Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benidorm

Dos testigos del juicio en el que se dictó el cierre del Tiki Beach, acusados de falso testimonio

Juzgan a ambos vecinos por mentir en sus manifestaciones tras la denuncia del gerente del pub

Imagen en la que sale el Tiki Beach y el edificio en el que viven los vecinos.

Imagen en la que sale el Tiki Beach y el edificio en el que viven los vecinos. David Revenga

Dos de los vecinos que declararon en el juicio en el que se dictó el cierre del Tiki Beach, un pub de clientela mayoritariamente inglesa ubicado en el Rincón de Loix de Benidorm, se sientan en el banquillo acusados de falso testimonio. El Juzgado de Instrucción Número 4 de Benidorm admitió a trámite la denuncia del gerente del local y su letrado contra los dos testigos, en la que afirman que las declaraciones de ambos incurren en mentiras y exageraciones. El Tiki Beach está envuelto desde hace años en un contencioso por exceso de ruido, lo que ha propiciado un cruce de denuncias entre este local y la comunidad de vecinos donde está emplazado. El local es uno de los más populares entre los turistas británicos que viajan a Benidorm.

En su día, el juicio en el que los dos testigos prestaron declaración terminó con una sentencia, recurrida por los responsables del pub, que condenaba al Tiki Beach al cese de la actividad y la resolución del contrato de arrendamiento del negocio. Ahora, esta misma semana, uno de los acusados de falso testimonio ha prestado declaración ante el juez en Benidorm, el otro está pendiente de comparecer en Madrid, donde reside en la actualidad.

El primero se reafirmó en la exposición de los hechos y se negó a contestar a las preguntas del letrado de la parte denunciante. En su declaración, mantiene que existen los problemas de ruido que según él ocasiona el Tiki Beach. Y volvió a reafirmar que el local está abierto hasta las 3.30 horas de la madrugada en verano. Este punto lo rebaten los ahora denunciantes afirmando que se trata de un negocio de día, que en época estival cierra alrededor de las doce de la noche. «Es un hecho falso que hasta sus propios amigos de la urbanización no han mantenido, lo consideramos una mera exageración», indican en el escrito de la denuncia. Además, admitió que «no sabía ni tenía constancia» de que hubiera denuncias ni quejas por el anterior negocio que hubo hasta que se abrió el Tiki Beach. Esto, en opinión de los denunciantes, es una forma de ocultar que la problemática existía antes. Se basan en que tienen en su poder «decenas de incidencias relativas al local que hasta el año 2009 ocupaba el lugar del Tiki Beach».

El otro testigo y ahora acusado, aún sin declarar, implicaba en su declaración a una juez de Benidorm, y pareja del empresario del pub, en un incidente ocurrido el 19 de mayo de 2014. Hecho que niegan los denunciantes y que tendrá que aclarar en los próximos días el vecino en cuestión. Aunque en el juicio declararon cuatro residentes del edificio próximo al pub, sólo han acusado a dos porque las manifestaciones de ambos fueron tomadas en cuenta para dictar sentencia, según indican en el escrito los denunciantes. Ésta podría ser anulada en caso de que condenaran a los dos vecinos.

Los problemas entre ambas partes vienen desde hace años. De hecho, los vecinos han llegado a colocar pancartas en contra del ruido en sus balcones. Aunque, cabe destacar que en el juicio también se le tomó declaración a dos policías encargados de medir los decibelios del local, confirmando que no había problemas de ruido.

El gerente del pub tiene un contrato de alquiler con el propietario del mismo por 15 años desde el pasado 2009.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats