Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Encajar en sociedad

Más allá de la tristeza, de la valenciana María García-Lliberós, es una novela sencilla y emotiva que explora cómo afecta la adopción de un niño a un matrimonio de clase alta con el trasfondo de la aceptación del diferente en la sociedad actual

María García-Lliberós. porMERCEDESBLANES

Uno de los motivos para escribir, no siempre con vistas a la publicación de lo escrito, es dar salida al torrente de pensamiento, particularmente en épocas de crisis vital o de final de ciclo, como modo de aclarar las ideas y hacer balance de los hechos pasados. Esto suele conducir a una larga estructura en forma de flashback o, en sus términos castellanos, analepsis o retrospección. Pues bien, éste es el caso de Más allá de la tristeza. Publicada en 2021, sus tres protagonistas, un matrimonio y su hijo, echan la vista atrás y reflexionan acerca de los episodios determinantes de sus vidas tomando como hito principal la adopción del citado hijo, y a raíz de la enfermedad terminal de la madre, Alicia, que actúa como punto de inflexión.

Por tanto, se articula en torno a los testimonios en primera persona de Bernardo, Alicia y Diego que en la narración se van alternando en los capítulos, casi a modo de diario, de flujo de conciencia; con lo que tiene de multiperspectivismo y, por consiguiente, de contraste entre la visión de cada uno de ellos. Como en Cinco horas con Mario -en ese caso tenemos un monólogo unidireccional, esto es, sin posibilidad de réplica- está concebida como confesión. Una obra humilde, sin grandes pretensiones, pero profundamente conmovedora y, sobre todo, eficaz narrativamente. Una novela de personajes escrita en un estilo llano que se sustenta y debe su principal valor a la solidez de los hechos que relata, de profundo calado emocional.

La novela cuenta la génesis y conformación del matrimonio de Bernardo y Alicia, de orígenes desiguales -ella procede de una familia adinerada y él es un hombre hecho a sí mismo nacido en un entorno humilde- que, llegados a un punto determinado de su unión y principalmente a requerimiento de ella, deciden adoptar a un niño peruano ante la imposibilidad de obtener descendencia por cauces naturales. Sabremos poco a poco quién es Diego, el verdadero protagonista, el niño indígena que finalmente adoptan; posiblemente un superviviente del genocidio que llevaron a cabo en Perú Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) entre 1989 y 1992, y que diezmó la etnia asháninka a la que Diego podría pertenecer.

La novela, por su parte, hará hincapié en cómo se produce la integración de Diego en la sociedad española puesto que, pesar de tener una envidiable condición de partida -sus padres adoptivos tienen una situación económica muy holgada-, aflorarán los problemas en la relación con sus compañeros de estudios y se pondrá de manifiesto el racismo latente en la sociedad; también en el entorno exitoso y elitista en el que el muchacho pugna por integrarse sin éxito. La sensación de soledad y la ausencia de identificación con el otro serán tan acuciantes que harán que surja en él un odio que sólo llevará a conflictos y hechos traumáticos para los que posteriormente buscará redención.

Esta es la novena novela de María García-Lliberós, autora de larga trayectoria desde que escribiera La encuestadora en 1992, con la que ganó el premio Gabriel Sijé de novela corta. También obtuvo en 1999 el Premio de la Crítica Literaria Valenciana con Equívocos, que luego fue llevada a la televisión con el nombre de Mentiras. Asimismo, ha sido coguionista del documental para televisión La Bori, diva universal y escritora de los relatos cortos El miedo, El último desfile de las hormigas y Josefina, niña mala.

Principalmente Más allá de la tristeza es una novela que rezuma valores, y que trasluce bondad. Defensora de un ideario progresista, la novela se posiciona a favor de asuntos sociales como la iniciativa individual de la mujer y su igualdad de oportunidades personificada en Alicia; el esfuerzo personal en un contexto de pobreza que tiene como recompensa el reconocimiento laboral, como en el caso de Bernardo; la torpeza en la comunicación en las familias que causa rencillas que se extienden durante años; y la importancia del perdón y el olvido como medio de expiación de la culpa. Además Más allá de la tristeza refleja y denuncia la situación del oprimido, del diferente, poniendo el foco en problemas como el acoso escolar derivado. Finalmente y como es de esperar, tales oprobios y vejaciones no podrán por menos que hacer mella en el carácter del protagonista, y conducirán a su vez a más violencia y su posterior arrepentimiento en la madurez. De ahí el balance vital al que aludía en un principio al que asistimos como reparación de los errores pasados y que, al fin, conduce a un final esperanzador.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats