Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alquiler turístico en Benidorm se revuelve contra el Consell al considerar que la nueva legislación pone en riesgo al sector

La patronal dice que la medida complicará la actividad al tener que contar con licencia de apertura por piso. La Generalitat asegura que la interpretación es errónea

El alquiler turístico en Benidorm se revuelve contra el Consell al considerar que la nueva legislación pone en riesgo al sector

El alquiler turístico en Benidorm se revuelve contra el Consell al considerar que la nueva legislación pone en riesgo al sector

El conflicto está servido. La nueva Ley de Turismo, en la que lleva meses trabajando el Consell y que ya está en pleno trámite parlamentario, ha levantado ampollas entre los empresarios del alquiler turístico de la provincia de Alicante. Así lo ha denunciado en reiteradas ocasiones el presidente de la patronal Aptur, Miguel Ángel Sotillo, quien anoche durante la gala para celebrar el XV aniversario de la asociación volvió a poner de manifiesto el rechazo de su sector a la nueva normativa impulsada desde la Agencia Valenciana de Turismo (AVT), que lidera el socialista Francesc Colomer.

El cambio introducido en el texto para incluir una nueva modalidad de alojamiento, las viviendas de uso turístico, es el origen de la polémica. Así, mientras desde el Consell defienden que con esta modificación se busca dar una mayor cobertura legal a los apartamentos vacacionales dados de alta en el registro oficial, los responsables de estos negocios consideran que la medida pone en riesgo al sector al equiparar una vivienda con un hotel o un local comercial.

«Si se nos considera establecimientos turístico tendremos que contar con una licencia de apertura previa por cada piso que alquilemos», aclara Sotillos, quien insiste en que este trámite es totalmente «inviable», ya que las casas cuentan con cédulas de habitabilidad al estar en suelo residencial. La patronal del alquiler turístico de la provincia no está sola. Fevitur, su homóloga a nivel nacional, presentó alegaciones al anteproyecto de ley promovido por Colomer donde se explicaba su rechazo a la nueva normativa que fueron rechazadas.

Objeto de la discordia

Toda la polémica saltó a raíz de incluir los pisos de alquiler vacacional como una modalidad más de alojamiento. «El concepto establecimientos turísticos no se deben englobar a las viviendas turísticas o de uso turístico», expusieron en sus alegaciones, esgrimiendo que estas viviendas «se encuentran concebidas para su uso residencial» por lo que, las mismas, puedan disponer de licencia de primera ocupación.

Así, concluyeron que «dado que las viviendas turísticas son viviendas que deben radicar en suelo destinado a uso residencial y contar únicamente con licencia de primera ocupación, no pueden equipararse a un "establecimiento turístico" que requiere una "licencia de actividad" que no se puede obtener en suelo residencial». En base a este fundamento desde la patronal Aptur mantiene su firme rechazo a la nueva legislación y sostienen, además, que cuando se entre en vigor «complicará» la actividad para los cerca de 35.000 pisos registrados en la provincia.

Equivocación

Desde el Consell, en cambio, aseguran que la interpretación realizada por Aptur y Fevitur es «errónea». «Dentro de las modalidades de alojamiento, el proyecto recoge las viviendas de uso turístico, supeditando la inclusión del alojamiento en esta modalidad al cumplimiento del régimen administrativo y requisitos que reglamentariamente se determinen» matizaron fuentes autorizadas de la AVT a la vez que descartaron que cada piso turístico vaya a verse obligado a contar con una licencia de apertura para poder recibir visitantes. «Están equivocados. Eso último no es cierto», zanjaron.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats