Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Chema Madoz Objeto encontrado, objeto perverso

Construyo imágenes limpias, tersas, que funcionan con la eficacia de un mecanismo de relojería. La mirada es fría. Como la de un notario que tuviera que elevar a documento público un poema.

Imágenes de Chema Madoz, algunas pertenecientes a
las exposiciones Crueldad  y Las reglas del juego.

Imágenes de Chema Madoz, algunas pertenecientes a las exposiciones Crueldad y Las reglas del juego.

La obra de Chema Madoz transcurre sobre dos géneros tan perversos como son el surrealismo y el dadaísmo, relacionados entre sí por lo extraordinario de la imaginación. Territorios repletos de paradojas visuales que parten de conceptos donde los objetos cotidianos se convierten en otros, otorgándoles una nueva vida con otro significado distinto, a través del cual nos comunican mensajes diferentes de su rol habitual, partiendo de la herencia surrealista, creando imágenes de gran eficacia visual. Una poética que surge a través de elementos inanimados a los que dota de usos distintos para los que fueron creados. Los objetos son los auténticos protagonistas de su universo, que más que ahondar en su lado poético reúne realidades separadas que entran en contacto por medio de la decisión imaginativa de la inspiración del autor, en una suerte de realismo mágico que tiene como antecedentes los trômpe l´oeil en la obra de René Magritte y Escher, y en los poemas objetos de Joan Brossa o los ready-made de Marcel Duchamp.

El universo de Chema Madoz borra de la faz de sus imágenes la presencia de la figura humana, tan necesaria en los trabajos de su primera etapa, respirando una particular filosofía vivencial a través del significado de nuevos elementos que se muestran envueltos en una trama, de estilo inconfundible, tan familiar como desconocida, en la que reconocemos a los objetos que nos rodean en nuestra cotidianidad, como relojes de pared o de muñeca, escaleras, libros, estanterías, tenedores, platos…, próximos y al mismo tiempo extraños, pues nos demuestran con su nuevo comportamiento que siempre nos han ocultado algo que desconocemos y que el artista nos lo va a descubrir como si existiera un mundo paralelo y pudiéramos acercarnos a ellos para comprenderlos.

Chema Madoz Objeto encontrado,objeto perverso

L´objet trouvé

Los mensajes que contienen sus obras dependen de la mirada de cada uno de los espectadores, de su cultura, de su imaginación y sus deseos. L´objet trouvé se convierte en perverso a través de la cámara de Chema Madoz, que deviene una dulce perversión, sugestiva y llena de elegancia compositiva, interesante y plena de sorpresas que descubren el milagro del que pueden llegar a ser capaces de realizar los objetos ante sus nuevos propósitos. Escribe poemas con luz como también lo hacía Man Ray, solo alejados por la técnica de los célebres rayogramas del artista americano. Sus imágenes pueden contemplarse también en clave de obra escultórica, y es entonces cuando se enfrenta, de forma legítima, al mundo de Joan Brossa, realizando imágenes reales, construidas sin la estrategia del Photoshop, aunque en los últimos años confiesa haberlo utilizado en alguna ocasión, únicamente cuando la idea lo requiere. El autor explica en una entrevista a la revista Jot Down, concretando este aspecto, sobre todo, en las fotografías donde aparecen nubes que sin herramientas digitales no hubieran podido realizarse.

Chema Madoz Objeto encontrado,objeto perverso

Nunca he intentado hacer fotografías que provoquen una reacción humorística. Me gustaría más pensar que son imágenes que hacen al espectador pararse a pensar. Aunque soy totalmente consciente de que una de las primeras reacciones es la sonrisa, lo que por otro lado también es gratificante, ya que me doy cuenta de que se está estableciendo un vínculo. No me disgusta, pero no lo persigo.

Chema Madoz Objeto encontrado,objeto perverso

Meret Oppenheim

«Son los artistas los que sueñan para la sociedad». Meret Oppenheim

La artista berlinesa de origen judío Meret Oppenheim (1913 – 1985) es una de sus influencias, aunque no reconocida por el propio Madoz. Destacada figura de las Vanguardias, ejerce todavía hoy una gran autoridad en las artes visuales. (El PhotoSoul de este cuadernillo de Arte y Letras le dedicó, meses atrás, un articulo escrito por quien firma este texto). Creadora de una obra poderosa donde los objetos tienen capital importancia, destacaré dos de sus piezas más emblemáticas, My nurse, en la que, sobre una bandeja, ha colocado un par de zapatos de mujer, de formas erótico fetichistas, que se convierten en ave, unidos por una cuerda cuyos finos tacones aparecen recubiertos por el sombrerito de cocinero que se utiliza en la alta cocina para decorar las patas del pollo al horno en el momento de servirlo. Otra de sus obras más destacadas, Desayuno forrado en piel, propiedad del MOMA, quizá la obra dadaísta mas célebre de todos los tiempos, que ella creó a la edad de 23 años: imaginada en París, en una charla de café con Picasso, ante dos tazas de la humeante bebida, mientras el artista malagueño alababa las pulseras forradas de piel que lucía Oppenheim en su antebrazo. Debe su título a André Bretón, haciendo alusión a La Venus de las pieles, de Sacher Masoch. Así nació esta obra asombrosa que terminó forrada en piel de gacela china.

Chema Madoz Objeto encontrado,objeto perverso

El hilo dadá

Nunca me ha interesado la naturaleza muerta, independientemente de que haya trabajos que me parezcan interesantes, mi cabeza no va por esos derroteros. Me choca cuando me encuentro con esa definición.

Chema Madoz Objeto encontrado,objeto perverso

Chema Madoz, nace en Madrid en 1958, estudia Historia del Arte en la Universidad Complutense. Sus primeras exposiciones de fotografía las realiza a principios de los años ochenta, utilizando figuras que se confunden con el paisaje; una escena en la que una mano y su sombra se convierten en las hojas de una planta; el humo de un cigarrillo cruza un paisaje para confundirse con un camino sinuoso. Una mujer de larga melena, situada de espaldas en un jardín, bien integrada entre los cipreses que la rodean; a partir de aquí, Madoz comienza a tirar de un hilo dadaísta, un largo hilo que no tiene fin y se convierte en felices ramificaciones a lo largo de décadas de intenso trabajo, en el que continúa manejando un lenguaje metafórico, a través de motivaciones contradictorias que ofrecen diversas lecturas, que fascina a los espectadores y cada uno de ellos interpreta a su manera, lo que resulta atractivo para el autor pues es en realidad lo que busca. La poética existente en su trabajo, saca a la luz el rostro oculto de los objetos cotidianos, que en todo momento mantienen su rostro habitual, aunque el autor les adhiera nuevas propiedades.

Chema Madoz Objeto encontrado,objeto perverso

En el año 2000 le fue otorgado el Premio Nacional de Fotografía; un año antes, el Museo Reina Sofía le consagra con una gran exposición, comisariada por Catherine Coleman, directora de la colección de fotografía del citado museo. Convertido, desde entonces, en uno de los más grandes fotógrafos españoles contemporáneos, gran referente de la fotografía europea, no ha dejado de realizar exposiciones. Nombraré aquí algunas de las más importantes como la que realizó en el Earta Contemporary Museum, de San Petersburgo, Museo Esteban Vicente de Segovia, Fundación Joan Miró de Mallorca, Hermitage Museum, Kazan enRusia, Museo de Tesalónika en Gecia, Instituto Cervantes de Tokio, Museo de Bellas Artes de Caracas, museo Chateau d´Eau de Toulouse, Musèe de la Photographie à Charleroi en Bélgica, Caixa Forum de Girona, Museo de Arte Moderno de Frankfurt y un largo etcétera, además de en galerías de Nueva York, Boston, Los Ángeles, París, Madrid, Barcelona, Málaga... Desde 1999 existe una gran bibliografía de su obra publicada por diferentes editoriales españolas y extranjeras como Editions Assouline, La fábrica, etc., que contienen interesantes textos interpretativos sobre la obra del autor de Fernando Castro Flórez, Fernando Aramburu, Alejandro Castellote, Marina Valcárcel… además de Juan Barja y Patxi Lanceros, comisarios de su actual exposición en el Circulo de Bellas Artes de Madrid, que con el título Crueldad nos ofrece el lado más inquietante de la obra de Chema Madoz.

La técnica es lo que te permite llevar la imagen a donde quieres, pero no tiene que estar en medio del espectador y la foto, simplemente te ha permitido llegar a ese lugar; el ejercicio es otro y radica más en la comunicación. Opina.

Ha realizado campañas publicitarias, sobre todo para la firma de moda Purificación García, aunque confiesa no estar demasiado interesado en el mundo de la publicidad, ya que se trata de intereses distintos a los suyos y se trabaja a una velocidad que no es la que él precisa para crear; cuando acepta un trabajo de estas características es por que cuenta con total libertad de acción, sin ninguna interferencia que le permita trabajar con absoluta autoridad.

Secretos

Le apasiona la idea de convertir en espectáculo todo aquello que tiene que ver con lo doméstico.

En Alicante tuvimos la ocasión de ver sus imágenes en el Centro Cultural Las Cigarreras en 2013 dirigido a la sazón por Gertrud Gómez, una retrospectiva de más de setenta piezas, cuyo comisario fue Borja Casani, director de la ya desaparecida Galería Moriarty, de Madrid y fundador de las revistas La luna de Madrid y Sur exprés que estuvieron vinculadas a la movida madrileña; con motivo de esta exposición, impulsada a través del alumnado y directivos de la Escuela de Fotografía Mistos, Chema Madoz impartió una clase magistral donde desentrañó los secretos y mentiras de sus objetos que respiran insólitas peculiaridades traducidas en códigos que manifiestan la sutileza de un airoso sentido del humor.

A lo largo de la conversación que mantuvo con el escritor Fernando Aramburu, autor de las célebres novelas Patria y Los vencejos en una entrevista de 2019 realizada para El Cultural, el novelista le comentó: He comprobado que a menudo se te relaciona con René Magritte. No sabía que tuvieras un abuelo belga.

A lo que Chema Madoz respondió: Bueno, ese es un tema espinoso que evitamos siempre en las reuniones familiares. Mi abuela siempre se deshizo en explicaciones confusas que no convencieron a nadie.

Ver más fotografías de Chema Madoz en www.hunterartmagazine.com

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats