Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un juego de espejos

Jesús Zomeño.

El híbrido de géneros en la literatura no es algo que se haya inventado un autor posmoderno, ya Cortázar, por poner un ejemplo reconocible, utilizó esta forma de escritura, más cercana al juego que a la escritura en sí. Muchos autores del siglo XXI siguen esta senda con mayor o menor fortuna. Tenemos la certeza de que la literatura, y concretamente la alicantina, está viviendo un momento dulce. Muchos autores de la «terreta» están alcanzando unos niveles de calidad que no tienen nada que envidiar a los de otras zonas geográficas. Internet, oh bendito invento, ha dado alas a que se reconozca el trabajo que se hace aquí.

Un juego de espejos

El 53 de Gilmore Place, segunda novela de Jesús Zomeño publicada por la valenciana Ediciones Contrabando, cuya ilustración de la portada es del artista Carlos Michel Fuentes, bebe de esa hibridación de la literatura. Estamos ante una obra donde los géneros se cruzan tanto como los personajes que la pueblan. Zomeño ha demostrado con creces que es un narrador con una voz propia, reconocible por el tratamiento de los personajes y de las situaciones que les toca vivir. Las novelas o las colecciones de cuentos tienen su sello, es un autor de raza, de los de antes, si fuera cineasta, podría ser un Tarantino, alguien que de lo absurdo te cuenta una historia. Jesús cuenta de menos a más, del detalle más insignificante, como puede ser la forma que tiene el protagonista de comerse una lasaña, a cómo sufre acoso laboral por sus corruptos compañeros y jefes.

En esta novela la acción transcurre esta vez en España y Escocia, entre el primer y el segundo viaje a Kaunas del policía. Mientras se ve envuelto en una extraña investigación de un asesinato cometido en Edimburgo en la II Guerra Mundial, nuestro protagonista, para evadirse de la sordidez que le rodea, crea una especie de alter ego literario cuyas peripecias discurren en paralelo a las suyas, lo que irá creando un juego de espejos en el que los límites entre realidad y ficción se harán cada vez más imprecisos, hasta llegar a un sorprendente y espléndido final.

El 53 de Gilmore Place es una novela de policías pero no puramente policiaca. Como en todo lo que escribe Jesús, el contexto y el subtexto son los que conducen la trama. Como en toda hibridación o fusión, como se denomina en la música, esta obra bebe desde el culturalismo al pop, pasando por el cine negro clásico, pero rompiendo los tópicos; el personaje no es un alcohólico, es un ser poseído por la gula. La novela nos va llevando donde el autor quiere y nos muestra con maestría lo que debemos ver en cada momento.

Jesús Zomeño nació en Alcaraz (Albacete) en 1964. Actualmente reside en Elche. Es editor de la colección de poesía Diarios de Helena y ha publicado los siguientes libros de relatos: Lengua azul (Sloper, 2008), Cerillas mojadas (Denes, 2012), Piedras negras (Lengua de Trapo, 2014), De este pan y de esta guerra (Contrabando, 2016), Querido miedo (Sloper, 2016), Guerra y pan (Contrabando, 2017) y la antología de relatos Metralla (Alud editorial, 2019). El libro De este pan y de esta guerra fue galardonado con el Premio de la Crítica Literaria Valenciana 2017. El cielo de Kaunas (Contrabando, 2018) fue su primera novela.

Estamos ante la segunda novela de Jesús Zomeño, uno de los narradores más singulares y con una de las voces más personales y reconocibles de la narrativa actual. El 53 de Gilmore Place es otra vuelta de tuerca al género negro, tan de moda y saturado hoy día. Jesús deja su huella, él no se conforma con lo que han contado y como lo han contado otros. Zomeño navega, como en sus relatos, entre la oscuridad del alma humana y de la sociedad podrida de los protagonistas. Esta obra metaliteraria es, además, un canto de amor a la creación literaria y a sus recovecos. Estamos ante una novela bien construida, entretenida y que, además, traza una crítica sutil y velada a los nacionalismos, tan de moda hoy día. El 53 de Gilmore Place es la muestra de la solidez como autor de Jesús Zomeño, uno de los grandes narradores valencianos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats