Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 10-N irrumpe de lleno en las Fiestas Patronales de Benidorm y l'Alfàs del Pi

Los municipios se reunirán con la subdelegación del Gobierno para saber si la convocatoria afectará a los principales actos y cómo organizar la seguridad

La procesión en honor a la patrona de Benidorm que se celebra cada domingo de fiestas. david revenga

Domingo, 10 de noviembre. Benidorm y l'Alfàs del Pi estarán inmersos en sus días grandes. En el primer caso, celebrando las Fiestas Mayores Patronales en Honor a la Virgen del Sufragio; en el segundo caso, con el último día de las Fiestas Patronales del Jubileo y del Santísimo Cristo del Buen Acierto. Sin embargo, la convocatoria de elecciones nacionales amenaza con alterar el día en las dos localidades de la Marina Baixa que tendrán que plantear cómo enfrentarse a una jornada importante y maratoniana.

El 10-N está ya marcado en rojo en el calendario político. Tras el fracaso en los intentos de una investidura tras las elecciones del pasado mes de abril, ese domingo los ciudadanos tendrán que volver a las urnas para votar a los partidos nacionales que formarán el Congreso y Senado. Pero en Benidorm o l'Alfàs, los pensamientos de ciudadanos y ayuntamientos estarán inmersos en que todos los actos programados de fiestas salgan según lo previsto después de un año de trabajo de organización. Así que con la convocatoria de elecciones sobre la mesa, ahora el siguiente paso es saber qué actos de los que marca el programa se podrán mantener o cuáles no. Y ahí tiene la palabra la subdelegación del Gobierno. Así, tanto el concejal de Fiestas de Benidorm, Jesús Carrobles, y el portavoz del gobierno de l'Alfàs del Pi, Toni Such, explicaron a este diario que «pediremos una reunión» con este órgano para saber si la convocatoria de elecciones afectará al programa de Fiestas y trastocará los planes de festeros.

En Benidorm, el domingo 10 de noviembre se celebra el día de la patrona, la Virgen del Sufragio. Entre los actos religiosos de ese día esta la misa o la procesión además de una mascletà, el pasacalles o las tradicionales «copletes» a lo que siguen conciertos. «Esperaremos a ver qué nos dicen», indicó el edil del área quien apuntó que se podría plantear cambiar algún acto de hora como la Procesión para celebrarla cuando ya cierren los colegios.

En el caso de los días grandes alfasinos, el 10 de noviembre siempre es el día del santo y está prevista también una misa, una mascletà y la procesión; además del cierre de las fiestas con el gran castillo de fuegos artificiales. «Es el último día de fiestas y el día del santo; es muy difícil cambiar nada o retrasarlo», apuntó Such.

Entre las incógnitas que se plantean está cómo van a afrontar esa jornada en materia de seguridad. Y es que unos comicios como estos suponen un despliegue en el que, al menos, se dispone un Policía Local por colegio electoral. A ello se suma que también hay que contar los efectivos para los actos importantes de fiestas como las procesiones o las mascletàs, lo que hará necesario contar con más agentes en las calles.

«El principal problema al que nos podemos enfrentar es al de falta de efectivos para la seguridad de ambas cosas», indicó Carrobles. En el mismo sentido, el concejal alfasino apuntó que «si en cada colegio tenemos un agente todo el día supone dos turnos o incluso tres» a lo que se suma la necesidad de agentes para los actos. «De normal ya se piden refuerzos a la subdelegación, así que esta vez será más necesario», añadió.

¿Festeros en mesas electorales?

Más allá de la organización de los actos y si el programa de fiestas se puede ver alterado, la convocatoria de elecciones el 10-N en plenas fiestas patronales de Benidorm y l'Alfàs supondrá que algunos festeros tengan que cambiar sus planes. Sobre todo aquellos a los que convoquen para formar las mesas donde se votará durante todo el día. Y en este saco están prácticamente todos los vecinos de ambas localidades.

En el caso de Benidorm, podría darse que los presidentes de las dos entidades más importantes, la Comissió de Festes Majors Patronal y l'Associació de Penyes, Roberto Carretero y Coli Pérez, tuvieran que pasar la jornada en esas mesas. Como ellos, cualquier otro miembro de estas entidades o «peñistas». Además, los concejales actuales tampoco podrán permanecer muy alejados de los colegios ya que sus respectivos partidos también se la juegan a nivel nacional.

Pero no sólo formar las mesas será tarea complicada. Según las fuentes consultadas, los partidos políticos quizá tengan dificultades para conseguir interventores y apoderados para el 10-N. Y es que aquellos que ocupen estos puestos tendrán que dejar las fiestas de lado para cumplir con las respectivas formaciones.

En cuanto a acudir a votar, los blusones seguramente sean los protagonistas ese día de elecciones. Además, el porcentaje de votos por correo podría sufrir un aumento en ambos municipios ya que muchos festeros no querrán abandonar sus peñas o los actos. «Es inevitable, no podemos hacer nada», apuntó Carretero al preguntarle sobre cómo afrontan la convocatoria de elecciones para ese día grande de las fiestas de Benidorm. «No nos hace mucha gracia, esperemos que no nos perjudique mucho», apuntó Pérez. Con todo, ambos esperarán a reunirse con el Ayuntamiento y subdelegación para ver si hay que realizar algún cambio en los actos.

En cuanto a si puede afectar esta circunstancia al turismo que cada año acude a Benidorm para estos días grandes, el presidente de la patronal hotelera Hosbec, Toni Mayor, apuntó que será «insignificante» la incidencia y que probablemente muchos voten por correo.

Cierre de campaña entre «peñistas», «correfocs» y música

No solo el 10-N se dejará sentir en las Fiestas Mayores Patronales. El cierre de campaña electoral que se celebrará el viernes 8 de noviembre también coincidirá con algunos de los actos festivos de Benidorm y l'Alfàs del Pi. En el primer caso, esa jornada es la dedicada a la «Entrada de Peñas», entre otros actos, en la que las entidades desfilan en el arranque de las Fiestas desde las 22.00 horas hasta casi las 2.00 de la mañana.

En el caso de l'Alfàs, esa tarde noche normalmente se celebran conciertos y es habitual que tenga lugar el «correfocs» a las 00.00 horas. Según las fuentes consultadas, al no tratarse de unas elecciones locales, ese cierre de campaña tendrá menos repercusión a no ser que algún partido elija uno de estos dos municipios para llevarlo a cabo. En ese caso, los políticos podrían ser más protagonistas que los festeros en los actos previstos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats