Nuestro punto de reunión se situará en la Plaza del Ayuntamiento, lugar de encuentro y de celebración para alicantinos y visitantes. Aquí se sitúa el actual ayuntamiento de la ciudad. La anterior casa consistorial se construyó cuando Alicante consiguió el título de ciudad en 1490 y fue destruido en el bombardeo de 1691. El actual es del siglo XVIII, de estilo barroco. Si en el momento de que comenzamos la ruta el edificio está abierto podremos visitar el famoso Salón Azul que fue decorado para la visita de la reina Isabel II a la ciudad, con motivo de la inauguración del tren entre Madrid y Alicante. También podremos ver la marca de la Cota Cero en el primer escalón del Consistorio, y que sirve como punto de referencia para medir o calcular la altitud en el resto de España en relación con el nivel del mar. Tras la visita al consistorio, pasaremos a través de uno de los arcos laterales del edificio para situarnos en la Plaza de la Santa Faz, donde se inicia la tradicional romería al caserío que guarda la venerada reliquia, motivo de gran devoción y celebración. A unos pocos pasos de esta plaza encontramos los restos de la Ciudad Descubierta, ruinas que quedaron de la ciudad tras el bombardeo de 1691, así como restos de la muralla medieval, gracias a que fue utilizada como pared de algunas casas.

Seguimos por la Calle Mayor, vía que pertenecía a la ciudad nueva de Alicante, en dirección a la ciudad vieja, hasta llegar a la Puerta Ferrisa, que son los restos de la muralla medieval y renacentista donde se situaba el límite entre ambas ciudades. Entramos en la calle Villavieja con multitud de puntos interesantes de contar, entre ellos la Basílica de Santa María y el MACA.

Vista aerea del paseo de la Explanada y, a la derecha, la Casa Carbonell.

Vista aerea del paseo de la Explanada y, a la derecha, la Casa Carbonell. HÉCTOR FUENTES

La Basílica de Santa María fue en origen una mezquita musulmana convertida en iglesia tras la conquista cristiana de la ciudad. Es otro de nuestros edificios históricos que se salvaron de los bombardeos de 1691. La actual iglesia es de estilo gótico, con arcos apuntados en su interior, aunque por fuera el edificio parezca un cuadrado debido a su vinculación con las murallas del frente del mar que la envuelven y de la que forma parte. Durante la Guerra Civil Española fue un almacén militar y su órgano, pila bautismal, así como una talla de la Virgen María del siglo XVIII fueron seriamente dañados.

El Museo de Arte Contemporáneo de Alicante, el MACA, es el edificio civil más antiguo que se conserva en la ciudad. De estilo barroco, data de 1685 y se encuentra situado junto a la Basílica de Santa María. Inicialmente fue concebido como un almacén de cereales, aunque también tuvo funciones docentes como escuela de comercio, acabando finalmente como museo. Sus salas acogen una importante colección de arte del siglo XX, formada principalmente por obras donadas por Eusebio Sempere además de otros importantes autores como Chillida, Picasso, Dalí y Miró entre otros.

Monte Benacantil y playa del Postiguet.

Monte Benacantil y playa del Postiguet. HÉCTOR FUENTES

Continuamos por la calle Virgen del Socorro, vía histórica de la ciudad que unía el barrio de pescadores del Raval Roig a través del Paseito de Ramiro con la ciudad. En el siglo XVI los frailes agustinos establecieron la Ermita de la Virgen del Socorro, de origen templario, ya que en tiempos fue la Casa de Orden del Temple. En los años 60 con la construcción de un parking, la ermita fue destruida. A pies de donde se situaba dicho templo entramos en el Raval Roig, que está considerado como uno de los barrios más antiguos de Alicante y tiene una clara tradición marinera. Este barrio se encuentra situado a pies del Monte Benacantil y al lado de la Playa del Postiguet. Las tradiciones marineras quedan ligadas a las fiestas patronales en honor a la Virgen del Socorro, consideradas las más antiguas de la ciudad. También tiene una relación directa con las populares fiestas de Hogueras, que se celebran del 21 al 24 de junio y están declaradas de Interés Turístico Internacional.

Cruzamos y vemos de frente la Estación de la Marina, edificio de corte modernista del cual partió el primer tren turístico español, el Limón Express, que recorría las poblaciones costeras de la Costa Blanca. Seguimos nuestro camino por el Paseo de Gómiz, donde podemos hacer una pausa para degustar un aperitivo alicantino con la brisa del mar, bajo la imponente mirada del Castillo de Santa Barbara, con su rostro más famoso, la Cara del Moro.

Explanada de España.

Explanada de España. HÉCTOR FUENTES

Finalizamos nuestro recorrido en la Plaza del Mar, a pie del Paseo de la Explanada, otro de los grandes emblemas de la ciudad de Alicante construido sobre el antiguo malecón, y bajo la sombra del Edificio Carbonell, lugar de historias y leyendas, puerta en tiempos de la ciudad de Alicante.