Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Altea estudia crear una playa para perros en una zona de la Olla

La propuesta parte de una vecina, que ha llevado al Ayuntamiento 150 firmas de apoyo

Altea estudia crear una playa para perros en una zona de la Olla

Perros jugando en la arena y disfrutando de las aguas mediterráneas. Una imagen poco común pero que el Ayuntamiento de Altea está estudiando para que se haga realidad en la playa de la Olla. Se trata de una iniciativa que lleva persiguiendo desde septiembre una vecina de la localidad, Mónika Klostermann, que aportó al Consistorio 150 firmas, y que ha reunido 161 más en la mayor plataforma de peticiones del mundo online: www.change.org. Una solicitud que todavía está abierta en la web.

En concreto, la zona que han propuesto para el disfrute de los perros es la parte que sigue al chiringuito Arrecife de la playa de la Olla. Mónika defiende que es una zona de cantos rodados y se llena de algas tras las mareas y añade que se trata de una parte de la playa a la que acuden pocos bañistas incluso en verano. «Todos los días somos muchos los vecinos que paseamos por aquí a nuestros perros, y ellos también tienen derecho a disfrutar de la naturaleza», explica Mónika, quien apunta que incluso una amiga suya de l'Albir va hasta allí con su mascota, a riesgo de que les caiga una multa. Precisamente ésta es una de las razones que le ha llevado a Mónika a poner en marcha esta iniciativa.

Tanto es así, que el lunes de la semana pasada dio uno de los pasos más importantes: mantuvo una reunión con el concejal de Limpieza y Playas, Jaime Sellés. El edil ve con buenos ojos esta propuesta, que calificó de «coherente y viable» y aseguró que la van a «estudiar con cariño». Sellés explica que a partir de ahora valorarán la solicitud y sus posibilidades y así consensuarlo con el entorno para ver si todos los vecinos están de acuerdo y dan luz verde al proyecto, cuyo paso final sería, en el caso de que todo fuera correcto, su propuesta en pleno.

En cuanto a uno de los aspectos más controvertidos, la recogida de excrementos, Mónika es tajante: «Muchos días hay dos policías en la zona. Que sean ellos los que vigilen en un futuro que los dueños de las mascotas recogen los excrementos. Si hay que multarles, se les multa.

Estaría bien que los primeros días hicieran un mayor seguimiento para que así se conciencie a los dueños de los animales». «Sé que no es fácil», explica Mónika. Pero ella ha pensado en todo. Sabe que es una población donde el turismo es importante, y por ello apuesta por que en verano, si es necesario, se limite el horario para que los perros puedan usar la playa: por la mañana hasta las 10 horas y por la noche a partir de las 20 horas. Una posibilidad que también contempla el edil.

Esta propuesta se suma a otras llevadas a cabo en el último año como son las ciudades de La Vila, Benidorm, El Campello y Gandía. Éstas dos últimas las pusieron en marcha el verano pasado. La Vila ha conseguido más de 500 firmas en la web antes mencionada y Benidorm supera las 1.400.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats