Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Junto a Terra Mítica

Benidorm plantea quedarse con la desaladora abandonada por el Consell

El Ayuntamiento negocia con la Sociedad Proyectos Temáticos la cesión de todas las infraestructuras para evitar su desmantelamiento y garantizarse el agua de cara al futuro

Benidorm plantea quedarse con la desaladora abandonada por el Consell

Benidorm plantea quedarse con la desaladora abandonada por el Consell

El Ayuntamiento de Benidorm ha iniciado los trámites para solicitar a la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV) la cesión de las infraestructuras hídricas y la planta desaladora que inició en el año 2000 y que desde hace alrededor de una década se encuentran sin terminar y totalmente abandonadas. Aunque el Consistorio es consciente de que poner al día esta instalación requeriría de un importante desembolso económico, fuentes municipales señalaron que tanto el gobierno local como los propios técnicos municipales consideran que se trata de una infraestructura de «enorme valor estratégico» para garantizar el suministro de agua en la ciudad de cara al futuro. Y, sobre todo, para evitar que acabe desmantelada en paralelo al proceso de disolución en el que se encuentra ahora la SPTCV.

El proyecto, promovido por la empresa pública dependiente de la Generalitat, se planteó inicialmente para dar servicio a los parques temáticos, hoteles y campos de golf planeados en el Plan Especial de Usos e Infraestructuras (Pedui) del entorno de Terra Mítica, aunque en mitad del proceso de construcción la SPTCV dejó a medias las obras, pese a lo avanzado de las mismas.

Dentro de las instalaciones que sí se llegaron a ejecutar se incluye la construcción de un emisario submarino y una estación de bombeo en la zona de La Cala, junto al Parque de Tamarindos, y de un rosario de canalizaciones para impulsar agua del mar a más de 130 metros de la línea de costa, conducirla hasta el entorno de Terra Mítica, tratarla y expulsar de nuevo al mar la salmuera resultante a 650 metros de longitud.

Inicialmente, la entonces sociedad pública Parque Temático de Alicante SA, cuya directora general era la actual edil liberal y primera teniente alcalde, Gema Amor, destinó para la construcción de esta desalinizadora alrededor de 1.200 millones de las antiguas pesetas -unos 7,2 millones de euros-. De ellos, según un informe elaborado ahora por los técnicos municipales, acabó invirtiendo en el año 2001 más de 2 millones sólo en la estación de bombeo y las conducciones submarinas, sin incluir el coste de las conducciones de impulsión y retorno ni de las obras ejecutadas correspondientes a la planta desaladora, por lo que la inversión real podría ser muy superior a los 3 millones.

Posibles usos

La propuesta, elevada por el concejal del Ciclo del Agua, José Marcet, y que ayer obtuvo el voto favorable de PSOE y CDL en comisiones informativas, propone iniciar los trámites para solicitar a la Sociedad Proyectos Temáticos la cesión al Ayuntamiento de todas las infraestructuras hídricas y, con ellas, de las numerosas autorizaciones y concesiones que el Consell obtuvo en su día para ponerlas en marcha. El edil Marcet señaló que, aunque hasta la fecha la SPTCV ha tenido que hacer frente a un importante desembolso por el canon de la concesión realizada por Costas, cercano a unos 300.000 euros anuales, en el caso de que la instalación pasar a propiedad municipal, el Ayuntamiento quedaría exento de dicho canon.

La planta desaladora estaba dimensionada en una primera fase para proporcionar 5.000 metros cúbicos de agua al día, lo que equivaldría a captar diariamente del mar unos 12.500 m3 brutos para su tratamiento. Esta capacidad, según los técnicos municipales, permitiría abarcar el 30% del suministro necesario para abastecer al municipio, en el caso de que el Ayuntamiento finalizara la construcción de la planta y hubiera necesidad ante un episodio de grave sequía. Ahora bien, los técnicos también indican que, entre los posibles usos que se podrían desarrollar en un plazo más breve figuraría el suministro de agua salada a los lavapiés de Poniente -muchos de los cuales ahora se abastecen con agua potable-.

Alerta por sequía

Cabe recordar que el Consorcio de Aguas de la Marina Baixa decretó el pasado 28 de noviembre la alerta por sequía, dado que el agua embalsada está por debajo de los 5,88 hectómetros cúbicos, sumando el volumen de los dos pantanos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats