Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fuera de compás

¡Liberad a zappa!

¡Liberad a zappa! FernandoSoriano

No me entró en la vida, y miren que me esforcé. Hasta que leí la introducción que Manuel de la Fuente escribió para su biografía sobre Frank Zappa La música se resiste a morir. Fue entonces cuando deseé volver a prestarle atención, espoleado por la lista de Spotify que el profesor de la Universitat de València ha enlazado a un código QR en las solapas interiores. El tocho combina pasión con erudición, entusiasmo con exactitud y claridad con detalle. Cien páginas de bibliografía, notas, discografía, filmografía e índice onomástico, sí, pero también frases cortas, lectura ágil, anécdotas impactantes, situaciones delirantes y mucha música. Y, claro, así atrapa que da gusto. Ése es su principal mérito. Que Zappa acaba entrando. Porque hablar del músico no tiene por qué ser tan enrevesado como a algunos nos suponía escucharlo. Imposible no querer y admirar al personaje después de leer las seis primeras páginas. Con un manejo sensacional del contexto histórico y sociocultural de la superpotencia norteamericana, De la Fuente dibuja un exhaustivo pero dinámico retrato del rockero cáustico, iconoclasta y azote de hippies; del perseverante disidente político, enemigo feroz del fundamentalismo cristiano de la era Reagan y del vanguardista compositor de música contemporánea que intentará levantar sus propias partituras experimentales a toda costa, siempre con Edgard Varèse, su héroe de juventud, en el corazón. «Todo artista refleja su contexto e influye en él. Zappa ha estado presente en todas las batallas culturales, ideológicas y políticas estadounidenses que se libraron durante su periodo de actividad. Hacía esos discos porque vivía en un lugar concreto durante un período de tiempo determinado», explica el autor.

En este volumen de enorme magnitud, quizá el trabajo de su vida, De la Fuente desmenuza la existencia y los discos de un genio audaz pero enigmático, cuya extensa y variada producción, así como su fijación por borrar cualquier línea que separara géneros, le acabó colgando las etiquetas de inabarcable o inaccesible aún para los más ardorosos amantes del rock. Una figura de culto, ignorada por el gusto popular, pero fundamental en la vida de sus fieles, cuya constante guerra contra la estupidez y el aborregamiento promovidos por la industria musical no ayudó en absoluto. «Es uno de los artistas más censurados y más vetados en los medios de comunicación, sobre todo en la década de los ochenta, con sus ataques a la MTV, su plante delante del senado estadounidense para defender la libertad de expresión y sus giras para promover el voto entre la juventud», señala el profesor.

Lean el libro, tanto si les gusta la música del bigotudo como si no. Éntrenle sin miedo, van a disfrutar tela. Liberen a Zappa de sus propias ataduras, de esos prejuicios que lo tildan de «difícil». Disfruten de una vida consagrada al arte y a la creación, pero también a la deconstrucción analítica, al sarcasmo vitriólico y al explosivo humor de un tipo que un día cantaba a la gonorrea o ridiculizaba a Nixon y, al siguiente, dirigía una orquesta poniendo en pie a grandes figuras de la alta cultura. Nunca lo tendrán tan fácil, tan bien explicado y tan brillantemente escrito como ahora.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats