Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Viñetas raras

Cuando los superhéroes dominaron la Tierra

La verdadera Gran Novela Americana estaba en los tebeos, en Los 4 Fantásticos que iniciaron en la editorial Marvel de 1961 un nuevo camino para el género que Jerry Siegel y Joe Shuster comenzaron en los cómics

Cuando los superhéroes dominaron la Tierra

Cuando los superhéroes dominaron la Tierra

Desde que John William Forest propusiera el concepto de La Gran Novela Americana, muchos han sido los candidatos a ocupar el trono de la obra que mejor representara la esencia del pueblo de los EE UU. Desde La Cabaña del Tío Tom a El guardián en el centeno, desde Francis S. Fitzgerald o John Steinbeck a Cormac McCarthy y Thomas Pynchon, la lista de pretendientes es tan amplia como el debate que el propio concepto ha causado. Sin embargo, en 1997 Chris Tolworthy propuso una idea atrevida que inicialmente parecía producto de su obsesión sobre la obra de Jack Kirby, pero que muy pronto fue comenzando a ser acogida con interés el mundo académico: quizás la verdadera Gran Novela Americana estaba en los cómics de superhéroes, en Los 4 Fantásticos que iniciaron en la editorial Marvel de 1961 un nuevo camino para el género que Jerry Siegel y Joe Shuster comenzaron en los comics.

La idea puede parecer exagerada a los ojos profanos, pero lo cierto es que el noveno arte ha sido siempre uno de los grandes testimonios del tiempo que le circunda. Incluso desde la fantasía más imaginativa y alejada de la realidad, se pueden encontrar pistas que nos hablan de la sociedad que consume esos tebeos: sirva como ejemplo el auge de los géneros de evasión en las historietas en los momentos de crisis socioeconómica, como el crack del 29. Pero es cierto que, en los cómics que la editorial Marvel comienza a publicar en los 60, esa percepción de la actualidad es mucho más evidente: al llevar el escenario de las aventuras de los héroes en pijama a lugares reales y, sobre todo, reconocibles, las noticias que poblaban los diarios se cuelan de fondo de las grandes batallas de forma inconsciente o claramente consciente. Recordemos que, en pleno escándalo del Watergate, Steve Englehart, Sal Buscema y Frank Robbins llevaron al Capitán América a enfrentarse contra una conspiración de políticos corruptos liderada, nada más y nada menos, que por el presidente de los EE UU.

Un atrevido compromiso político que no era ajeno a la línea de los cómics publicados por la editorial: si nos fijamos en la saga fundacional de la «familia» Marvel por excelencia, Los Cuatro Fantásticos, veremos que una de sus primeras aventuras se puede leer en términos de un claro simbolismo antibélico: el «soldado» Estela Plateada es enviado a luchar para aplacar el hambre de Galactus y decide rebelarse contra su superior, contrario a una extinción sin sentido.

¿La rebeldía que estaba viviendo la joven sociedad americana durante la guerra del Vietnam habla por boca del plateado heraldo? Añadan ustedes la representación de la familia, el American Dream, la defensa a ultranza de la democracia (a la americana), el modelo de superación personal y, sobre todo, toda la traslación de hechos reales que envuelve la obra, desde los cambios sociales a la coyuntura política, de las luchas por los derechos sociales a la guerra fría… El resultado es una plasmación exacta de la esencia de los EE UU durante las décadas de los 60 y 70 que ha servido como punto de partida a Tom Scioli para realizar La Gran Novela de Los 4 Fantásticos (Panini), que reconstruye las diferentes tramas de la serie durante su historia para generar un hilo coherente novelado. Pero a diferencia de la fidelidad que Ed Piskor aplicó a la similar labor que realizó con los X-Men, Scioli se permite licencias que actúan como un nivel de reflexión oculto: frente a la «rigurosidad» de las tramas más famosas, el autor se permite pequeños cambios que actúan como fuerte contrastes que activan un sutil juego metalingüístico que aborda cómo el género de superhéroes ha llegado a conquistar la Tierra y la industria del entretenimiento. Muy recomendable.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats