Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Creación en estado puro

Raúl Quinto indaga en La canción de Nof4 en la obra de Fernando Oreste Nannetti intentando encontrar la génesis de la creación artística

Creación en estado puro

Como todo en esta vida, la enfermedad mental, incluso podríamos decir que cualquier discapacidad, ha sufrido una evolución clínica y social. Hoy día se intenta integrar lo máximo posible al que, hace unos años, sería tildado de loco o de tonto del pueblo. Estas personas forman parte del paisaje sin esa compasión cristiana que los tenía condenados al castigo divino. Su condición de discapacitado venía precedida por un escarmiento de un ser superior. La superchería ha perseguido a seres con una tara solo por padecer ese mal. Han sido perseguidos por Dios y ellos han sido escarmentados por algo que hicieron. Nunca sabremos el qué.

La canción de Nof4, de Raúl Quinto, publicado por la editorial Jekill & Jill, es otra obra sorprendente, como todo lo que crea Raúl. Si en su anterior trabajo Quinto nos sorprendía con una obra inquietante y apocalíptica titulada Sola, que centraba el discurso en el inicio de un relato de Thomas Bailey Aldrich, en La canción de Nof4 nos hace partícipes de su obsesión por el art brut. Este libro inclasificable, entre las pinceladas, las anotaciones, el ensayo en continua construcción y el relato, nos habla de la creación en sí misma. Fernando Oreste Nannetti (1927-1994) padecía esquizofrenia y pasó la mitad de su vida recluido en el pabellón penitenciario del manicomio de Volterra, en cuyo muro escribió un libro de más de setenta metros de largo ayudándose con la punta metálica de la hebilla del chaleco de su uniforme. Nannetti nos demuestra con su acción que no hay lugar ni espacio que ponga grilletes al arte si lo que se cuenta es honesto. Quinto, en este libro, indaga en la propia condición humana, pero no solo en la obra de un posible enfermo mental, sino también en la complicidad de uno de sus cuidadores, Aldo Trafeli, un estudioso de artes pero celador por necesidad, que salvaguarda ese patrimonio. La obra de un loco diagnosticado, un artista.

Creación en estado puro

Raúl Quinto utiliza la obra de Nannetti como excusa para disertar sobre el valor del arte, el arte como explosión o como vertido de los miedos y las obsesiones. El muro de Volterra es la prueba palpable del arte total, una obra creada en un lugar hostil como un hospital psiquiátrico. No existe contención cuando el arte quiere ser interpretado. Nannetti nos da un mensaje que, según él, le trasladan desde el espacio exterior. Tal vez sea un mensaje de amistad, nuestros amigos de otros planetas que nos saludan y hacen que Volterra sea el muro en el que nos lo muestran. Nannetti es solo el medio. Trafeli observa la obra, le fascina poder observar el arte y haber podido ser parte de la historia que tanto estudió.

La canción de Nof4, de Raúl Quinto, es un libro que profundiza en los mecanismos que llevan al artista a plasmar lo que crea mentalmente. Quinto, como estudioso y creador del arte, intenta buscar el origen o la génesis de la propia creación. El artista se enfrenta al lienzo o la hoja en blanco y, como un alquimista, transforma de lo abstracto a lo concreto creando su obra. La canción de Nof4 tal vez es la culminación de una búsqueda que le ha llevado a Quinto a intentar conocer la profundidad de la mente humana. El art brut podría ser realmente el arte más puro que existe. No hay una intencionalidad clara, la mente sin filtros se enfrenta a la creación como salida, no como belleza en sí misma. El art brut no busca el beneplácito, tal vez exorciza los fantasmas. Como dice Quinto en la primera frase y capítulo del libro: «Escribir para qué. Escribir desde dónde».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats