La Fiscalía de Elche pide hasta 12 años de prisión para un acusado de abusar de su hijastra, de solo 7 años, de forma reiterada en su casa de Santa Pola, en la que convivía con la madre de la menor y la propia víctima. Los hechos se remontan a 2016, momento en el que la niña confesó lo ocurrido y la madre puso el caso en manos de la Guardia Civil.

Se trata de la pena máxima que puede solicitar el Ministerio Público por este delito, pues además de que según el escrito de acusación no fue un hecho aislado, sino que se mantuvo en el tiempo, los abusos habrían sido de especial gravedad, incluyendo relaciones sexuales completas.

El hombre, sostiene el Ministerio Público, se habría valido de su relación de confianza con la menor, por lo que el fiscal aplica un agravante de parentesco en su calificación. El acusado permanece en libertad a la espera de juicio, con una orden de alejamiento para que no pueda comunicarse con la joven, que ahora tiene 11 años.

El juicio estaba señalado para ayer en la Sección Séptima de la Audiencia, pero se retrasó hasta los días 12 y 13 de noviembre ante la imposibilidad del tribunal de practicar una de las pruebas propuestas por las acusaciones. Las sesiones se celebrarán a puerta cerrada para preservar la identidad de la menor. Según avanzaron ayer fuentes judiciales, será un juicio largo, de ahí que se hayan reservado dos días para celebrarlo, ya que además de las declaraciones de la víctima y del acusado, quien hasta ahora ha negado los hechos, declararán numerosos investigadores y peritos y forenses, que dan credibilidad a la versión que relató la menor en el Juzgado de Instrucción.