Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Villa Adelaida recuperará sus pinturas antes de convertirse en un museo

El Ayuntamiento de Santa Pola invertirá 35.000 euros para restaurar murales degradados

Vista general de la finca Villa Adelaida, en imagen de archivo.

Vista general de la finca Villa Adelaida, en imagen de archivo.

El Ayuntamiento de Santa Pola quiere abrir al público la finca Villa Adelaida pero como paso previo a la musealización se tendrán que realizar algunos arreglos en el icónico caserón de 1912 que Maribel Pérez Ojeda regaló a los santapoleros para que se hiciese realidad, tras fallecer, su proyecto de Centro Hans Maribel Shami de las Artes, Ciencias y Letras.

En estos momentos el Consistorio está resolviendo la contratación de una empresa que se encargue de restaurar los murales pictóricos que dan vida al interior de la casa. Para ello hay prevista una inversión que supera los 35.000 euros con el fin de recuperar las pinturas, desgastadas por el paso del tiempo.

Según indican fuentes municipales, el plazo de presentación de ofertas ya ha terminado y dos empresas han presentado sus planes para el lugar, por lo que en estos momentos se está estudiando la mejor opción. Aún y así, no hay clara una fecha de inicio de los trabajos como tampoco cuándo se iniciarían las visitas guiadas que quieren desarrollarse para que la población conozca este gran tesoro local, aunque es probable que en las próximas semanas se de el paso, después de que la Concejalía de Cultura apuntase recientemente que se estaba trabajando para poner todo a punto para que las jornadas de puertas abiertas fueran una realidad en el corto plazo.

El pliego técnico para la recuperación de los murales apunta que estos minuciosos trabajos durarían como máximo nueve meses desde la fecha de adjudicación. Se restaurarían las pinturas del pabellón de la antigua piscina, las de la fachada de la casa, las obras de la escalera interior así como las de diversas instancias de la vivienda.

En cuanto a la descripción de los murales, se realizaron entre el año 2000 y 2008 por el artista Shami Mendiratta, viudo de Maribel Pérez Ojeda. La técnica que empleó el autor es con óleo y directamente sobre el muro sin capa de preparación alguna.

Esta actuación se realiza ya que el Ayuntamiento aceptó en el pleno del 23 de marzo de 2016 el legado de la residencia «Villa Adelaida» y desde entonces la administración local debe comprometerse a cumplir varias condiciones que quedan reflejadas en las escrituras. Una de ellas es que el Ayuntamiento deberá velar por todas las obras de arte, tales como pinturas o gráficos de Harsimran Singh Mendiratta para que se mantengan en buen estado y en su ubicación actual, sin ser trasladadas fuera de la finca.

Tal y como muestra un informe de necesidades, adjunto en el expediente de licitación, las pinturas del cenador de la piscina se encuentran en parte degradadas por efecto de la humedad en los muros y por las eflorescencias salinas. Patologías tienen también las obras de otros puntos como el recibidor y el hueco de la escalera, por lo que a nivel municipal tienen que intervenir de forma urgente para proteger y conservar el patrimonio local.

De finca sin uso a centro cultural de exposiciones

Un lugar para explicar el arte, la ciencia y la literatura. Esas fueron las últimas voluntades de Maribel Pérez Ojeda para el devenir de su finca. Aunque en 2016 el Ayuntamiento adquirió la propiedad tras cederla su propietaria para este fin, la finca sigue cerrada y en fase de preparación como centro de exposiciones e incluso conciertos. Durante este tiempo se han realizado planes de empleo para acondicionar los accesos, mantener los jardines y eliminar barreras arquitectónicas. También se sigue preparando el proyecto museístico para dar a conocer la historia del enclave.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats