30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benidorm cierra al acceso de camiones parte de Tomás Ortuño, que pasa a ser solo peatonal

La medida comprende el tramo desde la calle Mercado hasta Boca del Calvari, una de las zonas más concurridas, donde unos bolardos impedirán el paso de cualquier vehículo - El Ayuntamiento repone el pavimento deteriorado por el tránsito

Trabajos que se están realizando en el entorno de Boca del Calvari para colocar los bolardos y arreglar las baldosas.

Trabajos que se están realizando en el entorno de Boca del Calvari para colocar los bolardos y arreglar las baldosas. david revenga

Un tramo totalmente peatonal y restringido al paso de camiones o furgonetas. Benidorm ha decidido que la parte baja de Tomás Ortuño sea solo para los vecinos y visitantes y acabar con el tránsito de camiones o furgonetas de reparto que todos los días usaban esta zona para acortar el camino hacia otras calles del centro. Así, y aunque solo transitaban los vehículos de trabajo, ya que estaba prohibido el tráfico a los coches en general, el Ayuntamiento ha decidido prohibir el paso a cualquier vehículo y dejar el tramo entre la calle Mercado y Boca del Calvari solo para peatones.

La medida llega, además de por seguridad, para proteger esta calle, una de las más céntricas y por donde más personas circulan al día de todo Benidorm. De hecho, la esquina donde se ubica el Museo Boca del Calvari es una de las más transitadas de la ciudad e, incluso, de cualquier capital turística. Pero además, la intención es proteger el pavimento del daño y deterioro que provoca la circulación de estos vehículos.

La Concejalía de Movilidad y Espacio Público ha decidido cerrar el paso a estos vehículos que normalmente circulaban por este tramo, donde se ubica una de las entradas del Mercado Municipal así como varios establecimientos y locales de restauración, Así, aprovechaban este trozo de la calle Tomás Ortuño para acceder a la parte alta de la misma y otras zonas del centro urbano.

Tránsito de carga y descarga

El concejal de Movilidad y Espacio Público, José Ramón González de Zárate, explicó que esta zona registraba un importante tránsito de «camiones de carga y descarga en horario de mañana», y también de vehículos de «limpieza y recogida de residuos por la noche». Unos vehículos que, a partir de ahora, tendrán que dar un rodeo desde el Paseo de la Carretera hasta la calle Mercado para poder acceder a otras zonas de la ciudad debido a este «bloqueo» al paso de la intersección de Boca del Calvari.

El Ayuntamiento ha colocado varios bolardos que bloquearán el acceso de vehículos y permitirán el paso a los viandantes. Pero además, se están realizando tareas para cambiar todas las baldosas dañadas de esta zona peatonal que se han deteriorado con el paso de estos vehículos más grandes. Una medida además que, a largo plazo, según el edil, evitará «reclamaciones patrimoniales al Ayuntamiento por caídas» debido al estado en el que quedaba el suelo tras el paso de los vehículos.

Además se pretende lograr una zona «más en la ciudad totalmente peatonal al 100% entre el Paseo de la Carretera y Tomás Ortuño» lo que facilitará que «la gente se sienta cómoda caminando y disfrutando de nuestra ciudad».

Todo el centro restringido

El tramo de la parte baja de Tomás Ortuño quedará ahora completamente vacío de vehículos. Sin embargo, el centro urbano donde se ubican la mayor parte de calles peatonales cuenta desde hace años con restricciones horarias en cuanto al acceso de vehículos, sobre todo para la carga y descarga, pero también para aquellos que no residen en estas calles.

Así, existen varios accesos controlados por medio de bolardos y cámaras que impiden el paso y que cuentan con un horario para aquellos que deben entrar para realizar tareas de reparto. En concreto, por calles como el Paseo de la Carretera o Tomás Ortuño la franja horaria para acceder es de 7.00 a 10.30 horas, sea o no la hora de apertura de los establecimientos. Todo para que a partir de esa hora, los negocios puedan colocar sus terrazas y los vecinos y visitantes puedan circular por sus calles más céntricas sin sortear vehículos de reparto o camiones de hasta 3.500 kilos y las calles del centro sean prácticamente peatonales el resto del día.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats