Sábado noche. Manolo García da uno de sus conciertos en Murcia. En medio de la actuación, con el micro en mano, arranca su discurso pero esta vez no dedicado a la música o a la ciudad donde está cantando, como hacen muchos artistas. Sus palabras iban dirigidas a los pensionistas y, sobre todo, a las "Kellys", el colectivo de camareras de pisos de hoteles.

A los primeros les dirigió una frase clara: "toda una vida trabajando, 40 o 50 años para que ahora digan que no hay pasta". Y añadió, "como no estoy de acuerdo lo digo".

Acto seguido, cogió la camiseta de color verde, ya característica de las camareras de piso y sus reivindicaciones, y la levantó para dedicarles unas palabras: "empiezan con sueldos miserables, abuso laboral absoluto, reivindicando justicia social. Me han pedido que lo diga" y "tienen toda la razón.

El vídeo y las fotografías las compartieron sólo unas horas después el grupo de Las "Kellys" Benidorm-Marina Baixa en su perfil de Facebook y ha corrido coomo la pólvora. De hecho, una de las componentes de este colectivo en la capital turística fue quien, según la entidad, le dio la camiseta a Manolo García. Así recogen en su perfil: "muy grande Manolo García, grande su compromiso con las personas y las luchas sociales, por la justicia y la dignidad" y añaden que "no dudó en darnos su apoyo en su concierto en Murcia" donde dijo "los trabajadores son quien levantan este país".