Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las «Kellys» denuncian que las mutuas siguen sin reconocer sus enfermedades

Trabajo determinó hace meses que el síndrome del túnel carpiano, la bursitis y la epicondilitis son patologías laborales propias de las limpiadoras de hotel

Imagen de archivo de una camarera de piso trabajando en un hotel en la comarca de la Marina Baixa.

Imagen de archivo de una camarera de piso trabajando en un hotel en la comarca de la Marina Baixa. david revenga

Conquista a medias para las limpiadoras de hotel. Las conocidas como «Kellys» denunciaron que las mutuas siguen sin reconocer como laborales las patologías derivadas de su empleo y que, de hecho, ya fueron reconocidas como tal por la Mesa del Empleo de Calidad en la Hostelería el pasado verano. En cambio, a efectos prácticos, todo sigue igual, según explicó la portavoz del colectivo en Benidorm y la Marina Baixa, Yolanda García, tras la asamblea celebrada esta semana donde las integrantes de esta asociación decidieron convocar una protesta a lo largo de este mes frente a alguna de las compañías médicas con el fin de dar visibilidad a esta nueva problemática.

Cabe recordar que fue el pasado mes de agosto cuando la Mesa del Empleo de Calidad en la Hostelería derivada del Ministerio de Trabajo aprobó el reconocimiento como enfermedades profesionales de las camareras de piso aquellas «relacionadas con determinados movimientos repetitivos en brazos y manos propios de su trabajo». Así, el síndrome del túnel carpiano, la bursitis y la epicondilitis, o también conocido como «codo del tenista», pasaban a ser patologías incluidas como propias en el colectivo de las camareras de hotel. El problema es que, una vez conseguido este reconocimiento, las mutuas siguen sin aplicarlo.

Mecanismo alternativo

«Tenemos ya varios casos de mutuas que insisten en que hay varios factores para determinar si estas enfermedades son laborales», aseguró Yolanda García. Sin embargo, Trabajo ya las ha catalogo como tales.

De ahí que las afectadas se vean obligadas a acudir a la Seguridad Social con sus correspondientes partes médicos para solicitar la «determinación de contingencias profesionales». Una vez concluido recibido ese certificado es cuando la limpiadora de hotel de baja puede conseguir que la mutua cubra de forma íntegra su tratamiento, según expuso García.

Pero ahí no queda la cosa. El problema va a más ya que, en algunos casos, si el contrato laboral se extingue durante el periodo de la baja, la afectada en cuestión se ve obligada a agotar su paro para cubrir el tratamiento al no estar dentro del grado de enfermedad laboral. Una situación que la portavoz de las Kellys clamó ayer por revertir. «Es muy injusto que después de conseguir este avance no se vea reflejado en los problemas diarios», lamentó, avisando también de la protesta que ya están planeando.

No hay que olvidar que se habla de enfermedades laborales cuando un determinado número de profesionales del mismo sector padece los mismos síntomas. Hasta ahora las camareras de piso de los hoteles no tenían un listado propio, sino que estaban incluidas dentro del colectivo de la limpieza. Cabe destacar que fue hace cerca de tres años cuando el colectivo de camareras de hotel salieron a la calle por primera vez para protestar por sus condiciones laborales y conseguir mejoras. No fue hasta agosto del pasado cuando, al fin, pudieron celebrar su primera gran conquista. Trabajo reconoció algunas de las dolencias que sufren buena parte de las camareras de piso como enfermedades profesionales propias. Una reivindicación histórica que de momento no se ha cumplido del todo, según las denuncias realizadas por el colectivo.

Benidorm visionará el documental sobre las camareras de piso

«Hotel Explotación: Las Kellys», es el nombre del documental que ha realizado Georgina Cisquella para poner de manifiesto la problemática de las camareras de piso y como, hace cerca de tres años, salieron por primera vez a las calles para pelear por sus derechos. Un documental que será visionado también en Benidorm después de que ya haya sido exhibido en grandes ciudades como Madrid o Barcelona con idéntica problemática en el sector. a. s. s.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats