Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tras una queja por exceso de ruido

Cuatro policías denuncian que han recibido una paliza tras una queja por exceso de ruido

La escasez de agentes municipales en la ciudad provoca, según el sindicato de Policía, que los refuerzos pedidos por los agredidos llegaran con retraso - Los agresores han sido detenidos

Edificios de la calle Callosa d'en Sarrià, en una de cuyas viviendas tuvieron lugar los hechos.

Edificios de la calle Callosa d'en Sarrià, en una de cuyas viviendas tuvieron lugar los hechos. DAVID REVENGA

Una batalla campal, más parecida a un combate de lucha libre que a una intervención policial al uso. Cuatro agentes de la Policía Local de Benidorm han denunciado que resultaron heridos de diversa consideración tras sufrir una paliza por parte de otros cuatro ciudadanos cuando acudieron a un piso a atender una queja por exceso de ruido. Los agentes, que tuvieron que acabar utilizando un espray de defensa para zafarse de sus agresores, cuentan con partes de lesiones realizados en el Hospital que atestiguan, entre otras cosas, hematomas en distintas partes del cuerpo, pérdida de un diente de uno de ellos, pérdida de cuero cabelludo o posible fractura de un hueso de una mano, entre otras. Los cuatro autores de los golpes, tres hombres y una mujer, acabaron siendo detenidos y también fueron trasladados al centro de salud del Rincón de Loix, donde presentaban los ojos rojos, con toda probabilidad por el uso del espray de defensa por parte de los agentes, así como una herida superficial en el labio de uno de ellos. Según fuentes relacionadas con los hechos, están acusados de supuestos delitos de lesiones y atentado contra agentes de la autoridad.

Los agentes agredidos pidieron refuerzos en dos ocasiones a sus compañeros que finalmente se personaron en el piso y colaboraron en el arresto de los agresores. Con todo, desde el Sindicato de Policía se considera que la falta de efectivos que sufre Benidorm por las jubilaciones y la paralización de las oposiciones por supuestas filtraciones, retrasó la llegada de los refuerzos.

Los hechos ocurrieron a las 0.30 horas de la madrugada del viernes al sábado. La Policía Local recibe una llamada de un ciudadano quejándose de que sus vecinos del piso de abajo tienen montada una fiesta y están haciendo demasiado ruido. Tres agentes acuden hasta un edificio en la calle Callosa d'en Sarrià. Una vez allí, los agentes confirman que se está produciendo mucho ruido y llaman al timbre, abriendo la puerta un hombre que dice ser el responsable de la vivienda. Aquí empieza todo.

El detonante

Los agentes cuentan al hombre, identificado con las iniciales M.E.G.O. y de 29 años de edad, que han sido requeridos por un vecino porque están armando mucho ruido y que deben cesar en su actitud, solicitando al responsable de la vivienda que se identifique, a lo que éste se niega, según relatan los agentes en las diligencias practicadas. Tras solicitar en repetidas ocasiones que se identifique para poder informar sobre lo sucedido, le alertan de que puede incurrir en un delito de desobediencia grave por su negativa a identificarse, haciendo caso omiso a esta advertencia. A continuación, según el mismo documento, los agentes proceden a su detención por desobediencia grave.

En ese momento, los policías locales ya hacen constar que han solicitado apoyo al resto de compañeros que esa noche están en el turno «de manera preventiva por si se pudiera complicar la intervención».

Los golpes

Cuando dos de los tres agentes proceden a poner los grilletes a este hombre, comienzan los golpes. Según relatan en el parte presentado ante la Policía Nacional para hacerle entrega de los arrestados, otro de los detenidos, identificado como Duvan M.S.R. y de 18 años de edad, «salta hasta donde éstos se encontraban lanzando por la espalda un puñetazo a un agente en la frente y nariz de la parte derecha de la cara, perdiendo el equilibrio, sujetando otro agente a Duvan por la espalda, cayendo ambos al suelo».

Al ver que la intervención se complica, uno de los tres policías pide por segunda vez «apoyo de manera urgente al resto de indicativos que se encontraban de servicio». Mientras tanto, el que se hace pasar por responsable de la vivienda «se revuelve pegando manotazos, golpeando a uno de los agentes, el cual se encontraba en un escalón inferior, perdiendo el equilibrio y cayendo de espaldas hacia las escaleras».

Y es cuando hacen acto de presencia los otros dos arrestados. Jeniffer N.R.L., que esa misma noche había cumplido 35 años, y Jorge F.C.G., de 21, aprovechan que uno de los agentes se encuentra en el suelo para pegarle «patadas», a la vez que otro de sus compañeros le da puñetazos. En ese momento, es cuando uno de los efectivos policiales decide utilizar el espray de defensa, «cesando en su actitud los detenidos», que huyen «a la carrera escaleras abajo», y se topan con los otros cuatro policías del turno que han acudido al auxilio de sus compañeros.

En el momento de su identificación los policías descubrieron que la mujer arrestada, que al igual que sus amigos es de nacionalidad colombiana, tiene en vigor una prohibición de entrada al espacio Schengen por inmigración ilegal.

Comisión

Fuentes policiales indicaron ayer que los agentes agredidos no se encuentran en este momento en servicio. Asimismo, el sindicato profesional SPPLB ha pedido convocar la comisión de seguimiento del plus de garantía de la Policía Local para estudiar su caso.

Carencias: Uno de los municipios con más déficit en la plantilla

La Policía Local de Benidorm es una de los cuerpos locales de seguridad que más déficit arrastra en su plantilla. A las vacantes históricas por falta de reposición de plazas desde hace más de una década, se une ahora otra problemática: la aprobación del decreto que permite la jubilación anticipada a los 59 años, lo que restará otros 39 policías a lo largo de este 2019 y deja la plantilla 47 vacantes en sólo dos años. Mientras, el Consistorio tiene aprobada desde 2015 la creación de 20 plazas de policía, de las que sólo ha cubierto 5. El resto de la oposición está paralizada tras una denuncia por supuestas filtraciones en un examen, que sigue sin resolverse. El SPPLB exige la convocatoria de nuevos procesos selectivos de forma urgente.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats