Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Pola sigue sin socorrismo a diario y los puntos accesibles se retrasan a julio

El Ayuntamiento está a la espera de la adjudicación de la contrata y, mientras, Protección Civil realiza labores de vigilancia - Usuarios con discapacidad reprochan la demora para abrir los puntos adaptados para disfrutar del arenal

Servicio de baño adaptado que prestó Cruz Roja la pasada temporada estival. | ANTONIO AMORÓS

Santa Pola sigue sin prestar el servicio de socorrismo y salvamento a diario en sus playas porque aún no se ha adjudicado definitivamente la contrata. Si bien, unos de los principales afectados con estos retrasos son los usuarios del baño adaptado que siguen a la espera de que haya personal en los puntos accesibles para poder meterse al agua en las sillas anfibias.

Hace unos días el Ayuntamiento informaba que de forma provisional Protección Civil vigilará las playas de viernes a domingo, mientras que el resto de días las riberas de la villa marinera se quedan sin personal que se encargue del socorrismo y salvamento, servicios que deberían haber comenzado hace al menos dos semanas. La previsión municipal es que la nueva contrata pueda empezar a operar entre el 1 o el 2 de julio.

A principios de mes la junta de gobierno local aprobó la propuesta para que Protección Civil se hiciese cargo de la vigilancia hasta que se realizase la adjudicación definitiva del servicio. Desde el gobierno local achacan los retrasos para sacar adelante el expediente por los cambios derivados del nuevo salario mínimo interprofesional aprobado por el Gobierno central.

El Concejal de Playas, Ángel Piedecausa indicaba que los cambios en la legislación cogieron en pleno proceso de adjudicación, por lo que desde la administración local se vieron obligados a cambiar todo el pliego administrativo porque se aumentaba el gasto en casi medio millón de euros.

Por otra parte, explican a nivel municipal que al tratarse de un pliego de características especiales por tres años conlleva una exposición pública de 15 días, factor que también retrasa la adjudicación.

Aún y así, desde el Ayuntamiento indican que «en cualquier caso, podemos contar con Protección Civil para cubrir estos días en las playas de Santa Pola y estamos convencidos de que va a dar muy buen resultado. Agradecemos la predisposición de Protección Civil, Salvamento Marítimo y la Policía Local que hacen un esfuerzo extra en verano para que todo funcione correctamente», señalaba el titular de Playas.

Hasta ahora el Ayuntamiento está cubriendo la vigilancia en las playas los viernes, sábados y domingos entre las 11 y las 20h a través de diez personas, que tienen refuerzo desde el mar con la embarcación de Salvamento Marítimo y las patrullas de la Policía Local que refuerzan la vigilancia en las playas.

Aunque ciertamente la vigilancia se presta en los días de máxima afluencia, los dos puntos de baño adaptado, tanto en Playa de Levante como en Gran Playa, no están funcionando tal y como denuncian los propios usuarios.

Problemática

Mercedes Altamudo y José Luis Gualix, matrimonio con segunda residencia en Santa Pola, lamentan que estas demoras van en perjuicio de los usuarios con discapacidad. Tal y como narra José Luis, él utiliza silla de ruedas y le vienen muy bien los baños en el mar. Hace ya algunos años les hablaron muy bien de los puntos accesibles de Santa Pola y por eso deciden bajar de Madrid a la villa marinera para pasar largas temporadas.

Este año se encontraron con la sorpresa de que el servicio no arrancó los fines de semana en mayo como ha sido habitual, y que de cara a mediados de junio tampoco se había implantado a diario. «Hay mal ambiente entre los usuarios, hay gente que le ha hecho polvo esto porque ha reservado hotel o apartamento y se han tenido que echar atrás, porque no se puede entrar ni salir del agua».

Entienden que el hecho de que Protección Civil esté prestando servicio de forma temporal es «un parche porque no tienen formación específica», señalan. De igual forma, los usuarios reiteran que este parón también afecta a familias que utilizaban estos puntos accesibles para mejorar la conciliación, ya que tampoco funciona el punto de Gran Playa donde personas con discapacidad psíquica se quedan varias horas a cargo de los monitores, que realizan actividades con ellos mientras sus tutores legales tienen que ausentarse.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats