes y honestos, pero dejando cargas de profundidad muy interesantes

El escritor Saljo Bellver.

El escritor Saljo Bellver. INFORMACIÓN

La primera idea que concurre cuando el lector deja atrás la última página de Relatos americanos es la de honestidad literaria, y eso se agradece en un mundo de imposturas y falsas apariencias, en lo que se conoce en argot contemporáneo como postureo. Esos cuentos son transparentes y honestos, por cuanto se ofrecen al lector de manera directa y franca, sin aspavientos, pero dejando cargas de profundidad muy interesantes, y valores todos ellos que propician que el libro haya sido finalista del XXIII Premio Setenil al mejor libro de relatos publicado en España en 2016, un certamen en el que ha compartido recta final con autoras de la talla de Sara Mesa o Cristina Peri Rossi.

Todo, en Relatos americanos, de Saljo Bellver, transmite sensaciones y simpatías -en un sentido de complicidad- profundas. Desde la edición física y conceptual, a cargo de Sala 28, la faceta editorial de Libros 28, con la supervisión literaria de Luis Leante, hasta lo más estrictamente literario y sustancial de los textos que se recogen en el libro. Aquí no hay ni trampa ni cartón. Las intenciones de sus autor, Saljo Bellver, nacido en Tánger en 1957 y testigo de la efervescencia narrativa de la ciudad, se recogen abiertamente en la solapa interior: crear universos literarios, cuentos, relatos, que beben de manera reconocible de una nómina de autores norteamericanos que han marcado su devenir: Sherwood Anderson, Henimgway, Tobias Wolf, y los más identificables para este que escribe, Raymond Carver y el Salinger de los Nueve Cuentos.

La formación lectora, la deuda literaria expresada por su autor, las ideas y técnicas derivadas de estas influencias como la famosa teoría del iceberg de Henimgway, se plasman de una manera contundente, comprometida y fluida en los 14 cuentos que componen el volumen; no obstante, todos ellos tienen personalidad propia, y no quedan en mero homenaje de un grupo de escritores. A partir de ellos, de su universos, Saljo Bellver compone catorce piezas que tienen una serie de rasgos en común, tanto estilísticamente (concisión, ritmo, sencillez, diálogos ágiles, precisión y perspectivas en ocasiones casi cinematográficas, lugares y perfil de los personajes, giros argumentales, expresiones certeras y de gran capacidad connotativa), como argumentalmente (existe toda una elegía de perdedores, de personajes solitarios en busca de un poco de conmiseración que, sin embargo, despiertan la simpatía del lector, porque hay un trasfondo humorístico en algunos casos que le viene muy bien a la narración).

Sobreviene la sensación, a a medida que lector avanza en el libro, que este coge mayor vuelo, mayor ritmo; algunos de estos últimos cuentos provocan verdadero deleite, destacando a mi juicio tres piezas como Beware de Dog (que por alguna extraña razón me lleva a Searching a Sugar Man), que por otra parte contiene en sí casi una novela..., Whitehill vs. Campbell, divertidísima historia pero dura y de final que noqueará al más aguerrido lector, y la original historia de Un gran salto para la humanidad, un ejemplo de historia redonda, originalísima y tierna, que da la vuelta al calcetín de la realidad, utilizando un término cortazariano?

En definitiva, Relatos americanos, de Saljo Bellver, es una excelente excusa para descubrir y (re)descubrir una tradición literaria (re)visitada, (re)inventada, para disfrute de un lector que quiere, ante todo honestidad.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats