Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Pola

Arqueólogos de la UA piden ayuda a la Guardia Civil para hallar un pecio romano

Investigadores de la Universidad de Alicante van a analizar las 13 ánforas del siglo I que servían de macetero en una pescadería

Para ver este vídeo suscríbete a Información o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Trece ánforas romanas, presumiblemente del siglo I, una de ellas «rara» por su exclusividad, según palabras del investigador Jaime Molina Vidal, catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Alicante, van a ser estudiadas por él y por el arqueólogo Daniel Mateo Corredor. Las piezas, de gran valor patrimonial, se encontraban en una pescadería de Santa Pola y, según los científicos, posiblemente procedan de un pecio hundido que consideran que, con la ayuda de la Guardia Civil, se podría localizar.

Denunciado el hallazgo por el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) de la Guardia Civil en una inspección realizada al comercio, éste las incautó y depositó en el Museo del Mar de Santa Pola. Ante este hallazgo, la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte ha pedido a los investigadores de la UA un nuevo informe más exhaustivo, que realizarán el próximo mes de septiembre septiembre y donde incluirán toda la documentación, los dibujos y las fichas correspondientes.

En el informe previo encargado por la conselleria a Jaime Molina, el arqueólogo determinó que podría tratarse de ánforas romanas del siglo I, de gran valor patrimonial y, en especial, una de ellas podría tener una significativa importancia debido a su exclusividad.

Las piezas estaban siendo utilizadas «como maceteros» después de haber sido arrastradas por redes de pesca y extraídas del fondo del mar por pescadores de la zona. Este hecho lleva a suponer que hay un pecio por la zona, afirma Molina. Por esta razón, para poder investigar y encontrar el barco, los científicos piden que la Guardia Civil interrogue a los pescadores y saque las coordenadas de su ubicación.

Los investigadores están seguros de que las ánforas las han sacado arrastrando con las redes. «Si nos dan las coordenadas podremos bajar y buscar el pecio», añaden.

El equipo de investigación de la UA Patrimonio Virtual, del que forman parte, tiene experiencia en este tipo de excavaciones subacuáticas" Uno de los proyectos más relevantes en los que han participado es la excavación del pecio romano Bou-Ferrer, barco romano que se hundió en las orillas de Villajoyosa (Alicante) y cuyo proyecto fue promovido por la conselleria. Patrimonio Virtual participó en su fase de documentación, elaborando modelos 3D y ortoimágenes con fotogrametría digital subacuática.

La mayoría de las ánforas eran ánforas oleícolas, utilizadas para el transporte de aceite procedente de la zona bética de la península y embarcadas en el Portus Ilicitanus, para su traslado a Roma. Otras también eran utilizadas para el transporte de vino y de salsas de pescado. Por la morfología que presentaban, podrían tratarse de ánforas dedicadas al transporte de estos productos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats