La fiebre por los selfis está sobrepasando todos los límites. Para algunos autofotografiarse ya no basta con sacarse una foto de uno mismo sino que buscan captar la mejor imagen en los sitios más peligrosos posibles. Eso debió pensar un turista británico ayer domingo en Benidorm pues, en vez de hacerse la típica instantánea en la playa de Levante, optó por subirse trepando al piso once de un edificio de la avenida Alfonso Puchades en búsqueda de "likes" en sus redes sociales.

Un instagramer presume en redes de fotografiarse colgado en azoteas de Benidorm

El instagramer que se apoda "Nuisance" (@thelittlenuisance_) en Instagram, y se califica a sí mismo como un "idiota profesional", alertó a los vecinos de la zona que no dudaron en avisar a la Policía ante la grave imprudencia del joven. "Está loco, no puedo mirar, llama a la Policía", comentaba una de las vecinas en un vídeo que se ha hecho viral y corre como la pólvora por Whatsapp.

Tras el descenso del edificio y el aviso de los residentes, el joven fue detenido por agentes de la Policía Nacional, que realizaron la correspondiente propuesta de sanción y le dejaron en libertad.

Fuentes de la Policía Local han indicado que, en estos casos, "lo único" que pueden "hacer es formular la propuesta de sanción y dejarlo libre", aunque han precisado que la mayoría de las veces, al tratarse de ciudadanos no residentes, "la multa no llega a cobrarse"

A pesar del revuelo causado en Benidorm, el turista británico, que presume en redes sociales de selfis peligrosos en diferentes monumentos y rascacielos del mundo, no dudó en subir a stories de Instagram el momento e incluso cómo huía de la Policía antes de ser detenido. Sin embargo, el joven ha procedido a desactivar su cuenta tras la publicación de la noticia en INFORMACIÓN y hacerse eco otros medios nacionales.