Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otra juez ve indicios de delito en más contratas municipales de Crevillent de la época de Asencio

La magistrada acuerda continuar el proceso penal para dos exediles y para el excoordinador de Deportes y uno de sus hijos por el supuesto amaño de la adjudicación de los juegos interescolares de la localidad

De izquierda a derecha, el excoordinador de Deportes Francisco Serna, el exalcalde César Augusto Asencio y el exedil Pedro García, en una imagen de archivo. | DIEGO FOTÓGRAFOS

Nuevo varapalo judicial a la gestión del Ayuntamiento de Crevillent durante los mandatos del popular César Augusto Asencio. Además del proceso por el que la Fiscalía Anticorrupción ha pedido prisión para el exregidor, hoy cabeza de la oposición en el Consistorio crevillentino, y otras ocho personas por el amaño en la contrata del servicio de conserjes, otro juzgado de Elche ha acordado ahora continuar la causa contra dos exediles, el excoordinador de Deportes y su hijo por nuevas irregularidades, esta vez en la adjudicación de la organización y ejecución de los juegos interescolares municipales de Crevillent. Un servicio de actividades deportivas y complementarias que se prestó durante cuatro años y que estaba dirigido a todos los colegios públicos y concertados de la localidad, que en ese momento eran once.

Manuel Moya, exconcejal de Deportes de Crevillent. | DIEGO FOTÓGRAGOS

En un auto notificado hace unos días la magistrada Gemma Somavilla aprecia indicios de los delitos de prevaricación, malversación, negociaciones prohibidas a los funcionarios y tráfico de influencias en la actuación de Pedro García, concejal de Deportes de 2011 a 2015; de quien le sucedió en esta concejalía entre el 2015 y el 2019, Manuel Moya; del excoordinador de Deportes Francisco Manuel Serna y de uno de sus hijos y adjudicatario de la contrata bajo sospecha, Cayetano Ramón Serna.

Las supuestas irregularidades fueron denunciadas en Anticorrupción por el actual alcalde de Crevillent, José Manuel Penalva, de Compromís. Una denuncia que el fiscal Pablo Romero remitió al juzgado y dio origen a varias piezas de las que esta es la segunda después de la de los conserjes, donde ya se ha formulado acusación.

La magistrada de Elche que está instruyendo la causa sostiene que para prestar el servicio de los juegos interescolares «se creó un contrato ad hoc para beneficiar económicamente al hijo del coordinador de Deportes mediante una adjudicación diseñada para él». Un proceso en el que este funcionario no se apartó a sabiendas de que su hijo concurría a la licitación «en la que se incurrió en anomalías tanto formales (negociada sin publicidad) como materiales (cálculo de parámetros deficientes sobre el coste del servicio) que de no haber tenido lugar hubieran podido derivar en propuestas de otras empresas del sector», recoge el auto.

LA CLAVE

La segunda de cuatro 

La causa cuya continuación acaba de acordar la juez es la segunda de las cuatro a las que dio lugar la denuncia por irregularidades durante los mandatos de Asencio que presentó el actual alcalde de Crevillent, de Compromís. 

En la contrata, firmada en 2014 por dos años y que se prorrogó por dos más, la instructora enumera hasta cuatro anomalías en las que apoya los indicios de los delitos que aprecia. Mantiene que el servicio se adjudicó a la empresa administrada por el hijo del coordinador de Deportes, que fue quien redactó el pliego de condiciones e informó favorablemente a las prórrogas a la mercantil de su propio hijo.

Eso además de que el procedimiento que se utilizó fue el de contratación negociada sin publicidad cuando, atendiendo al importe total, tenía que haberse publicitado. Y a que «fue ficticia» la comunicación preceptiva que fija esta fórmula de contratación a otras empresas que hubieran podido estar interesadas en presentarse.

El auto recoge que se invitó a dos mercantiles, Totsportcrevi S.L. y Divertijove S.L., cada una de un hijo del coordinador de Deportes, y a una tercera, ubicada en la localidad murciana de Los Alcázares, «que nunca recibió el mail de invitación». La adjudicataria fue la primera, cuyo representante legal es Cayetano Ramón Serna, hijo del ahora funcionario jubilado.

El cuanto al pliego de condiciones, la juez afirma tajante que adolece de «toda concreción» en determinados aspectos de la prestación del servicio: «Se alude a que se dirige a ocho colegios de Crevillent cuando en total hay once, no se desglosan las horas por día a emplear por cada monitor, no se indica el total de horas al año, no se concretan los cursos a los que se iba a entrenar a la semana, no se concreta la actividad deportiva a llevar a cabo pese a que ello afecta al coste, no consta la utilización de las instalaciones deportivas de los centros docentes ni la autorización de estos para dicha actividad pese a ser imprescindible y, aunque el presupuesto de licitación anual es de 22.240 euros más IVA, no consta un estudio de costes detallado ni un informe completo y adecuado sobre el valor de mercado del mismo, por lo que no consta la justificación de los importes que han servido de base para la fijación de la cuantía inicial de la contratación.

La juez considera que el excoordinador de Deportes se prevalió de su cargo para favorecer económicamente a su hijo y este y los dos exconcejales fueron cooperadores necesarios para la comisión de los delitos por los que acuerda continuar el proceso. Pedro García, porque intervino en el contrato de adjudicación y acordó expresamente la invitación a las dos mercantiles de los hijos del funcionario y la invitación a la tercera que no llegó. Y Manuel Moya, su sucesor en la concejalía, por las prórrogas. Se acuerda también el archivo para una técnica y, en cuanto a Asencio, no hay pruebas de su participación en estos hechos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats