Sólo 5 de los 33 médicos que ejercen como pediatras en los centros de salud de la Marina Baixa poseen la especialidad de Pediatría, según informó el jefe del servicio en el departamento de salud comarcal, Juan Pérez, o lo que es lo mismo, el 85 por ciento de las plazas de Pediatría no están ocupadas por pediatras. La cifra es preocupante, pero lo es aún más si la comparamos con otras zonas de la geografía nacional. Según un estudio publicado el pasado año por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, mientras algunas comunidades autónomas tienen todas las plazas cubiertas por pediatras, hay otras, como la Comunidad Valenciana, en las que entre el 30 y 50% de estas plazas están siendo atendidas por médicos de familia. En el caso de la comarca, la cifra se dispara todavía más, 45 puntos por encima de esta media.

"Cada vez hay más plazas de Pediatría y cada vez menos pediatras", indicó Pérez, así que las plazas que hay "las están asumiendo médicos de familia", constató.

La falta de titulados en la especialidad obliga a ocupar los puestos para la atención sanitaria infantil con médicos de familia o generalistas, y obliga también a los responsables del servicio de Pediatría del Hospital Marina Baixa a hacer frente al déficit de especialistas con más cursos de formación continua, reuniones periódicas de personal y una actualización constante de los protocolos de actuación, así como a estar en contacto directo y diario con los facultativos de Atención Primaria, según explicó el responsable.

El problema de esta escasez de titulados no es exclusivo de la Marina Baixa y la solución, por lo tanto, trasciende hasta el ámbito estatal. En los últimos años, según informaron desde la Asociación Española de Pediatría (AEP), "existe un déficit claro de especialistas" en este campo. "No hay pediatras ahora mismo" y "las propuestas políticas no se corresponden con las necesidades de ahora y del futuro", como reza la última campaña de concienciación impulsada por la entidad en las redes sociales "¡Salvemos la pediatría!".

Las plazas MIR (Médicos Interinos Residentes) de esta especialidad no han ido en consonancia con el crecimiento demográfico. "En la actualidad, no hay ningún pediatra en paro y, sin embargo, sólo se ha aumentado en un 1% el número de plazas de formación", destacan desde la AEP.

No obstante, desde la unidad de Pediatría del Hospital de La Vila han establecido sus propias medidas para suplir el déficit de especialistas en la profesión. La unidad fija cada año un calendario de "reuniones de formación con los pediatras de Atención Primaria, que es la zona más desierta de pediatras", explicó el jefe del servicio, ya que "los pocos que hay los están captando los hospitales", destacó Pérez.

Los responsables del servicio mantienen además una "interacción y formación" constantes con los facultativos de los centros de salud. "Hacemos 4 ó 5 reuniones al año, pero tenemos también una dirección de correo para consultar casos clínicos y comentarlos y por teléfono también estamos en contacto para resolver dudas, realizamos una labor muy cercana con los médicos de Atención Primaria", precisamente, "porque la mayoría no son pediatras", indicó Pérez. En concreto, la Marina Baixa cuenta con tres especialistas en La Vila, uno en Altea y otro en El Albir, en l'Alfàs del Pi.

Desde la AEP, sin embargo, indican que "se están promoviendo iniciativas que van en contra de la pediatría como la organización de cursos en pediatría de varios meses de duración dirigido a médicos generalistas para que puedan ejercer como pediatras". En el caso de la Marina Baixa, no queda otra alternativa a la espera de que se aporte una solución que vaya a la raíz del problema.

Atraer pediatras del extranjero

Esa solución, según la AEP, pasa por ampliar el número de plazas MIR de pediatría, (el pasado año se convocaron 419, tan sólo una más que en 2010 y apenas 9 más que en 2009), así como por retrasar la edad de jubilación, facilitar la homologación de títulos de especialistas foráneos y atraer a los pediatras españoles que se han ido al extranjero, donde se ofrecen mejores condiciones laborales. En este último aspecto, la proporción de especialistas emigrantes es también preocupante pues si hay unos 9.500 pediatras trabajando en España, se calcula que otros 8.500 han salido a trabajar fuera del país.

Los expertos hacen hincapié en que "un niño no es un adulto en miniatura, sino que tiene unas características y reacciones muy diferentes al mayor y el pediatra es el especialista que se ha preparado para tratarle con una visión integral, por lo que la población infantil debe ser tratada en todos los centros por el pediatra", en palabras del presidente de la AEP, Serafín Málaga.

El jefe del servicio de la Marina Baixa calificó de "pediatría de batalla", la que se ejerce en hospitales comarcales como el de La Vila. "Hacemos un trabajo de consultas externas muy importante" y "servimos de primer filtro de los pacientes que se derivan de Atención Primaria". En este sentido, Juan Pérez destacó que sólo el pasado año se realizaron más de 1.600 primeras consultas en el servicio hospitalario.