Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

INESPERADAS

Ana Haligua, el teatro aquí y ahora

Ana Haligua, el teatro aquí y ahora

Ana Haligua, el teatro aquí y ahora JuanjoCervetto

Ana Haligua es una actriz alicantina que dice que es amateur, pero tiene una trayectoria intensa en una veintena de proyectos teatrales. Dedica todo su tiempo a las artes escénicas y se lo cree. Es una actriz que vive para el público, que es su propio alimento, dado que los aplausos son esenciales para su vida.

De la agenda de 2021 destacaría el estreno la segunda semana de junio de la obra de Valle-Inclán La Marquesa Rosalinda en el Paraninfo de la Universidad de Alicante, donde participa con dos personajes y del que cree que es un proyecto teatral que se le va a quedar en su memoria. Combinar personajes tan diferentes le está ofreciendo mucha seguridad. Se encuentra en un momento sereno y apasionado al mismo tiempo.

Anteriormente, en la obra En la noche de la paz hizo un papel de dos horas representando a una mujer con Alzheimer con muchos registros (lucidez o dificultadas mentales). De hecho, fue a una residencia de mayores para ver cómo se movían los pacientes de esta enfermedad. Tuvo la capacidad de meterse en la piel de una persona con Alzheimer. Hubo otra representación, Naufragio, que le permitió rememorar cuando cruzó la frontera para volver a España en 1973.

Su experiencia en el Aula de Teatro de la Universidad Permanente de la Universidad de Alicante (UPUA) le ha servido de aprendizaje y aceptación. Antes le producía un cierto rechazo participar en programas de mayores e integrarse en este grupo le ha permitido la aceptación de la edad. Begoña Tenés, la directora actual, le dice que es una «tía de teatro».

Recientemente, con otras actrices, ha fundado la compañía elabrigoverdeteatro, título que nace de un vídeo que realizó en el confinamiento donde iba con un abrigo verde y de ahí surgió el nombre de la compañía. Van a hacer No es falta de cariño, donde participan tres mujeres en una trama en la que las mujeres asesinan a sus parejas.

Plantea que el teatro es el aquí y el ahora que mueve al espectador y en el cine, en cambio, debes tener la capacidad de mantener tu estado escénico emocional después de varias horas rodando la misma escena. Recientemente, ha participado en el casting del largometraje Espíritu sagrado, del director ilicitano Chema García Ibarra.

Concluye que el teatro es vida, «pero la vida también es teatro y esto me hace estar despierta».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats