Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una niña de 3 años, primer caso de contagio de una menor por fiebre Q en La Vila Joiosa

La pequeña, quinta afectada por la bacteria, comenzó a presentar síntomas a mediados de septiembre - Los vecinos aseguran que hay más casos a la espera de los resultados de las pruebas, como el de un hombre de 35 años que ha estado hospitalizado

Este diario ha podido hablar con la familia de la niña que ha sido diagnosticada con fiebre Q en La Vila.

Este diario ha podido hablar con la familia de la niña que ha sido diagnosticada con fiebre Q en La Vila. DAVID REVENGA

El pasado lunes se confirmó el quinto caso por fiebre Q en el municipio de La Vila Joiosa. Los padres de una pequeña de 3 años recibieron una llamada del departamento de Salud Pública Marina Baixa, para informarles de que las pruebas practicadas a su hija habían dado positivo para la bacteria que produce este mal.

Estos vecinos de La Vila relatan que los primeros síntomas de la enfermedad, que se transmite a través del ganado o de otras personas afectadas, aparecieron entre la primera y la segunda semana de septiembre. Algunas décimas de fiebre por encima de lo normal o dolores en brazos y piernas, pero que, en principio, tanto ellos como el pediatra relacionaron con el crecimiento de la menor o con algún padecimiento sin mayor importancia.

Pasaban los días y el malestar cada vez era más frecuente e intenso, comenzaron a aparecer vómitos, dolores de cabeza y diarrea. Fue entonces cuando el pediatra remitió a la pequeña al Hospital Comarcal Marina Baixa, donde los médicos realizaron una serie de pruebas encaminadas a descartar esta y otras enfermedades. Tras las primeras analíticas quedó casi claro que se trataba del quinto caso de fiebre Q en La Vila, por lo que inmediatamente le recetaron el antibiótico que contrarresta esta enfermedad, quedando aún a la espera de la prueba definitiva. Desde el departamento de Salud comarcal llamaron a la familia el pasado lunes para confirmar que los estudios daban positivo a la bacteria de la fiebre Q y que debían continuar con el tratamiento.

Además de esta menor, hay otro varón de 35 años que también ha presentado varios de los signos propios de la enfermedad. Este diario también ha podido hablar con él y explica que «desde el 28 de septiembre comencé a sentirme mal, un poco de fiebre, escalofríos y malestar general». Recuerda que tres días más tarde ese malestar se intensificó considerablemente y también apareció vómito, diarrea, dolor de cabeza severo y náuseas «casi permanentes». Ante esa circunstancia, acudió al hospital de La Vila donde lo ingresaron inmediatamente y le realizaron las pruebas correspondientes para descartar la fiebre Q. Aunque no le han dado un diagnóstico definitivo, los médicos le han dicho que hay un 90% de probabilidad que se haya contagiado.

Destaca este caso porque podría ser el más grave de los que se han visto afectados hasta el momento, ha pasado 2 días ingresado, los médicos le informaron que tenía el hígado afectado y cuenta que aún tiene el bazo inflamado. Ahora permanece en su domicilio bajo reposo absoluto y los médicos le han dicho que evoluciona favorablemente.

Estos nuevos casos comparten edificio con las otras cuatro personas que tienen un diagnóstico confirmado por fiebre Q, de los cuales tres se han ido a vivir a otro sitio de forma temporal, por temor a contraer nuevamente la enfermedad o a que otro miembro de la familia se vea afectado. De hecho, una de ellas está a la espera de conocer los resultados de las analíticas practicadas a su hijo, también de 3 años, puesto que en días recientes presentó signos de enfermedad tales como fiebre y dolor muscular.

Ese edificio está compuesto por 3 bloques de 8 pisos cada uno, es decir que ahí viven 24 familias. Aseguran que ninguna autoridad les ha informado sobre las medidas adoptadas, ni sobre los resultados de las pruebas efectuadas en el terreno y a los animales. Por lo que reivindican que desde el Ayuntamiento se les informe si ya se ha confirmado el foco del contagio, aseguran que extraoficialmente les han hecho saber que dos de las cabras analizadas dieron positivo a la bacteria que causa la fiebre Q. Por tanto, y en caso de ser cierta esa información, piden que se les informe de las acciones que se van a llevar a cabo para erradicar el foco.

Aseguran que en la finca donde se podría encontrar había hasta veinte cabras, de las cuales el Seprona solo analizó a seis, ya que el propietario del rebaño se llevó al resto. Por eso piden que se investigue el paradero del resto para evitar que aparezcan nuevos focos. También exigen que se limpien los residuos porque podrían seguir propagando la fiebre Q.

El aire puede transportar la bacteria hasta 5 km

El microorganismo que provoca esta enfermedad se puede encontrar incluso en el suelo con residuos de ganado

Aunque aún no ha sido confirmado el foco desde el que se está propagando la fiebre Q en La Vila, los vecinos, el Ayuntamiento y el Seprona creen que podría ubicarse en una finca de la urbanización Gasparot, en la que desde hace más de dos años hay ganado como cabras, caballos, perros y hasta un poni.

Esta enfermedad es provocada por la bacteria Coxiella burnetii. La mayoría de los casos son provocados por la inhalación de aerosoles o polvo contaminado con fluidos secos o excrementos de animales infectados, es decir, que cuando se secan esos residuos, el viento puede hacer viajar partículas en un radio de hasta 5 km, en los que se puede producir el contagio. Se señalan otras vías de infección como el consumo de leche contaminada o la picadura de garrapata, aunque son mucho menos frecuentes. La transmisión de persona a persona se indica como una de las vías menos probables.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats