En esta época del año se empiezan a poner a punto los jardines o pequeños huertos para disfrutar de ellos cuando venga el buen tiempo y, con ello, surge el problema de qué hacer con los restos de poda o de limpieza de las zonas verdes.

Estos restos no pueden ser depositados en los contenedores de residuos y, sin embargo, esta es una problemática muy común en las zonas rurales y partidas del municipio de Alicante. Durante el pasado año, el servicio de zonas rurales de UTE Alicante, empresa concesionaria que gestiona la limpieza y la recogida de residuos, retiró cerca de 2.000 toneladas de residuo vegetal procedente de podas de particulares, antes de transformarlas en compost de alta calidad en el Centro de Tratamiento de Residuos (CETRA). La contrata de limpieza y recogida de basura, UTE-Alicante, transforma este rechazo vegetal en compost ecológico.

Un equipo de dos operarios y dos camiones pulpo con 16 y 26 metros cúbicos de capacidad recorre dos veces al mes cada una de las partidas rurales alicantinas. Así, el rechazo vegetal que generan los vecinos de Bacarot, Rebolledo, La Alcoraya, Fontcalent/La Serreta, La Cañada del Fenollar, El Moralet, El Verdegás, Villafranqueza, Portet de la Moleta y Valle del Sol se recoge y compacta in situ para optimizar el traslado al centro de compostaje vegetal del CETRA. Cada mes, las pedanías aportan una media de 158.000 kilos de restos de poda a esta infraestructura.

Además de la recogida en los puntos de vertido, el equipo de partidas realiza labores de saneamiento de maleza en caminos y carreteras, a fin de evitar accidentes de tráfico o incendios por la proximidad del tránsito y la sequedad del entorno. Abril es, junto con agosto, el mes en el que se genera mayor volumen de restos de poda, ya que en estos 30 días se superan los 200.000 kilos de masa vegetal recuperada. Tras el final del verano, estos residuos siguen una línea descendente hasta el comienzo de la primavera, momento en el que vuelven a crecer.

Durante estos últimos dos años de pandemia, el volumen captado en las partidas ha aumentado de forma notoria debido al incremento de población que ha causado el teletrabajo y el traslado a zonas rurales por temor a nuevos confinamientos.

Un equipo de dos operarios y dos camiones pulpo recorre dos veces al mes las partidas rurales. ALEX DOMINGUEZ

Convertir los residuos en recursos es la máxima que impulsa la economía circular y UTE Alicante aplica de forma integral este principio a los restos de poda que recoge en las pedanías de la ciudad.

«No se está realizando de manera correcta el abandono de estos restos de poda y vegetales, supone un trastorno y malestar para los propios vecinos de las zonas donde se acumulan este tipo de residuos. En la mayoría de los casos los encontramos alrededor de los propios contenedores, pero ese no es el lugar donde se deben depositar», explica Francisco Zapata, responsable de Pedanías y Polígonos de la UTE.

El compost ecológico

Pero, hay que tener en cuenta que, gestionados de forma adecuada, los restos de poda sirven para obtener compost, así como para producir biomasa. De este modo, pueden revalorizarse y producir energía. Por eso, es muy importante hacer correctamente la recogida de este tipo de residuos, para garantizar su correcta gestión.

«Los restos deberían llevarse al CETRA directamente, pero muchos particulares e incluso empresas pequeñas privadas suelen depositarlos donde no se debe. Aun así, tenemos un servicio especial para convertir estos restos en recursos y contribuir en impulsar la economía circular», resalta Zapata.

El afino resultante de la trituración de hojas, ramas, frutos y otros productos vegetales de parcelas privadas se destina, junto con el que se obtiene de los residuos generados por el servicio de mantenimiento de parques y jardines, a abonar las zonas verdes de la ciudad. Este sustrato mejora considerablemente las características del suelo y limita la necesidad de usar fertilizantes químicos, pesticidas y abundante agua de riego. La calidad del producto es equiparable a la de los abonos que se utilizan en agricultura ecológica.

Francisco Zapata, responsable servicios de pedanías UTE

Francisco Zapata, responsable servicios de pedanías UTE ALEX DOMINGUEZ

El compostaje es el proceso por el cual múltiples organismos descomponen materia orgánica mediante la trituración, degradación y digestión de las células y las moléculas que la componen. Para realizar el compostaje es indispensable la acción de bacterias y hongos microscópicos, aunque también intervienen en el proceso un gran número de pequeños animales como lombrices, cochinillas e insectos.

El compost, un producto estable y de olor agradable que recuerda al de un bosque húmedo, es un abono perfecto que garantiza a las plantas una reserva de sustancias nutritivas, favorece la absorción y retención de agua, facilita la circulación del aire y limita los cambios bruscos tanto de temperatura como de humedad.

Multas severas

Y, ¿cuál sería la solución? En los puntos de contenedores de las pedanías, UTE Alicante recuerda a los vecinos con adhesivos que la ordenanza de limpieza municipal prevé multas de hasta 780 euros por el depósito descontrolado de estos residuos vegetales, una sanción similar a la que se exponen los constructores que depositan escombro fuera de los vertederos autorizados. Ambos vertidos ilegales perjudican no sólo el entorno y el bolsillo propio y ajeno por las multas y los recursos que se han de derivar para reparar el daño; también suponen una pérdida de materia prima para la industria de la recuperación que hace posible que el desecho se convierta en materia prima. «Quizás la solución sea multar más o simplemente tener una mayor concienciación ciudadana», destaca el responsable del servicio de UTE Alicante.

Los restos de poda que se recogen son tratados en el CETRA para la elaboración de compost. Información

Dos instalaciones para gestionar estos residuos

En el Centro de Tratamiento de Residuos y el Ecoparque se recogen hasta 500 kilos de manera gratuita

Las podas pueden ser muy importantes para mantener bien cuidados los árboles y evitar la rotura de parte de sus ramas, además de para no molestar sobre los vehículos o a los viandantes en algunos casos. Y para gestionar estos residuos de manera correcta existen dos instalaciones a las que los particulares y pequeñas empresas los pueden llevar de manera gratuita: el Centro de Tratamiento de Residuos, situado en la partida de Fontcalent, y el Ecoparque, en la partida de Agua Amarga, donde se recogen hasta 500 kilos de una vez de este material de manera gratuita. Si son mayores cantidades, las empresas de jardinería tienen obligación de gestionar de manera correcta estos residuos. De esta forma, el Ecoparque recoge y selecciona los distintos tipos de residuos especiales. Es un servicio gratuito y sólo se admiten residuos de ciudadanos particulares, por lo que la cantidad de residuos admitida está limitada. Por su parte, la Planta de Tratamiento de Residuos de Alicante (CETRA) recibe la basura recogida por los camiones en los contenedores de resto (Grises), tiene como función realizar la separación de los residuos para su correcto aprovechamiento como materiales para realizar nuevos productos, como el compost. En este sentido, ambas instalaciones son imprescindibles para la ciudad de Alicante y contribuyen a la economía circular y al cuidado del medio ambiente. La gestión integral de los residuos de UTE Alicante sigue los principios del desarrollo sostenible: minimización, reciclaje y correcta eliminación de los residuos para evitar cualquier impacto sobre el entorno.